El dueño de la empresta Benítez Bellini y el gerente ayer estuvieron reunidos con los concejales, reclamándoles un aumento de tarifa para garantizar la continuidad del servicio del transporte público y el pago a los trabajadores.
Asimismo, los ediles se reunieron con los integrantes de la comisión directiva del Sindicato de Choferes de la República Argentina (UCRA), quienes les trasladaron su preocupación por la necesidad de dar un rápido tratamiento al proyecto, teniendo en cuenta que la empresa ya anticipó su dificultad para abonar en tiempo y forma los salarios de septiembre y hasta la posibilidad de tener que recurrir a los despidos.

El tema urge

En diálogo con este diario, el secretario gremial Ariel Confiantini, comentó que el viernes pasado, los empresarios convocaron a los representantes gremiales de la UCRA para exponerles el mismo escenario de dificultad para abonar en tiempo y forma los salarios de septiembre, que deberían cancelarse como máximo el 5 de octubre.
Asimismo, les anticiparon que si la situación no presentaba un viso de solución, se iban a ver obligados a recurrir a los despidos del personal de planta permanente, cuando en realidad se apuntaba hacia la incorporación de más choferes, teniendo en cuenta que se buscar la incorporación de más colectivos de línea. “Claramente nos plantearon que con la tarifa actual no podían afrontar el pago de los sueldos”, remarcó.
En el mismo sentido, el referente gremial de los trabajadores del volante afirmó que desde la empresa habían planteado un aumento de tarifa que eleve los 2,50 actuales a 4,50. No obstante, agregó que desde Benítez admitieron que afinando los números podían llegar a una tarifa de $3,90 como límite.
Ayer en horas de la mañana, en el momento en el que los trabajadores de Alpesca se manifestaban frente a la municipalidad, se reunían en el Concejo el titular de la empresa de transportes, Germán Benítez y el gerente Agustín Rossi, con los ediles.
Pocos minutos después, les tocó el turno a los representantes sindicales, quienes plantearon su preocupación por la incertidumbre que se genera en relación al pago de los salarios a los choferes. Según Confiantini, los concejales están planteando el costo social que significa aumentar el boleto, teniendo en cuenta que de esta manera el peso recaería directamente sobre el usuario.
Por otro lado, el secretario gremial aseguró que desde la UCRA les plantearon como propuesta realizar una mesa de trabajo, con el objetivo de mejorar el servicio del transporte público, sugiriendo alargar horarios, sumar unidades y generar un mejoramiento general del servicio.
“Es importante que los concejales decidan en estos días, porque el tema urge. Estamos a menos de 2 semanas de cobrar y no hay certeza de que la empresa pague. En ese caso, anticipamos que el mismo 5 de octubre los trabajadores vamos a realizar un quite total de colaboración si no percibimos los haberes”, puntualizó.
En el mismo sentido, agregó que durante el transcurso de este mes se registraron medidas de fuerza más flexibles, con prestación del servicio de forma irregular, discontinuada, pero con una guardia mínima.

Antecedente: aumento de Servicoop

En otro tramo de la entrevista, el secretario gremial de la UCRA instó a los concejales a darle tratamiento urgente al aumento de tarifa para que se defina en el transcurso de esta semana.
El entrevistado admitió que pasar de un boleto de 2,50 a 4,50, tal como lo había propuesto la empresa era un incremento demasiado grande, pero consideró que podría pensarse en algo inferior. “Es difícil pensar en aumentos, pero también hay que decirlo: los concejales con Servicoop no tuvieron empacho en dar el aumento”, remarcó.
“Los trabajadores tenemos voluntad de diálogo, pero tampoco podemos permitir que se despida a compañeros. El mismo 5 estamos de medida de fuerza si no se paga y garantizan las fuentes laborales”, señaló, advirtiendo sobre la posibilidad de tomar la empresa también.
Más adelante, Confiantini dijo que los concejales admitieron que el aumento de la tarifa es inevitable porque existía un desfasaje, producto de la desactualización de la misma.
En la reunión también se trataron los cuestionamientos que existen hacia el servicio que presta la empresa. “No se cumplen ni siquiera los mínimos requisitos, como generar refuerzos de transporte en horarios escolares, el horario de transporte se corta a las 11 de la noche y la ciudad está muy grande”, señaló.
Por otro lado, el gremialista propuso que debería realizarse un pacto social, teniendo en cuenta que se avecinas las elecciones en octubre. “Los trabajadores tenemos disposición al diálogo y queremos cooperar”, apuntó.
Por otro lado, comentó que actualmente están trabajando con 5 colectivos por línea cuando en realidad figuran en la licitación que deberían hacerlo 4. Inclusive, remarcó que la línea 6 es prácticamente un servicio social, porque viajan muy pocos pasajeros.
Por último anticipó que hoy se reunirán nuevamente en el Concejo, con la idea de dar toda la colaboración que sea necesaria para que los concejales tengan todas las herramientas para decidir cómo solucionar cuanto antes la complicada temática del transporte público de pasajeros.

Propuesta en danza

Desde el bloque oficialista rechazaron la posibilidad de afrontar el desequilibrio económico a través de la municipalidad, con un incremento del subsidio. En su lugar, admitieron que el desfasaje debería equilibrarse con la suba del boleto.
En cambio, desde el Frente para la Victoria (FPV) consideran que la situación debería resolverse de forma mixta, intentando impactar lo menos posible en el usuario, con un incremento de sólo el 30% en el boleto y paralelamente con el incremento del subsidio municipal. En este caso, el boleto subiría de $2,50 a $3,25.
Desde el Partido Acción Chubutense (PACH) plantearon un incremento del 50%, que llevaría la tarifa a 3,75.

 

Municipalidad de Puerto Madryn