Con el voto afirmativo de 16 legisladores de los bloques, Chubut Somos Todos, Cambiemos, Frente de Agrupaciones y Convergencia, se aprobó el convenio de asistencia financiera por 1.200 millones (de los cuales ya se han devuelto 150 millones) entre Chubut y la Nación. Asimismo, quedó aprobado el endeudamiento por 650 millones de pesos, aprobado en medio de un importante enfrentamiento entre los legisladores. El PJ-FpV reclamó por el pedido de cierre del debate para apresurar la votación. Sin embargo, los tres puntos que se propusieron para la votación en la jornada contaban con dictamen.
El último punto de la sesión especial tenía dictamen único, la aprobación para incrementar en 1.665 millones de pesos las partidas presupuestarias de 2017.
Desde el Poder Ejecutivo habían requerido a los legisladores el acompañamiento en el endeudamiento porque de los fondos provenientes de ese acuerdo, dependía pagar los sueldos de noviembre de los empleados públicos.

El debate

En medio de un intenso debate, donde no faltaron las acusaciones cruzadas entre los legisladores, e insultos y cuestionamientos provenientes de la barra, se aprobó la ayuda financiera acordada entre la Provincia y el Gobierno Nacional, lo que supone que este jueves se depositen los salarios de los empleados públicos, como así también los jubilados estatales. Participaron de la sesión especial dirigentes de gremios estatales, entre ellos ATE, UPCN, ATECh, CTA y Apel, además de la presencia de referentes de organizaciones que integran la CGT.
Dos proyectos habían tenido dictamen en Comisión, uno en mayoría que impulsó el oficialismo, y un dictamen en minoría elaborado por el Frente para la Victoria, que pretendía dejar afuera de la ley, las pautas que interpone el Gobierno Nacional. Sin embargo, se aprobó el dictamen de Chubut Somos Todos en acompañamiento de los otros tres bloques que conforman el cuerpo.

Aprobado

Lo que se aprobó en la sesión especial fue, la ratificación del convenio por los fondos ya transferidos por Nación desde agosto último, se aprobó el refinanciamiento de los 1.050 millones de pesos que vencían este mes, reprogramando a 48 cuotas con tasa Badlar del 22% y un año de gracia. Y por otra parte, la nueva deuda por 650 millones de pesos que tendrán como destino, el pago de los aguinaldos de los estatales.
El discutido Artículo 3 del proyecto del oficialismo, establece el cumplimiento de los parámetros fiscales establecidos por el Gobierno Nacional, entras las que figura un control más riguroso del ausentismo, el congelamiento de ingresos al Estado y la no cobertura de vacantes. Además de achicar al máximo el gasto en alquileres y viáticos.
En ese marco se expresaron los legisladores Javier Touriñán, Gabriela Dufour, José Grazzini, Viviana Navarro, Cecilia Torres Otarola, David González, Alejandra Marcilla, Carlos Gómez, Mesa Evans, Gustavo Fita y Estela Hernández, todos ellos por el PJ-FpV, quienes de un modo u otro cuestionaron que Nación imponga pautas que, en su opinión, atentan contra la autonomía de la Provincia.
En representación del oficialismo hizo uso de la palabra Jerónimo García, presidente del bloque Chubut Somos Todos, defendiendo los alcances del proyecto, en tanto que por Cambiemos hicieron lo propio Manuel Pagliaroni y Eduardo Conde.
Ante las críticas vertidas por el FpV al Gobierno Nacional por querer “imponer condiciones de ajuste”, el diputado Pagliaroni pidió una moción de orden para que se cerrara el debate. La requisitoria fue puesta a consideración por el presidente de la Cámara, Adrián López y se dio por terminado el asunto, lo que provocó la furia de algunos legisladores, tal el caso de Touriñán y Meza Evans, que se alteran con cierta facilidad, pero de nada sirvió.
“Fue una moción fascista de Pagliaroni. Son los radicales que temen el debate. El fascismo del radicalismo”, dijo Touriñan.
Pagliaroni defendió el endeudamiento, al sostener que “esto no es un acompañamiento a ojos cerrados sino que tiene que ver con la necesidad de hacer frente a los salarios. Pareciera que los propios sindicalistas no están al tanto. Solo defienden los intereses del sector sindical y no de los trabajadores. Venimos hoy a colaborar con este Gobierno porque la situación es acuciante”, afirmó el diputado que insistió en recordar que la Provincia, “hace 14 años que es gobernada por un mismo signo. Se duplicó la planta de personal. Se recorrió al camino corto y llenar el Estado de empleados. Los sueldos se van a pagar gracias a los que voten esta ley, no por los demagógicos”, sentenció, al pedir cerrar el debate para la posterior votación del proyecto.

Imposición de pautas

La diputada del PJ-FpV, Gabriela Dufour fundamentó la negativa del bloque sosteniendo que “este proyecto tiene una instancia anterior, donde se incorporan las condiciones y cuando se miran los anexos ahí está la preocupación y el enojo del Frente para la Victoria, porque las medidas que buscan imponer focalizan en el conjunto de los trabajadores como si fueran culpables del déficit”.
“Nación impone las pautas para corregir el déficit. En nuestra Constitución no está previsto que nos pongan las pautas para ordenar el déficit. Vivimos en un régimen federal y las provincias tienen autonomía. Hoy dejamos que nos impongan condiciones y los trabajadores paguen el despilfarro”, dijo la legisladora.

Proyecto debatido

El jefe de bloque de Chubut Somos Todos, Jerónimo García remarcó que el proyecto fue largamente debatido, y las finanzas recibieron un duro embate por el precio del petróleo, el atraso cambiario que no superó los 18 pesos y la baja de actividad económica, “sí es bueno recordar que las empresas eran fomentadas con subsidios que por exportaciones obtenían algo más rentable la producción. Este triple embate en el presupuesto, las regalías que siempre fueron un tercio, y todo eso cayó y origina un déficit mensual de entre 500 y 600 millones de pesos mensuales”, afirmó.

Por los municipios

El presidente del bloque de Convergencia, propició la oportunidad para solicitarle al Gobernador que retire el veto para que también los municipios puedan acceder a dinero fresco y que paguen los salarios de los empleados municipales, “porque ellos también son trabajadores”, dijo en alusión al veto que pesa sobre la ley que autoriza que se destinen fondos provenientes del bono provincial para gastos corrientes de los municipios.