En el marco de la nueva metodología que involucra un trabajo coordinado entre la Unidad Regional y las comisarías de las distintas jurisdicciones de la ciudad, se realizó anoche en Comodoro Rivadavia una serie de operativos de saturación. En la ocasión, el secretario de Seguridad y Justicia de la Provincia, José Glinski, acompañó al personal y resaltó que “no se trata de una tarea excepcional sino cotidiana”.
Glinski destacó que “estamos realizando unos 500 operativos semanales entre los que realizan las comisarías y los programados por la Unidad Regional, con un nivel de secuestro de 20 armas por mes, entre 90 y 100 detenidos mensualmente y este año tenemos record de armas secuestradas por la Policía del Chubut”.
“Hemos esclarecidos hechos complejos como el caso del cabo Godoy, casos importantes de drogas y de los 19 homicidios en el año, 13 de ellos fueron esclarecidos”, detalló.
Asimismo mencionó que “se está haciendo un trabajo importante que hay que reconocer y que se puede palpar cuando andamos por los barrios, como el 30 de Octubre en el cual la gente vive más tranquila”.
“Estamos en el camino correcto; a medida que podamos ofrecer más presencia policial la comunidad se va a sentir más protegida”, agregó.
Los operativos, de los cuales participó el propio funcionario, se realizaron anoche en la Avenida Rivadavia y Pensamiento, con desplazamiento hacia la Avenida Kennedy con la participación de 60 efectivos de las distintas reparticiones como Operaciones, Infantería, Canes y personal de las jurisdicciones de distintas comisarías.
Al respecto, Glinski destacó esta metodología y señaló que “es una forma de concebir los recursos humanos”. En ese sentido recordó que “ya llevamos casi 8 meses con este tipo de dispositivos, desde el mes de diciembre, cuando los comenzó a implementar el jefe de la Policía del Chubut, Luis Buttazzi, y con la incorporación de nuevos policías pudimos comenzar con este trabajo tan intenso”.
“Tuvimos muy buenos resultados en el pasado fin de semana en algunas zonas conflictivas, en función de que circulaba mucha gente por la noche”, puntualizó Glinski, quien añadió que “suelen ser momentos donde pueden suceder hechos ilícitos”.
El objetivo es generar sorpresivamente presencia policial en los barrios más complejos de las ciudades. Producto de estos controles se secuestran armas y se identifica a personas para brindar más seguridad a los vecinos.
“La sola presencia policial genera un espacio de mayor tranquilidad”, remarcó el funcionario, quien comentó que “esto se va realizando en distintos barrios a distintos horarios de forma rotativa”.

Municipalidad de Puerto Madryn