nota1La presidente Cristina de Kirchner volvió a advertir sobre posibles intentos destituyentes en la Argentina y apuntó sin mencionarlo explícitamente, a los Estados Unidos, quien en las últimas horas negó un permiso de vuelo sobre Costa Rica al venezolano Nicolás Maduro.

“Argentinos y compatriotas de la Patria Grande estamos atentos, presentes, alertas y trabajando para que las conquistas de América del Sur no se vayan más”, alertó la mandataria durante un acto en la localidad de Ezeiza.

“Estamos reconstruyendo lo cultural y lo espiritual, que es lo mas difícil de lograr. Quisieron hacernos creer que ya no podemos”, continuó la jefa de Estado, quien señaló que la instalación de esa corriente de desánimo “no solo lo hicieron” en el país, sino que “lo hicieron con toda la región” y mencionó a los países vecinos.

Al desafiar a los poderes concentrados, Cristina advirtió: “Estén donde estén, que miren, que observen, que concentren la atención en la región; es como que quisieran darse una vuelta de vuelta por vecindario”.

En los últimos años, los llamó “golpes suaves”, “golpe financiero”, “golpe institucional”, “golpe blando” o “intentos destituyentes”. En todos los casos coinciden en lo mismo: sacar a los actuales gobernantes y poner a otros. Sin embargo, antes de cerrar el discurso, la Presidente retrucó: “Nadie nos va a volver a quitar la Patria y por ella vamos a seguir trabajando con más sacrificio y convicción que nunca”.

La semana pasada arribó al país el ministro de Defensa brasileño, Celso Amorin, quien se reunió con Cristina y luego con su par Agustín Rossi. En esa visita, se expresó un rotundo rechazo al ciberespionaje realizado por EEUU a Brasil y Argentina se acordó trabajar en el desarrollo de un escudo informático para proteger los datos de las dos naciones.

Pero el hecho más significante ocurrió la noche del jueves, cuando el Gobierno de Caracas declaró que Estados Unidos le había negado al avión de Maduro el paso por su espacio aéreo en su ruta a una visita de Estado a China este fin de semana, en lo que el canciller Elías Jaua catalogó como un acto de “agresión”.

La denuncia mediática del caribeño trascendió a las 20.30 (de Argentina). Sin embargo, poco después la portavoz del Departamento de Estado Marie Harf dijo que Venezuela no cumplió con las medidas apropiadas en su solicitud de sobrevuelo ya que presentó un aviso con sólo un día de anticipación y no con los tres días que se exigen, aunque se lo aprobaron igual y pudo seguir viaje. “Adicionalmente, el avión en cuestión no era un avión estatal, lo que se requiere para una autorización diplomática”, precisó la portavoz en un comunicado, para justificar la desautorización.

Una situación similar, pero más alarmante había ocurrido con el boliviano Evo Morales en su paso por Europa, en julio pasado. Por la falta de autorización de España y Portugal para regresar a su país, Morales permaneció “varado en Viena” durante casi un día. En ese momento, Cristina de Kirchner dijo que esa retención fue “humillante para Evo, un bochorno internacional, vestigio del colonialismo decadente”.

Morales reveló que este jueves se comunicó con la mandataria y le solicitó, al igual que al uruguayo José “Pepe” Mujica, que no asistan a la asamblea anual de la ONU en Nueva York de la próxima semana en repudio a la “agresión” a Maduro. “Lo que estamos consultando es si los países del ALBA y de Suramérica vamos a las Naciones Unidas o dejamos de ir. (El) compañero Mujica, la compañera Cristina dicen ‘vamos’. Vamos a meternos para combatir ahí adentro contra el Gobierno de Estados Unidos, contra Obama, con argumentos ideológicos, políticos, programáticos, hasta financieros”, comentó el boliviano.

Por ahora, está confirmada la presencia de Cristina en la cumbre en Estados Unidos, a donde viajará este domingo.

(Ambito.com)