Falta de políticas tarifarias y por ende de inversión son los dos grandes problemas que enfrentan las cooperativas, sumado a un poder político que, por temor a quedar antipáticos ante la comunidad, no otorga tarifas acorde a los insumos, mano de obra y todo lo que se necesita para la prestación de los servicios. Estas fueron las conclusiones que se obtuvieron de la mesa de trabajo de servicios públicos organizada por la Fundación Tercer Milenio en Esquel.
Se determinó que ninguna cooperativa es viable cuando el usuario paga mensualmente por 25 m3 de agua potable menos que dos botellas de agua mineral o por tener una lámpara frente a su casa que le brinda seguridad está abonando por mes 3,7 pesos si vive en Comodoro Rivadavia o 15 pesos si vive en el Valle, menos de lo que cuesta un paquete de cigarrillos.
El enfoque dado a la problemática de los servicios públicos del Chubut en la mesa destinada a tal efecto tuvo como eje central la situación tarifaria.
Se indicó que la crisis de las cooperativas eléctricas y del sistema de los servicios públicos esenciales del Chubut tiene ya varias décadas, producto de una falta de políticas de Estado, de un notorio atraso tarifario que no se condice con los costos reales operativos de cada uno de los servicios que brindan las cooperativas y del aumento inflacionario que experimentó el país en estos últimos años.
A ello hay que agregarle la falta de inversión en infraestructura, lo que provoca un atraso estructural de por lo menos 30 años. En el caso específico de la tarifa, que no es otra cosa que la suma de costos de los servicios, los insumos y la mano de obra, se nota una preocupante politización a la hora de otorgar aumentos tarifarios.
En el caso especifico de Esquel no se visualiza este inconveniente dado que la tarifa se actualiza automáticamente mediante la aplicación de una forma polinómica y que no encuentra incidencia tanto en el ejecutivo municipal como del concejo deliberante.
En las Cooperativas Eléctricas de las restante cuatro ciudades más grandes de la provincia, la actualización tarifaria depende enteramente de los poderes concedentes quienes son remisos a reflejar en la misma el costo real de los servicios, por la antipatía política que ello genera.

Tarifa de referencia

Otra de las cuestiones que se analizó es la tarifa de referencia que tanto el gobernador como los diputados están estudiando, se evaluó como conveniente que el Estado que presta directamente los servicios en alguno de los lugares o concurrentemente en otros, establezca metodologías y formulas para la determinación de una tarifa de referencia sobre la base del verdadero costo de los servicios, con el fin de subsanar las enormes diferencias de costos de los servicios públicos entre una ciudad y otra.
Se contempló como viable, la cooperación que las cooperativas denominadas grandes puedan brindar a las consideradas pequeñas, que prestan servicios en localidades del interior, dicha cooperación podría instrumentarse mediante la conformación de uniones transitorias (UTE) o simple contratos de colaboración. También se evaluó la creación de un Ente Autárquico Provincial de Servicios Públicos con el fin de regular la prestación de los servicios y la creación de un Ente Prestador.

Que las regalías no vayan a rentas generales

En cuanto a los recursos provenientes de Regalías Hidroeléctricas que en la provincia ingresan a Rentas Generales, deberían ser destinadas a sostener debidamente la actividad que corresponde: generación, transporte y distribución del servicio de energía eléctrica.
Con el ingreso de regalías, solventar el servicio energético no debería afectar los intereses proyectados en los presupuestos provinciales, sino que sería, en gran parte, la solución a los problemas de financiamiento ocasionadas por la actual ley 1098, aportando el capital denominado como Fondo Compensador Tarifario.
Las Cooperativas alcanzadas por la ley 1098 están generando energía aislada, mediante equipos diesel o a gas y parcialmente interconectadas, provocando que el Estado además de afrontar los costos salariales de los trabajadores, debe desembolsar grandes sumas de dinero en combustibles y mantenimiento de equipos.
Para finalizar se establece que es necesario la elaboración de un interconectado provincial que vincule a todas y cada una de las cooperativas con el sistema eléctrico provincial debido a que Chubut es accionista del sistema.
Una propuesta, es traer la máquina generadora que la provincia adquiera en un valor de 30 millones de dólares y que actualmente se encuentra postrada en Houston, EE.UU, con un costo mensual de 50 mil dólares.
Se estima que la generación de la máquina podría solucionar los inconvenientes y propiciar un escenario donde el interior esté conectado con el resto de la provincia y propender a un sistema de producción realmente vinculado.

Municipalidad de Puerto Madryn