colectivosEl viernes pasado la empresa Benítez Bellini adelantó que a partir de hoy continuará brindando el servicio pero sacando de circulación a 6 colectivos y suspendiendo a 16 choferes, situación que seguramente dejará sin transporte público a gran parte de la ciudad nuevamente, teniendo en cuenta que los trabajadores adelantaron que no permitirán las suspensiones.
Tal como lo informaron los integrantes de la comisión directiva de la Unión de Choferes de la República Argentina (UCRA), entre las 9:30 y las 11 se reunirán en la plaza San Martín todos los trabajadores para realizar una asamblea con el objetivo de evaluar qué medida de fuerza llevarán a cabo.
Como en anteriores oportunidades, esto implica el corte de calles por parte de los colectivos en las calles que rodean la plaza.
Aunque la decisión sobre las medidas de fuerza están en manos de la asamblea, los dirigentes gremiales ya adelantaron que no aceptarán la suspensión sin goce de haberes, por lo que se prevé la profundización del conflicto a través de un paro total con toma de la empresa.
Según se informó a este diario, la empresa Benítez Bellini tiene previsto atenerse a la cantidad exacta de unidades planteadas en los pliegos, sacando de circulación de esta manera a 3 colectivos de la línea 2, y 3 coches de la línea 3, lo cual implica la suspensión de aproximadamente 16 trabajadores.
Mientras tanto, los concejales continuarán debatiendo el tratamiento del aumento de tarifa y del subsidio municipal en comisión de gobierno, para afrontar el aumento de gastos planteado por la empresa, como consecuencia de la inflación y el incremento de salarios de un 30% establecido en paritarias nacionales.

Son 100 familias

En diálogo con este diario, el secretario general de la UCRA, Cristian Tarnasky, comentó que la empresa les notificó a última hora del viernes que tenían previsto comenzar a reducir el servicio a partir de hoy, sacando unidades de circulación y suspendiendo a trabajadores, argumentado presentar dificultades económico-financieras que no les permiten seguir operando normalmente.
Según Tarnasky, los dueños de la empresa enviaron un amparo planteando la reducción del servicio y la suspensión de trabajadores por la vía legal y notificando a las autoridades de la delegación local de la Secretaría de Trabajo.
“Nos gustaría que el intendente, los concejales y la empresa se puedan reunir para darle una solución a este conflicto, que tiene en el medio a los trabajadores y a los usuarios. Queremos que le pongan empeño para solucionarlo de forma definitiva, sin especulaciones n mezquindades”, remarcó Tarnasky.
Asimismo, se mostró muy preocupado ante el incierto panorama y las pocas certezas en relación a la continuidad laboral. “Al trabajador no le incumben todas estas decisiones, pero queda irremediablemente atrapado. Si la empresa Benítez Bellini decide levantar campamento quedan 100 familias en la calle y eso es de gran preocupación”, remarcó el dirigente gremial.
Por otro lado, agregó que según la información que le transmitieron personas especializadas en el tema, ninguna otra empresa de transportes tiene intenciones de ofrecer su servicio en Puerto Madryn, porque los costos son muy altos y la ganancia muy pequeña.
Según Tarnasky, en todas las ciudades del país se están registrando aumentos en las tarifas de los boletos de colectivo, pero en Puerto Madryn se está estancado el debate.
En el mismo sentido, planteó que, a su criterio, sería mucho más práctico resolver los aumentos pero sin recurrir a otra empresa, porque los choferes se verían perjudicados al peder la antigüedad de trabajo que tienen hasta la fecha. “Si fuera otra la empresa que viniera, seguramente estaríamos ante lo mismo, por los costos del servicio, entonces, por qué no resolverlo ahora”, dijo Tarnasky.

Mayor costo político

Más adelante, el secretario general de la UCRA reafirmó que desde el gremio no van a aceptar la reducción del servicio y la suspensión de los trabajadores porque “casualmente lo que se necesita es todo lo contrario: mejorar el servicio”.
Asimismo, consideró que tanto el poder concedente como los concejales y la empresa deberían haber solucionado la situación del tranporte público “puertas adentro” para no perjudicar a los trabajadores y los usuarios.
“Al final pareciera que nadie quiere intervenir por el costo político de un aumento de tarifa frente a las elecciones de octubre, pero si no solucionan el tema antes el costo político de dejar a Puerto Madryn sin transporte público va a ser mucho más grande”, declaró.
Según Tarnasky, hay dos concejales que no están dispuestos a aceptar el debate sobre el aumento de tarifa porque están especulando con las elecciones. “Que no pretendan ganar elecciones con el voto del pueblo, si no son responsables con las decisiones que tienen un fuerte impacto en la vida cotidiana de la gente”, puntualizó.
Por último, adelantó que para hoy se prevé que los trabajadores estacionen los colectivos alrededor de la plaza San Martín, evitando el tránsito como medida de fuerza. Tienen previsto reunirse en asamblea para realizar un diagnóstico de la situación y proyectar las medidas de fuerza.

Sesión postergada

Benítez Bellini sugirió aumentar el boleto de 2,50 a 4,50. No obstante, desde todos los bloques ya plantearon su rechazo rotundo a incrementar tanto la tarifa, teniendo en cuenta que se trataría ni más ni menos que de un aumento del 80%.
Desde el bloque oficialista rechazaron la posibilidad de afrontar el desequilibrio económico a través de la municipalidad, con un incremento del subsidio. En su lugar, admitieron que el desfasaje debería equilibrarse con la suba del boleto.
En cambio, desde el Frente para la Victoria (FPV) consideran que la situación debería resolverse de forma mixta, intentando impactar lo menos posible en el usuario, con un incremento de sólo el 30% en el boleto y paralelamente con el incremento del subsidio municipal. En este caso, el boleto subiría de $2,50 a $3,25.
Desde el Partido Acción Chubutense (PACH) plantearon un incremento del 50%, que llevaría la tarifa a 3,75
De todas maneras, son propuestas iniciales que propusieron cada uno de los concejales y progresivamente fueron sufriendo leves modificaciones y expuestas al debate en la comisión de Gobierno.
La sesión del Concejo Deliberante estaba prevista para la semana pasada, pero el urgente tratamiento de la temática sobre el transporte público de pasajeros y el inminente proyecto de aumento de la tarifa, fue desplazando su realización, que probablemente se concrete en el transcurso de la presente semana.

Municipalidad de Puerto Madryn