El Superior Tribunal de Justicia hizo lugar a una impugnación presentada por la Fiscalía de Puerto Madryn y ordenó realizar un nuevo juicio oral y público. El caso es contra el policía Claudio Sales, acusado de “homicidio culposo” luego que se le escape un disparo de su escopeta, provocando la muerte de un sujeto que estaba custodiando. El juicio fue en 2011.
El pasado 6 de septiembre, los miembros de la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia, integrada por los Ministros Jorge Pfleger, Alejandro Panizzi y Fernando Royer, hicieron lugar a una impugnación realizada por la Fiscalía de Madryn, y anularon una sentencia que absolvió al policía Claudio Marcelo Sales del delito de “homicidio culposo” por la muerte de César Segundo. De esta forma, los magistrados ordenaron la realización de un nuevo juicio.

El hecho fue en 2009

El hecho que fue llevado a juicio en 2011 había ocurrido el 24 de enero de 2009. Ese mediodía, los policías Jorge Pereyra y Claudio Sales efectuaron un registro domiciliario –con orden judicial- en la vivienda de César Osvaldo Segundo. El oficial Pereyra, a cargo del procedimiento, se dirigió a una de las habitaciones del inmueble mientras que el agente Sales quedó a cargo de la custodia de Segundo y su mujer. En ese momento, cuando manipuló su arma, se produjo un disparo que impactó en la columna de Segundo, quien falleció días más tarde en el Hospital Andrés Ísola a raíz de las lesiones sufridas.
La acusación del Ministerio Público Fiscal le reprochó a Sales la muerte de César Segundo pues fue el ejecutor del disparo, manipulando –mientras le apuntaba a las personas- un arma en pésimo estado de conservación. En tal sentido, las distintas pericias determinaron que el arma secuestrada, una Escopeta Itaca calibre 12 con munición anti-tumulto, “se encontraba en pésimo estado de conservación, sin observar así el excesivo riesgo que implicaba la utilización de la misma”.

Cárcano apelo la absolución

En el juicio oral y público, el tribunal integrado por los jueces Sergio Piñeda, Marcelo Orlando y Marcela Pérez Bogado, absolvió al imputado asegurando que no se demostró con certeza la vinculación entre el disparo y la muerte. Los magistrados resolvieron que no se había podido demostrar “que el disparo que recibiera el señor Segundo fuera determinante de su deceso”. Indicaron, en cambio, que la muerte fue provocada por una infección generalizada.
La fiscal del juicio, María Angélica Cárcano, presentó un recurso ante el Superior Tribunal de Justicia afirmando que la absolución aplicaba erróneamente la ley y era arbitraria. La fiscal aseguró que el disparo produjo la herida que, más tarde, motivó el deceso por vía de una infección. Pidió, de esta forma, la revocación de la sentencia absolutoria.

Analizado durante dos años

El caso llegó al Superior Tribunal de Justicia y fue analizado durante dos años por los ministros de la Sala Penal. El juez Jorge Pflegger fue el primero en emitir su voto, considerando que “los Jueces dispusieron su absolución ya que, como se vio, pusieron en duda la relación causal entre la conducta de Sales y la muerte de Segundo, basándose en testimonios médicos que, a juicio de ellos, no permitían apreciar más allá de toda duda razonable que el disparo generara la muerte que, en términos estrictamente médicos, se produjo por una sepsis subsecuente a su internación en el hospital”. “Es obvio que si Sales no hubiera disparado el arma que hirió a Segundo, éste no hubiera fallecido. No hubiera fallecido pues su salud no habría padecido la probabilidad de la sepsis que acabó con su vida, ya que no obedeció a causa extraña a ese motivo”, razonó el integrante del Superior Tribunal.

Nulidad de la sentencia

“Porque no se trata de la interferencia causal provocada por terceros (por ejemplo una mala praxis, o el tardío traslado en ambulancia) sino de una consecuencia, como ya dije, de los avatares provocados por la acción del causante, en sí capaz de poner en riesgo la vida, tal como lo advirtieron los médicos convocados al debate, el doctor Corbalán, el doctor Herminio González y el doctor Leonardo Naccarato. Así las cosas, estimo justo declarar la nulidad de la sentencia y proceder al renvío del caso a la instancia para que ocurra un nuevo juicio en el que, sobre la base de los hechos presentados por la Fiscalía y conforme se estipulara en este trabajo, se establezca si el hecho atribuido satisface los requisitos del delito de homicidio culposo por el que Sales ha venido acusado”, finalizó su voto Pflegger.

Causal disparo y muerte

El ministro Alejandro Panizzi, segundo en votar, indicó que el “despliegue argumental desarrollado por los jueces (que dictaron la absolución) es desacertado”. “Es que –analizó Panizzi-, surge clara la relación causal entre el disparo y la muerte, pues si ése no hubiera existido, César Segundo tampoco hubiera sido herido ni hubiera muerto luego de una sepsis generalizada. En este caso, advierto, la causa de la muerte resulta indiferente para la relación causal”. Finalmente, el magistrado Fernando Salvador Royer también coincidió con sus colegas y votó para que se realice un nuevo juicio.