Expertos latinoamericanos se dieron cita en esta ciudad para abordar los avances en el tratamiento de la diabetes, una enfermedad considerada uno de los principales desafíos de salud del siglo XXI.
La actualización en las estrategias para el control de la diabetes fue el eje principal del encuentro internacional Latin America Scientific Symposium organizado por MSD que se realizó en Miami entre el 23 y el 25 de agosto; durante el evento se abordaron temas como la importancia de la individualización del tratamiento, y el rol de los llamados inhibidores de DPP-4, una de las familias de medicamentos más recientes para el tratamiento de la diabetes tipo 2.
La diabetes afecta a 371 millones de personas en todo el mundo, según las estadísticas más recientes de la Federación Internacional de la Diabetes (IDF, por sus siglas en inglés), siendo la diabetes tipo 2 el padecimiento con un mayor incremento en cada país. En Centro y Sur América afecta a 26 millones de personas y se estima que 45.5% de la población con diabetes no ha sido diagnosticada aún.
Algunas personas con diabetes tipo 2 pueden manejar su enfermedad con un programa de alimentación saludable y actividad física; sin embargo es probable que requieran además la administración de medicamentos orales y/o insulina paralograr controlar sus niveles de glucosa en sangre. La diabetes es una enfermedad progresiva y sin bien en sus inicios puede controlarse sólo con dieta y ejercicio, con el tiempo suele ser necesario un tratamiento que requiere latoma de medicamentos.

Hipoglucemia

Uno de los efectos adversos asociados al tratamiento de la diabetes es que los niveles de glucosa bajen demasiado, ocasionando un episodio de hipoglucemia que puede dar lugar a la pérdida de la conciencia. Estos episodios de hipoglucemia pueden prevenirse, para lo cual es necesario que la persona con diabetes conozca sus causas y sus síntomas, así como las estrategias que reducen el riesgo de estas complicaciones.
Los inhibidores de la DPP-4 son medicamentos que se destacan por optimizar el control de los niveles de glucosa en sangre con una menor incidencia de hipoglucemia. Los inhibidores de la DPP-4, actúan evitando la degradación del GLP-1, que es un compuesto natural del organismo humano cuya función es estimular la síntesis y secreción de insulina de manera dependiente de glucosa para reducir los niveles de glucosa (azúcar) en sangre.
Estos medicamentos permiten que el GLP-1 permanezca activo más tiempo dentro del cuerpo, reduciendo los niveles de glucosa sólo cuando se encuentran elevados. Adicionalmente, estos medicamentos no suelen causar aumento de peso en los pacientes y además suelen tener un efecto positivo o neutral sobre los niveles de colesterol.
Se ha estimado que si no se toman medidas para contener el avance de la diabetes en 2030 la enfermedad podría afectar a 552 millones de personas. Actualmente, 4 de cada 5 personas con diabetes viven en países deingresos bajos o medios.