Chubut, Córdoba, Mendoza, Neuquén, Santa Fe, Buenos Aires y hasta Santa Cruz están en la lista de los distritos que aportan al estado nacional más de los que perciben de recursos coparticipables. La provincia gobernada por Vidal se destaca por el desfase de 18,3 puntos entre el aporte que realiza al PBI nacional y los recursos que recibe. Chubut aporta 1,2 puntos más del 2,8% que percibe. El resto de las 16 provincias recibe hasta 2,9 puntos por encima de lo que le dan a la Nación.
Según un informe de la consultora de Federico Muñoz & Asociados, Chubut aporta 1,2 punto, más del 2,8% que recibe; Córdoba, 0,6 punto más que el 9,5% que se le transfiere; Mendoza, 0,7 punto sobre el 4,6% que obtiene; Neuquén, 2,1 puntos, por encima del 3,8% de reparto; Santa Fe, 1,3 punto sobre 10,2%, y Santa Cruz, 0,5 punto sobre los 2,2% que recibe.
El resto de las 16 provincias recibe hasta 2,9 puntos por encima de lo que aporta. “Se resuelve en el Senado y siempre vas a encontrar una coalición de provincias perdedoras que bloqueen el cambio (de la ley de coparticipación)”, dijo Muñoz.
Sin embargo, en el marco de la discusión entre nación y provincias para reponer el Fondo del Conurbano a la PBA, el distrito gobernado por María Eugenia Vidal se destaca porque su PBI aporta el 40% del producto bruto del país (sin contar el aporte de la ciudad de Buenos Aires), según la aproximación que realiza la consultora con datos a 2016 sobre la distribución provincial del PBI y la renta del trabajo.

Discriminados

En tanto, el ingreso per cápita en dólares es también uno de los más bajos del país, al superar los u$s 10.000, aunque supera a otras diez provincias que tocan un mínimo de u$s 7000 por cabeza.
Se trata de otra forma de mostrar que el territorio bonaerense reúne el 37% de la población con necesidades básicas insatisfechas del país (sin considerar a los porteños).
“Se cree que PBA es una provincia rica. Genera el 40% del PBI, tiene el 41,5% de la población del país y el 36,5% de la población pobre. Sea por criterios devolutivos o redistributivos, la provincia de Buenos Aires debería estar recibiendo más recursos de los que recibe hasta ahora”, dijo Muñoz.
Según sus datos, en 2016 recibió 21,7% de las transferencias (este porcentaje no incluye las transferencias por el 15% de coparticipación de los recursos de ANSeS). En tanto, al considerar las transferencias por el Fondo del Conurbano, la PBA recibe un 19% de los recursos.
“Nuestros proxies ponen en evidencia una realidad incontrastable: la flagrante discriminación que sufre la provincia de Buenos Aires en el reparto de los fondos federales”, indicó el informe. “Esta flagrante inequidad contra los bonaerenses es la razón excluyente por la que llevamos más de dos décadas esperando infructuosamente por una nueva coparticipación. Las restantes provincias son conscientes de que cualquier reforma razonable les quitaría fondos para reparar el trato injusto contra los bonaerenses”.

Gasto público

Clic para Ampliar

Al mismo tiempo, la provincia cuenta con una de las menores participaciones del gasto público sobre el PBI (16%), al superar sólo a la ciudad de Buenos Aires (el máximo lo tiene Formosa, con el 50%), según el informe. Y la recaudación de Ingresos Brutos se acerca al 4,5% del producto provincial, uno de los mayores índices, en sintonía con la ciudad de Buenos Aires y Tucumán y por debajo de Misiones (casi el 6%).
Ambas cuestiones están incluidas en el paquete de leyes que se debate con la Nación.
“Es una de las provincias donde el sector privado está más desarrollado. Y el problema que tiene la provincia es que, al ser tan discriminada en el reparto de fondos federales, se ve forzada a un esfuerzo recaudatorio propio muy grande. Si no, no puede sostenerse el funcionamiento del estado provincial, que aún así es deficiente en servicios públicos”, agregó Muñoz.

Letra chica, bajo la lupa

El Gobierno de Mauricio Macri y las provincias protagonizarán desde hoy una cadena de febriles cumbres y negociaciones en pos de destrabar la rúbrica el próximo jueves del acuerdo de “Consenso Fiscal” entre el Presidente y los mandatarios, que pegotea compromisos múltiples para Nación y los distritos que auguran fuerte polémica con los caciques del interior.
El potente mix incluye desde la solución política al tenso conflicto en la Corte por el Fondo del Conurbano hasta metas estrictas de reducción del gasto y de baja de Ingresos Brutos, cambios en el cálculo de la movilidad jubilatoria y retoques en Ganancias o el impulso de retiros que afectarán a empleados provinciales, entre otros ejes.
Algunos de esos rubros generan ácida resistencia por su impacto negativo en las arcas locales o por significar un retroceso -remarcan- para los trabajadores.
“Vamos a negociar para firmar, pero si no llegamos, seguiremos negociando”, aseguraron ayer desde despachos nacionales.

Provincia por provincia

En esa línea, entre hoy y mañana el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el secretario de Provincias de la cartera de Interior, Alejandro Caldarelli, mantendrán encuentros bilaterales (o regionales, o por partido) con ministros de Economía de las provincias para desactivar las quejas o dudas de cada provincia y hacer eventuales retoques. En tanto, el titular de Interior, Rogelio Frigerio, será anfitrión entre el miércoles y el jueves de encuentros cara a cara con gobernadores.
Pero en paralelo las provincias protagonizarán sus propias cumbres: mañana habrá una reunión de Fiscales de Estado (del PJ y aliados) en Buenos Aires -sería en una casa de provincia- para analizar la letra chica del entendimiento, mientras que el miércoles habrá una cumbre de gobernadores peronistas a la que volvería a sumarse el socialista santafesino Miguel Lifschitz.
Macri mostró su interés en que avance el acuerdo, en una columna de opinión publicada en el diario La Voz. Allí remarcó que para “avanzar” con “el objetivo de reducir la pobreza” es “fundamental” conseguir el equilibrio fiscal, crear “reglas claras para que crezca el empleo privado, formal y de calidad” y “fortalecer la República”.

Consensos básicos

“El jueves nos vamos a volver a sentar alrededor de una mesa, como lo hicimos desde el inicio de la gestión, para seguir avanzando. Con honestidad y rigor técnico, sin perjudicar a nadie, pero convencidos de que hay cosas que se tienen que resolver. Se lo debemos a las próximas generaciones”, recalcó.
Entre los puntos en juego, la salida política a la demanda del Fondo del Conurbano se encuentra entre las medidas más avanzadas, pese a la incomodidad que generó el hecho de que María Eugenia Vidal se llevará una tajada más jugosa de fondos que la que trascendió inicialmente en el marco del cónclave de gobernadores del pasado jueves en la Casa Rosada con Macri.
“Dijimos que iba a ser gradual la devolución, con pleno en 2019: $20 mil millones este año, $40 mil millones en 2018 y $65 mil millones en 2019”, aseguraron voceros nacionales.
Algunos gobernadores -como el pampeano Carlos Verna- anticiparon que no están por ahora dispuestos a resignar sus demandas en la Corte, como lo exige el pacto. Pero otros puntos menos mediáticos generan fuerte inquietud entre los mandatarios y serán analizados en el encuentro de Fiscales de Estado.

Transferencia de cajas provinciales

El lote incluye entre otros ejes estratégicos como el reclamo de que el reparto del Impuesto al Cheque “quede como está” (hoy 70% va a Nación y el 30% a las provincias, pero Macri quiere el 100% para la ANSES para financiar el fin del conflicto por el Fondo del Conurbano).
Además, está la preocupación porque el revalúo que propone el Gobierno terminará impactando a mediano plazo en la recaudación del Impuesto a las Ganancias, que se coparticipa; y también que el Impuesto al Cheque se descuente de Ganancias, con las mismas consecuencias.
Existe malestar por la metodología de presión para que las provincias bajen Ingresos Brutos (el principal tributo del interior), de la mano de alícuotas máximas cuando los porcentajes hoy varían mucho entre distritos (y la necesidad de asegurarse compensaciones). La pretensión de aplicar un organismo federal para determinar los avalúos fiscales, lo que ven como una intromisión en la potestad local de fijar los Impuestos Inmobiliarios, y el cumplimiento -hasta ahora una asignatura pendiente- de la asistencia para las 13 provincias que no transfirieron sus cajas de jubilaciones a la órbita nacional.

Fuentes: Cronista, Ámbito, otras