Unas cien personas se dirigieron esta mañana por la zona céntrica de Madryn y el boulevard costero hasta la casa de el abogado de la empresa Diego González Lernoud, quien habría mediado en la negociación para tatar de salvar la empresa, pero a quien se le cuestiona haber omitido información sobre el nuevo grupo empresario. Los trabajadores vinculados a la empresa Alpesca que afronta una de las peores crisis de su historia, vienen llevando a cabo una verdadera peregrinación en busca de respuesta a la agónica situación laboral que soportan. Ayer estuvieron en las puertas de SOCIA y el día anterior en la sede del STIA.

La firma adeudaría ya la última quincena de agosto y primera de septiembre a los casi mil empleados, no hay perspectivas de pago y la pesquera se vendió a un nuevo grupo empresario que no se hará cargo de los sueldos ya vencidos, los que debería abonar el ex dueño, Omar “Cura” Segundo, según afirman los gremios vinculados al sector. Segundo aduce que para eso necesita poder movilizar la materia prima que le retienen los manifestantes, y volvió a acusar públicamente haberse frustrado una de las ventas anteriores por “un pedido de coima” desde el sector gremial. Ahora la traba provendría de la posición de los sindicatos y el gobierno Provincial de no comprar la cuota salvadora de merluza social, abonando unos 22 millones de pesos por tratarse de un grupo inversor “sospechoso”. La versión que complicó el negocio fue difundida por el ex gerente Alejandro Ocampo, quien fue suspendido de sus funciones por el nuevo directorio. Mientras la gente sigue sin cobrar, y si la situación no se destraba en lo inmediato, la quiebra de Alpesca sería inminente por los montos que se van acumulando y los tiempos para volver a poner en marcha la cadena productiva interrumpida.  (Ampliaremos en la edición impresa)

Municipalidad de Puerto Madryn