La Cátedra Abierta de Género de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Delegación Trelew, emitió en las últimas horas un comunicado con motivo de la muerte de otra mujer en manos de su marido, en un episodio que aún investiga la Justicia local. En el escrito, vuelven a poner de manifiesto la necesidad de dar con conceptos que clarifiquen la situación real que viven las mujeres que son víctimas de violencia de género, que a la luz de algunas consideraciones de la Justicia y de los medios de comunicación, todavía no están claras y contribuyen a mantener en las sombras la real medida de estos femicidios.
En el pronunciamiento dado a conocer luego de la lamentable muerte de la señora Nilda Ávila, sucedido a comienzos de la semana pasada en Trelew, desde la Cátedra Abierta de Género señalaron con respecto al mote de “crimen pasional” con el que fue conocido el caso que “si la pasión es asociada a una total entrega de una persona hacia otra puede terminar en la muerte. Nilda Ávila, de 44 años, pagó con su vida el protagonizar un supuesto ‘drama pasional’. En realidad Nilda fue víctima de femicidio a manos del que era su marido Jesús Marciano Flores de 55 años”.
Analiza el escrito que “las mujeres en esta sociedad somos víctimas de muchas violencias; una de ellas es que los hechos en los que somos sometidas y violentadas sean constantemente sujetos al análisis a partir de la desconfianza y de la culpabilidad hacia nosotras”.
Relatan sobre las primeras informaciones del hecho que “según medios locales dos policías llegaron a la escena del crimen cuando Nilda todavía estaba con vida. Dos policías, dos versiones; uno de ellos afirma que la mujer dijo: ‘Él no tiene nada que ver, yo fui’. El otro afirma que ella dijo: ‘Me tiró, me tiró’…”.
Desde la Cátedra surge la incógnita acerca de si “¿palabras tan diferentes entre sí pueden escuchar dos personas? Tal vez siga operando la idea del ‘crimen pasional’ que justifica el femicidio perpetrado por Flores desde la falsa noción de que no pudo hacer más que asesinar. Tal vez sea que la palabra del hombre –‘se pegó un tiro sola’- tenga más peso que la de la mujer agonizante. Y ese machismo subrepticio tiñe el hecho concreto bajo un velo de confusión y desconfianza hacia la agonizante Nilda. Una vez más se intenta sacar de culpa y cargo a un asesino de mujeres”.

Otros casos

Las integrantes de la Cátedra repasan que “la violencia machista prosigue en Chubut. Hace poco tiempo Cristina Cayequl en Esquel (el asesino: Daniel Esteban Orias; ex pareja de Cristina, denunciado infinidad de veces por violencia y acoso por Cristina), hace más tiempo Yanina Truequil la cual fue víctima de femicidio a manos de Eugenio Daniel Ruiz que había sido puesto en libertad luego de haber asesinado a su anterior pareja”.
Y señalan amargamente que “ahora la historia parece repetirse: quizás una sola muerte no es suficiente para ser considerado un femicida. Este hecho nos muestra que existe una inequidad en las relaciones entre varones y mujeres, una inequidad que afecta a la mitad de la población. Esta desigualdad es la muestra de la falta de libertad que padecen las mujeres, una desigualdad que se cobra muchas veces con la vida. Cuando una mujer es asesinada por su pareja, como sociedad vemos el impacto de esas condiciones desiguales que parecen naturales. Condiciones que afectan la libertad social de las mujeres”.

Resistencia

Es por todo lo expuesto que desde la Cátedra Abierta de Género “exigimos juicio y condena a Jesús Marciano Flores por el femicidio de Nilda. Entendemos que una de las formas de resistir a tanta violencia de género es precisamente utilizando un lenguaje que a la vez pueda concientizar a la sociedad en general de la situación alarmante que estamos padeciendo: los ‘crímenes pasionales’, ‘dramas pasionales’ no existen. Justicia por este femicidio y nominemos correctamente”.
Finalmente además de pedir “¡Justicia para Nilda!” sostuvieron la necesidad de seguir en contacto con los familiares de las víctimas y por ello indicaron que “nos ponemos a disposición de familiares y amigos y amigas de Nilda para realizar todas las acciones necesarias para que su femicidio no quede impune”. ¡Ni una mujer menos, ni una muerta más!”

Municipalidad de Trelew