seguridadLa Comisaría Segunda volvió a ser objeto de roturas y destrozos en su fachada el viernes por la mañana cuando los familiares y amigos del joven Gastón Vargas, fallecido mientras estaba detenido en esa dependencia, arrojaron piedras contra los vidrios de las ventanas de esa dependencia. Según se informó ningún efectivo salió lesionado y tampoco hubo detenidos por el hecho que ya genera una nueva polémica en torno a la actuación policial, ya que las circunstancias que rodearon la muerte, dejan más dudas que certezas.
El cortejo fúnebre que llevaba el cuerpo del joven a su última morada se desvió de la ruta habitual que se realiza por la calle Gales hasta la Laguna Chiquichano, ya que antes en la calle Belgrano comenzaron a transitar hasta la cuadra donde está la comisaría Segunda, en donde los coches pararon y muchos de los acompañantes se bajaron para entrar en forma violenta en la comisaría. Allí rompieron vidrios con pedazos de escombros e insultaron al personal policial para luego de algunos minutos volver a los autos y emprender nuevamente el viaje hacia el Cementerio Municipal.

“Lo cortaron todo”

Tras el entierro del joven Vargas, su madre y hermanas se refirieron a las situaciones que rodearon su muerte y aseguraron que hay muchas dudas sobre lo que realmente pasó en el turno noche de la comisaría y varias inconsistencias en la versión oficial que dieron los efectivos policiales.
La primera cuestión sobre la que hicieron foco los familiares de Vargas, es que “no nos dejaron entrar a la autopsia, ni poder identificarlo antes de que lo cortaran todo, nos llamaron al mediodía para decirnos que se había muerto y punto”.
Indicaron que “nosotros pedimos estar en la autopsia, porque cuando llegamos ya estaba en la morgue, ya lo habían sacado de la comisaría. No nos dejaron verlo, no pudimos entrar hasta después de la autopsia cuando ya estaba todo cortado”.

“Tenía golpes en la frente”

Sostienen que “en el velatorio vimos el cuerpo y constatamos que para la autopsia le abrieron la cabeza rodeando el cuello y parte de la cara pero en el cuello no se veían moretones de la soga con la que supuestamente se ahorcó”.
Por el contrario aseguran que “tenía lastimado el labio, un golpe visible en la frente y atrás de la oreja, pero en el cuello no se le notaban moretones, y además no estaba morado. Creemos que lo mataron, tenía golpes no se pudo ahorcar de esa forma que dicen”.
Asimismo señalan que “el estuvo detenido y preso por casi ocho años, no va a matarse por pasar una noche de borrachera en una comisaría. No estaba deprimido, ni tampoco tenía problemas como para llegar a esto, el tenía un bebé y estaba contento, hacía changas para pasarle plata a sus hijos”.
Luego del velatorio y el sepelio, la mamá y una de las hermanas de Gastón se entrevistaron con el fiscal de la causa, Sergio Ferrín para conocer detalles de la investigación que se sigue por el caso.

Los hechos

Cabe recordar que el chico fue llevado detenido junto con otro amigo, porque presumiblemente estaban en estado de ebriedad y haciendo disturbios en la vía pública en la calle 9 de Julio alrededor de las 2,30 de la madrugada del jueves. Al llegar el cambio de guardia a las 6 de la mañana los efectivos entrantes y salientes encontraron al chico arrodillado y con un pedazo de tela de un colchón enroscado presumiblemente en el cuello.
Según la versión recogida por las hermanas y la mamá del chico, al llegar a la comisaría los separaron, y el amigo de Vargas fue puesto en una celda contigua desde la cual dijo que no había escuchado nada, aunque aseguró en sede judicial que como había tomado, se durmió. Se enteró de la muerte pasadas las 6 y asegura que lo sacaron de la comisaría tapado alrededor de las siete cuando le dieron la libertad y de allí se fue directo a trabajar a una dependencia municipal que está a dos cuadras de la comisaría, de la cual es empleado.
Luego los propios familiares de Vargas tuvieron que buscarlo para que comparezca en sede Judicial a dar su testimonio, y asegura que no pudo ver en su salida al joven Vargas porque lo sacaron “con la cabeza tapada”, por lo que los familiares desconfían de la forma en la que fue encontrado el chico.

 

Municipalidad de Trelew