Los resultados finales de los móviles y objetos que todavía quedaban pendientes de peritar por el Servicio de Huellas Digitales Genéticas de la UBA habrían revelado que no hay rastros genéticos de Santiago Maldonado en Cushamen, el territorio ocupado por los mapuches y donde algunos testigos aseguran haber visto por última vez al artesano desaparecido.
Trascendió extraoficialmente que “ningún peritaje sobre los elementos requisados con este fin en Cushamen entregó resultados positivos acerca de la presencia física de Maldonado en el llamado Pu lof. Tampoco ningún automóvil ofreció coincidencias positivas al respecto”.
Un sector del Gobierno manejaba dos hipótesis: que Maldonado se había ahogado o que directamente no había estado en la protesta. Según trascendió, los resultados que no son oficiales todavía, indicaron que la mayoría de las muestras en objetos y móviles (camionetas y camiones) tomadas durante los allanamientos ordenados por el juez Guido Otranto, dieron negativo o no cotejables, es decir, no había suficiente material genético para sacar una conclusión.
“De acuerdo a los resultados no hay pruebas científicas que indiquen que Maldonado estuvo en Cushamen”, dijo una fuente de Gobierno.
Con esto crecen las dudas acerca de la presencia del joven en Puerto lof aquel 1 de agosto. Hay dos testigos que dicen haberlo visto en manos de Gendarmería nacional: uno es Matías Santana y el otro el llamado “testigo E”.
En su momento el juez Otranto no le habría creído a ninguno de los dos. Tampoco le resultaban consistentes algunos de los testimonios de quienes dijeron haberlo encontrado en la zona entre el 31 de julio y el 1 de agosto. Sí consideró que la versión de los referentes mapuches que pasaron por el lugar el primero tenían el peso suficiente para establecer que el tatuador estuvo en la casilla de vigilancia. Sin embargo, nunca se entregaron videos o fotos que lo confirmaran.
Todavía es una incógnita qué visión tiene el nuevo juez Gustavo lleral quien tomó declaraciones en el mismo Pu lof días atrás.
“Lo único concreto es que los resultados genéticos no muestran que estuviera y se tomaron decenas de muestras en móviles y elementos”, comentan funcionarios que siguen día por día la investigación.
Tampoco en este sentido es concluyente la prueba del buzo negro, entregado por un amigo. “Ese buzo estaba en la casa de El Bolsón”, explican fuentes. No en el territorio mapuche ocupado. El cuello y un accesorio de cuero adjudicados a Maldonado y que estaban en Cushamen no entregaron tampoco datos positivos o cotejables.