Malvinas-01Desde 1997, el investigador del Centro Nacional Patagónico del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Cenpat-CONICET), Flavio Quintana investiga la conducta del lobo marino del sur a través de la incorporación de pequeñas cámaras con tecnología satelital, para seguir su circuito de inmersión desde el paralelo 42 hacia abajo, en toda la costa patagónica del Mar Argentino.

Los datos que le devolvieron las imágenes de las horas de buceo de esos animales fueron ricos, interesantes y variados, pero hubo algo que lo conmovió especialmente, comprobar la similitud de especies entre la Plataforma Continental Argentina y las Islas Malvinas. “A través de esas imágenes pudimos ver cómo ambos lugares forman un espacio homogéneo y amalgamado de especies, una unidad ecológica funcional. Es el hombre el que intenta dividir el mar e imponer límites, pero las aves y los mamíferos marinos sobrevuelan esas supuestas jurisdicciones, integrándolas de una manera perfecta”.

 Un solo ecosistema

Cuando las aves marinas o los mamíferos se sumergen, tanto del lado de la Plataforma Continental Argentina como en Malvinas, utilizan los mismos espacios del mar y se enfrentan a los mismos problemas para conseguir su alimento. “Eso indica que el espacio argentino y las Islas Malvinas son una unidad. Las aves y los mamíferos marinos subrayan esa idea”.

Las Malvinas y la Plataforma Continental Argentina comparten, en primer lugar, una gran cantidad de especies, tanto en la Península Valdés como en las islas, se reproducen los mismos mamíferos marinos, lobos, elefantes, pingüinos de Magallanes, pingüinos de penacho amarillo y pingüinos Papúa. “Todas estas especies comparten áreas de reproducción en un lugar y en el otro”, indica Quintana. Estas especies coinciden, también, en los lugares en donde buscan alimentos, en el tipo de comida que buscan, en que navegan y sobrevuelan las aguas de la misma forma y bucean a las mismas profundidades. “De hecho –sigue el investigador- se pueden encontrar animales provenientes de las Islas Malvinas y de la Plataforma Continental buscando su alimento en un mismo sector marino”.

“En términos oceanográficos –continúa Quintana- las dos corrientes que gobiernan el ecosistema marino del Atlántico Sur son exactamente las mismas”. Ellas son la corriente de Malvinas –fría y muy rica en nutrientes- y la corriente de Brasil –más cálida y pobre en nutrientes-. “Esa es una muestra más de ecología soberana: no podemos diferenciar a las Malvinas con el resto de la Plataforma Continental”.

 Aguas profundas

En su laboratorio de Ecología de Predadores Tope del Instituto de Biología de Organismos Marinos del Cenpat, Quintana y su equipo procesan los datos con un programa que se usa normalmente para ver videos de deportistas y les permite ralentizar momentos de la filmación. De ese modo, estudian y conocen en profundidad el comportamiento de los predadores tope, fundamentales en el ecosistema ya que son los que se encuentran en la cima de la cadena alimenticia y que, por lo tanto, no tienen depredadores naturales.

Es que como los binoculares y los telescopios no les alcanzaban para su objetivo de estudio –no les permitía hacer un seguimiento de los animales hasta lugares remotos- diez años atrás estos científicos decidieron introducir pequeñas camaritas y otros dispositivos tecnológicos satelitales y de grabación en la espalda de los animales, para conocer a través de esas imágenes el lugar de alimentación de dichas especies, cuánto tiempo gastan en el mar, cuánta energía toman del agua, qué cosas consumen. El fin último es aplicar todo ese estudio a la conservación de animales y al Mar Argentino en su conjunto.

“El uso de tecnología electrónica para el estudio del comportamiento animal –dice Quintana, que actualmente utiliza como fuentes de datos oceanográficos las imágenes que le traen 500 cormoranes imperiales, 200 pingüinos de Magallanes y decenas de petreles gigantes- nos abrió una puerta inmensa hacia ambientes submarinos extremos en profundidades imposibles y totalmente inaccesibles. Ahora podemos entender lo que hacen los animales y también conocer ese ambiente”.

Los registros que más maravillaron al científico de las horas y horas de video que ya vio, gracias a los datos oceanográficos recolectados, fueron los que le mostraron la capacidad de las especies de explorar ambientes extremos: la filmación, por ejemplo, de elefantes marinos buceando a mil metros de profundidad en el borde de la Plataforma Continental Argentina durante dos horas, con apnea, sin volver a la superficie.