Fue en Gaiman en la Ruta Nacional 25 sobre las 20 horas cuando Enrique Hernández fue arrollado por un vehículo que se desempeñaría como remis, falleciendo media hora después en el nosocomio de la localidad valletana.
El remisero, se dirigía en ese momento a Dolavon e iba acompañado de la mujer y sus hijos, quienes resultaron ilesos.
La esposa de la víctima llegó acompañándolo junto a una hija adolescente y en el hospital habló con Radio 3 AM780. “Siempre pasan accidentes ahí en la ruta pero no creíamos que era él”, dijo y agregó que, “sentimos que toreaban los perros, salimos (de la casa) y lo vimos tirado en la ruta pero no creíamos que lo habían pisado, pensamos que se había caído”, contó.
Al ser consultada sobre algunos detalles del accidente, la mujer comentó que su esposo fue atropellado por un “coche blanco con una señora que no nos dijo nada. Lo único que vi cuando salimos en la ambulancia fue un espejo tirado en la ruta, nada más”, afirmó. Cabe destacar que el hecho ocurrió cerca del basural de Gaiman, en las proximidades del Hípico, donde vivía el hombre con su mujer.

“Nosotros creíamos que estaba en el patio –porque él iba a buscar leña siempre afuera, como no tenemos gas- pero sentimos un ruido en la ruta y era él”, relató la mujer.
La policía dejo trascender tras el lamentable hecho que secuestró el vehículo que pisó al chacarero. Se trataría de un remis Fiat Siena, de color blanco. Su conductor se dirigía en ese momento a Dolavon e iba acompañado de la mujer y sus hijos. Dicen que habría manifestado a las autoridades intervinientes que fue encandilado.