La Confederación Hidrográfica del Duero, organismo adscrito al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), organizó en la ciudad española de Valladolid una jornada sobre el proyecto europeo Aquamundam, centrado en actuaciones de mejora de la gestión del ciclo integral del agua en pequeños y medianos municipios transfronterizos, para que resulte más sostenible, a partir de experiencias piloto en Castilla y León, Galicia y la región Norte de Portugal.
La jornada fue inaugurada por el presidente de la CHD, Juan Ignacio Diego Ruiz, y contó con la presencia de representantes de las entidades presentes en el consorcio, como ser la Fundación Instituto Tecnológico de Galicia, la entidad pública Aguas de Galicia, la Fundación CARTIF, la Comunidade Intermunicipal do Alto Minho, el Instituto Pedro Nunes y la propia Confederación.

Proyecto Aquamundam

Solventado con fondos europeos por valor de 1,3 millones de euros, Aquamundam persigue como objetivo esencial la preservación del medio ambiente desde la mejora de la gestión del ciclo integral del agua –abastecimiento, saneamiento y depuración-, para fomentar un uso más racional de los recursos hídricos disponibles destinados a consumo humano en pequeños y medianos municipios.
Así, el proyecto prevé desarrollar instrumentos para determinar la situación actual del ciclo del agua, establecer diagnósticos para evaluar la gestión, compartir información entre los distintos agentes para planificar actuaciones y conocer tanto el volumen de agua destinado a consumo humano como el rendimiento de las redes con las que se presta le citado servicio público.
En Castilla y León, la experiencia piloto expuesta se lleva a cabo en la localidad abulense de Flores de Ávila, en la zona de La Moraña, con algo más de 300 habitantes empadronados, que desde hace cinco años cuenta con una nueva depuradora proporcionada por la CHD que apuesta por el uso de humedales artificiales como sistema de depuración económico, eficiente y sostenible, capaz de generar además otros beneficios ambientales similares a los de los bodones o lavajos propios de la comarca.
El uso de infraestructura “verde” para la depuración de las aguas residuales del municipio se ha confirmado como una opción eficaz, de bajo coste de instalación y de mantenimiento para poblaciones pequeñas –las habituales en la cuenca del Duero-, crea un ecosistema de humedal plenamente integrado en entorno, donde crece la vegetación de ribera y, al tiempo, halla refugio cierto tipo de fauna.
El proyecto Aquamundam, que forma parte del Programa de Cooperación Transfronteriza de España y Portugal y tiene una duración de tres años, también estudia cómo mejorar las redes e infraestructuras de agua, disminuir el tiempo de respuesta ante eventualidades, reducir las posibles pérdidas de caudal y aplicar medios tecnológicos en la gestión de los sistemas.
En su intervención, el presidente de la CHD ha destacado el compromiso del organismo de cuenca con la mejora del medio ambiente en el entorno fluvial, “con actuaciones de restauración que favorecen la conectividad y el movimiento de los peces”, y con la innovación tecnológica en la gestión del agua, con medios como la teledetección de regadíos o el Sistema Automatizado de Información Hidrológica (SAIH).
Además, ha enumerado varios proyectos europeos en los que participa la CHD, como el Proyecto LIFE Cipríber sobre conservación de ciprínidos, el Proyecto H2020 NAIAD –que apuesta por el valor que tienen los ecosistemas como seguros naturales frente al riesgos como inundaciones y sequías-, el proyecto H2020 Urban Green Up, para mejora del medio ambiente urbano, el Grupo de Acción sobre ríos RiveRes, y el Proyecto Integrado del Programa LIFE, actualmente en fase de evaluación final, sobre el desarrollo del Plan Hidrológico de Cuenca en una zona tan sensible como es la comarca delimitada por el acuífero de Medina del Campo. (Fuente: CHD/DICYT)