orquetaEl oceanario Mundo Marino de San Clemente del Tuyú, elevó hace unas semanas atrás una nota al Gobernador Martín Buzzi y al Secretario de Turismo y Áreas Protegidas de la provincia, Carlos Zonza Nigro, quejándose por el comportamiento del guardafauna madrynense Roberto Bubas, quien hace más de un año lleva adelante una campaña para trasladar a la orca Kshamenk a las aguas de la Península Valdés.
La nota firmada por el Director de Mundo Marino, José David Méndez, hace referencia a varias “campañas sumamente agresivas e irrespetuosas en las redes sociales, medios masivos e incluso liderando con su presencia manifestaciones públicas frente a nuestro oceanario en San Clemente del Tuyú”. Asimismo, en el misma escrito, Mundo Marino afirma que de continuar con su comportamiento, la empresa amenazó con iniciar acciones legales contra Roberto Bubas y los responsables del organismo provinciales, Carlos Zonza Nigro y Víctor Fratto.

“Liberen a Kshamenk”

Hace un tiempo atrás, Roberto Bubas comenzó con una campaña para “liberar” a la orca Kshamenk, quien se encuentra en Mundo Marino hace ya 22 años. Según lo explicado por el guardafauna, la orca sería liberada en la Caleta Valdés, más precisamente en una pileta natural de la Caleta Valdés, en una laguna que se formó en la boca de la Caleta donde propone cercar 24 hectáreas. Según relató Bubas a expertos de la Fundación Tierra Salvaje, para el traslado del cetáceo desde San Clemente del Tuyú hasta la Península Valdés se usará “un contenedor especial con agua cubriendo aletas pectorales, como los cetáceos regulan su temperatura corporal mediante las aletas pectorales se usará hielo para evitar que se eleve. Kshamenk será transportado durante la noche para no exponerlo al calor del día, el transporte se realizará en un camión especial”.

Riesgos

El Gobierno Provincial consultó con una serie de expertos para interiorizarse sobre la viabilidad o no del proyecto del guardafauna madrynense. En una reunión evaluatoria, participaron diversos funcionarios de la provincia, encabezados por Zonza Nigro, y una serie de científicos y representantes de Organizaciones No Gubernamentales, entre los que se encontraban expertos del CENPAT, de la Fundación Patagonia Natural, de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Orca Research Trust, Free Willy Keiko Foundation y de la Fundación Tierra Salvaje. En el análisis realizado por los especialistas, los cuales habrían coincidido en que “el mayor riesgo de esta propuesta es la introducción de gérmenes adquiridos por Kshamenk a lo largo de los 20 años que estuvo en cautiverio y que, al ingresar en el ambiente natural pondrían en riesgo a las poblaciones silvestres locales de cetáceos, inclusive a las Ballenas Francas”, dijeron fuentes oficiales.
Ahondando un poco más en el análisis, los expertos le recomendaron al gobierno que: “la transmisión de patógenos al ambiente natural no sólo puede afectar a las poblaciones silvestres de orcas, sino también a los delfines, ballenas francas australes y otros animales marinos. Como ejemplo de enfermedades adquiridas en cautiverio se plantearon varios tipos de herpes, enfermedades transmitidas por mosquitos, perros e incluso humanos, tratándose de gérmenes que no existen en el medio natural y a los cuales el sistema inmunitario de las poblaciones silvestres normalmente no está expuesto. Se mencionó el caso del Morbillivirus, transmitido por perros con moquillo al ambiente marino, que ha devastado poblaciones de delfines en el Mediterráneo”. Además, “el traslado y el cambio de entorno podría afectar a la orca provocándole stress y depresión, y el hecho de estar expuesta a nuevas bacterias podría afectar a su salud”, dice el informe que recibió el gobierno provincial.

Instinto de supervivencia

Cuando al guardafauna se lo citó por los expertos para que explique su proyecto, Bubas tuvo que responder ante los planteos que hicieron los científicos y funcionarios provinciales. Con respecto al contagio de enfermedades a las orcas que se encuentran en Caleta Valdés, Bubas dijo “que el sistema inmunitario de las orcas es muy potente, que son los depredadores máximos del océano, que comen tiburones blancos, son muy evolucionadas, son inmunes y que no es posible que la población local de orcas salvajes se contagie porque Kshamenk estornude a 100 metros”. Con respecto al cambio de hábitat de la orca, el guardafauna afirmó que “no conoció a Kshamenk, que no conoce ni tiene informes de su comportamiento, aunque asegura que Kshamenk tiene un gran instinto de supervivencia y que en algún punto va a reaccionar y se va a adaptar a la libertad”.

Acusación

En la carta enviada a Martín Buzzi y Carlos Zonza Nigro, el Director de Mundo Marino criticó “el desconocimiento de Bubas a las decisiones de las autoridades provinciales”, y acusó de un presunto interés comercial del guardafauna en el traslado de Kshamenk a Península Valdés: “La actitud del señor Bubas evidencia una vez más su nivel de diletancia y afán de protagonismo personal. Aprovechamos esta ocasión para comentarle que años atrás Bubas, junto a funcionarios de la Provincia de Chubut de aquel entonces, se presentó en Mundo Marino para proponernos el traslado de Kshamenk a la Caleta Valdés a los efectos de que se cobraran entradas para su observación por parte de los turistas. Es importante tener en cuenta que el señor Bubas con estas actitudes sólo pretende su figuración personal mediática, como hace años lo viene demostrando, y su interés comercial personal para con las orcas de Valdés. Con lo cual la liberación o bienestar del animal es sólo una excusa para sus aspiraciones personales y un engaño para todas aquellas personas que con sinceridad no aprueban la vida de animales en cautiverio y lo apoyan en estas campañas. Nuestra empresa ya está llevando adelante medidas legales contra el Guardafauna Roberto Bubas con el propósito de poner fin a su campaña de desprestigio a nuestro oceanario, como así también hacia los investigadores y personas que realizan informes profesionales con total objetividad y desconoce a las instituciones académicas y de investigación que cada uno de Ustedes representan”, concluye el escrito que recibió el Gobierno de Chubut.

Municipalidad de Puerto Madryn