111111En la sesión llevada a cabo por el Concejo Deliberante el día jueves, además de la modificación de la aplicación de las tarifas de Servicoop, se aprobaron los pliegos de licitación para las líneas 2 y 3 del servicio de transporte público de pasajeros de Puerto Madryn. El mismo contó con diez votos positivos, mientras que los concejales del Partido Acción Chubutense (PACH), Pedro Giménez y Carla Sánchez Galindo, rechazaron la propuesta. De no mediar inconvenientes, entre los meses de mayo y junio se abrirán las licitaciones para estas dos líneas.

Sanciones clasificadas

Los nuevos pliegos cuentan con algunas modificaciones con respecto a los anteriores, sobre todo en lo que tiene que ver con el cumplimiento del servicio y las infracciones que pueda llegar a cometer la empresa que se haga cargo de las dos nuevas líneas. Hasta el momento, las sanciones no contaban con ninguna clasificación, algo que se ha modificado por el Concejo Deliberante: “En líneas generales, lo que se hizo fue un trabajo en conjunto en la Comisión de Gobierno donde se incorporaron algunas cuestiones nuevas que no están en el pliego anterior. Una de ellas es el tema de las sanciones, las cuales antes estaban todas en un listado sin clasificar, y ahora están tipificadas en seguridad e higiene y otras en relación al servicio, como por ejemplo, la facultad de hacer cumplir las infracciones a través del pago de las multas por el Tribunal de Faltas, algo que no estaba estipulado en los pliegos anteriores”, declaró la concejal Carla Sánchez Galindo, una de las más empapadas en el tema de los colectivos en la ciudad costera. Además, la edil anunció que los nuevos pliegos contemplan algunas cuestiones que tienen que ver con el servicio en sí: “También se establece un recorrido fijo para cada una de las líneas, algo que en los otros pliegos no estaba determinado. Ahora las ampliaciones y modificaciones del recorrido estarán establecidos por el pliego, además de cuál es el servicio que mínimamente tiene que brindar la empresa”.

Dos aumentos al año

El tema de las tarifas del transporte público siempre es generador de conflictos del cual participan varios actores, como la empresa y el poder concedente, con la comunidad de por medio. Para evitar este tipo de complicaciones, se estableció que habrá un tope de dos aumentos anuales, los cuales se realizarán a través de una fórmula que contemplará varios ítems: “Una de las cuestiones interesantes que se incorpora en los nuevos pliegos es la actualización de las tarifas. Eso está establecido como una forma polinómica dentro del pliego que antes no estaba. Se tienen ciertos indicadores, es una fórmula que se aplica generalmente en el transporte público de pasajeros, en la que se tiene en cuenta el costo del gasoil, el sueldo de los choferes, los subsidios, los seguros, el costo de la unidad, se hace un porcentaje, y a partir de ahí, ese índice facilita a la empresa a que presente una solicitud de pedido de aumento de tarifas, teniendo en cuenta estos indicadores”, manifestó Sánchez Galindo. Esa fórmula polinómica es utilizada en muchísimas ciudades del interior del país, como una solución matemática al problema de los costos. Más allá de lo que pida la empresa a través de esta fórmula, la solicitud debe ser aprobada por el poder concedente, el cual, según el porcentaje, lo determinará el Poder Ejecutivo o el Legislativo Municipal: “El pliego establece que hasta el 10 por ciento lo puede hacer el Ejecutivo, pero si el aumento de la tarifa supera ese 10 por ciento, ingresa al Concejo Deliberante. El pliego establece dos aumentos por año como tope”.

Poco tentador

Los pliegos de licitación para las líneas 2 y 3 fueron aprobados por diez de los 12 concejales de la ciudad. Quienes se opusieron fueron Pedro Giménez y Carla Sánchez Galindo, ambos ediles del PACH: “Nosotros no lo acompañamos porque una de las cláusulas que tiene el pliego establece que el oferente debe hacerse cargo de la categoría y antigüedad de los trabajadores. Si bien nosotros entendemos el espíritu de mantener la fuente laboral, y eso lo compartimos, creemos que si queremos terminar con el monopolio de Benítez Bellini, esto impediría la apertura a nuevas empresas que se presente”. Es un tema complejo el de los trabajadores, porque si cada vez que hay un cambio en las empresas de transporte público de pasajeros, los choferes o mecánicos pierden su trabajo o su antigüedad, los mismos se verían seriamente afectados. Por otro lado, no es para nada tentador para un empresario el hecho de tener que hacerse cargo de un plantel de trabajadores con sueldos más que importantes. “Nosotros estuvimos haciendo consultas con algunos asesores legales, estuvimos revisando los pliegos de otros municipios y en la mayoría de ellos sí se establece que los trabajadores deben tener un Convenio Colectivo de Trabajo, pero en ninguno de los que nosotros estuvimos analizando, está previsto que se tiene que respetar la categoría y la antigüedad de los trabajadores, y esto sería un impedimento por si otra empresa se quiere presentar en las licitaciones. En definitiva, nosotros queremos terminar con el monopolio de la empresa Benítez Bellini y brindar un mejor servicio, y esto sería un impedimento”.

Cambios en julio

Con los pliegos de licitación ya aprobados, de aquí en adelante sólo quedan trámites administrativos para llamar a licitación a las empresas 2 y 3, cuyas concesiones vencieron en los últimos días. Además, en el Concejo Deliberante esperan el ingreso del pedido de prórroga por tres años para la línea 1 para la empresa Benítez Bellini, el cual está hecho de palabra, pero falta la aprobación del Legislativo Municipal: “Si todos los plazos administrativos se cumplen, algo que tiene que ver con tiempos de publicación en el Boletín Municipal y en el Provincial, entre mayo y junio estarían abiertas las licitaciones, y para julio ya tendríamos, si hay presentaciones, nuevos oferentes”, cerró Carla Sánchez Galindo, concejal del Partido Acción Chubutense.