15bEl viernes 13 de septiembre se conmemoró el día del bibliotecario y se llevó a cabo un acto conmemorativo en la Biblioteca Sarmiento realizado en conjunto entre la Municipalidad de Puerto Madryn y la Secretaría de Cultura del Chubut.
En tal oportunidad, se entregaron 161 libros escritos por autores locales para cada una de las bibliotecas populares de la ciudad.
El acto estuvieron presentes el secretario de Educación, Cultura y Deportes del Municipio, Gustavo Antonetti; la subsecretaria de Educación, Alicia Laguna, y el secretario de Cultura de la provincia, Juan Trejo. También se encontraban diferentes bibliotecarios de todas las bibliotecas populares de Puerto Madryn y los escritores de los libros que se entregaban en conmemoración de este día tan especial.
En Argentina, el día del bibliotecario surge de la publicación de una gacetilla escrita en el año 1954, por La Primera junta, que fue titulada “Educación”, en la cual se anunciaba la inauguración de la Biblioteca Nacional, que algunos historiadores dicen fue escrita por Mariano Moreno y otros por Manuel Belgrano.

Formar lectores

Una de las homenajeadas en su día, testimonio primordial de esta nota, la señorita Fernanda Maserowski de la Biblioteca Popular Vicente Pérez Medel, contó que la del bibliotecario “es una profesión y una elección de vida. Desde nuestro rol se puede aportar un montón. Lo más importante que hace un bibliotecario es formar lectores y guiarlos”.
Con este testimonio simple, se refleja el quehacer de un servidor social que tanto aporta para la democracia: “En el día a día, lo más importante de nuestro trabajo es que cada lector se vaya de las bibliotecas con todas las respuestas que busquen”.
Una profesión como esta se ve modificada en estos tiempos de nuevas tecnologías en la información. En tal sentido, se destacó que será importante articular y repensar las formas de llegar a las nuevas generaciones y adaptarse a las nuevas tecnologías.
La bibliotecaria Fernanda Maserowsky añadió que “la gente busca leer a los autores locales, eso es muy interesante. Y lo bueno es que hay compañerismo entre autores, si uno saca un libro, los otros están en la presentación acompañando, intentan que ese libro circule y que se mueva. Hay un interés en la gente por estos trabajos”.