La jueza Patricia Reyes resolvió ayer dictarle 4 meses de prisión preventiva a Maximiliano Larrabaster, quien fue imputado por “femicidio”, un delito reprimido con prisión perpetua. Raquel Maldonado murió por una puñalada en la zona abdominal. “Por la dirección, trayecto y profundidad dudosamente puede producirse por una lesión autoinfligida”, sostuvo el forense que le practicó la autopsia.
El hecho ocurrió el lunes por la noche en el barrio Sur de Puerto Madryn. “Era muy celoso”, dijeron las amigas de la víctima que declararon en la fiscalía. En tanto, el acusado dijo en la audiencia: “La amaba un montón. Nunca quise hacerle nada malo”.

“Intenta defenderse arañándolo”

Por su parte, la Fiscal María Angélica Cárcano en su pedido de apertura de investigación, que se realizó el lunes en Tribunales, sostuvo que “luego de una discusión de pareja, Maximiliano Larrabaster le asesta un puntazo en la zona del abdomen a Raquel Maldonado quien intenta defenderse arañándolo en la zona del cuello”.
“Maldonado ingresa gravemente herida al Hospital trasladada por el imputado quien intenta abandonarla en el estacionamiento y ante la presencia de un testigo, ingresa al nosocomio esgrimiendo que la víctima se había autolesionado a fin de deslindar su participación en el hecho”, agregó la fiscal ante la jueza Patricia Reyes. Raquel Maldonado, a pesar de ser intervenida quirúrgicamente en el Hospital, falleció a las 23.05 horas producto de las lesiones internas.

Prisión perpetua

La imputación formulada por el Ministerio Público Fiscal es por “homicidio agravado”, en base al artículo 80 inciso 11 del Código Penal, y reprimido con prisión perpetua. El fiscal Daniel Báez, además, solicitó la continuidad de la prisión preventiva por los peligros de que el imputado intente fugarse o entorpecer la investigación. La defensora pública Gladys del Balzo no cuestionó la apertura de investigación pero se opuso a la medida de coerción y abogó por la libertad o el arresto domiciliario de su patrocinado.

Allanamientos y autopsia

En los allanamientos y requisas efectuadas se secuestró ropa con presuntas manchas hemáticas. “En el lugar había desorden generalizado, con una silla caída, un cuchillo con manchas hemáticas y en el piso también había presuntas manchas hemáticas”, indicaron los fiscales sobre las pesquisas efectuadas en el domicilio y el automóvil del imputado.
“Por la dirección, trayecto y profundidad dudosamente puede producirse por una lesión autoinfligida”, sostuvo el médico forense en su informe de autopsia, que estableció que la muerte se produjo por una herida abdominal de arma blanca de 14 centímetros de profundidad, que penetró el hígado y produjo un “shock hipovolémico” por la pérdida de sangre. La herida, según se ventiló en la audiencia, fue “de izquierda a derecha de adelante hacia atrás y de arriba hacia abajo”.

“Era muy celoso”, dijeron amigas de la victima

Las amigas de Raquel Maldonado brindaron su testimonio sobre la relación que llevaba la pareja. “Le revisaba el celular”, “no la dejó hacer zumba”, “le preguntaba si había otro chico”, “era muy celoso”, fueron algunas de las descripciones que brindaron las amigas de la víctima y fueron relatadas por los fiscales en la audiencia. “Una vez pelearon porque Maxi le revisó la computadora. Llegó con los brazos llenos de moretones. Pero ella siempre se autoinculpaba”, contaron las amigas y ejemplificaron que “una vez nos juntamos, Raquel se quedó sin carga y cuando puso a cargar el celular, tenía 43 llamadas perdidas”. En base a estos testimonios, desde el Ministerio Público Fiscal describieron la relación.
Los fiscales Báez y Carcano sumaron a los elementos de la investigación los dichos de un testigo que vio al imputado con la víctima en el estacionamiento del Hospital. El sujeto vio la situación y cargó a la víctima hacia el nosocomio. “Nunca trató de ayudarme”, dijo el hombre, en relación a Larrabaster. Continuando con su declaración, el testigo sostuvo que “los médicos me preguntan que había pasado. Les dije que no sabía y vi como se iba. Yo lo llamo y él les dijo a los médicos que la chica se había clavado un cuchillo sola”, informó el testigo.

Larrabaster: “Nunca quise hacerle nada malo a ella”

“La amaba un montón. Nunca quise hacerle nada malo a ella. Nada más”, fueron las palabras del imputado ante la jueza. Luego, la defensora Gladys del Balzo indicó que no iba a continuar declarando y se realizó un cuarto intermedio ante una descompensación del imputado.
Al reanudarse la audiencia, la defensora Gladys del Balzo expuso sus argumentos y reclamó la libertad de su patrocinado. Entre sus argumentos, indicó que no existe la probabilidad de autoría y requirió la libertad o en su defecto el arresto domiciliario bajo la tutela de sus padres para su patrocinado.