Por Juana de Arco*

La sesión legislativa extraordinaria que permitiría destrabar la autorización para un nuevo endeudamiento con préstamo de Nación al Gobernador Mariano Arcioni, y con eso pagar los sueldos de noviembre, está convocada para mañana miércoles a las 17 horas, pero también habría una convocatoria alternativa para el jueves. Esto se da porque el miércoles está convocado un paro de ATE a donde adheriría APEL (Asociación Personal Empleados Legislativos) aunque se supone que sólo se sumaría hasta las 15 horas, permitiendo el normal desenvolvimiento de la sesión. Si no fuera así, la sesión se pasaría para el jueves, sin embargo los tiempos estarán más que jugadas considerando que a posteriori del tratamiento de la ley, se requeriría su inmediata promulgación y luego recién Nación concedería el depósito de los 650 millones de pesos que estarían faltando, cosa poco probable que pase el viernes ya que es feriado. Por lo que con todo este enredo, lo más seguro es que los sueldos de los estatales terminen acreditados el lunes 11.

Apenas la espuma

Si bien todo esto que pareció desmanejo por `inocentadas´ del entorno del nuevo Gobernador vinculadas al modo en que respondieron en la práctica los diputados del bloque del Frente para la Victoria, tal como lo apuntó el ministro Coordinador, en el fondo hay mucha mas densidad de desencuentros en el propio bloque. La primera prueba legislativa importante le mostró a Arcioni como por casualidad, que las intromisiones de Rafael Cambareri operando sobre diputados propios y ajenos, dejó un tembladeral de enfrentamientos y pases de facturas.
Ayer, el Jefe del bloque oficialista chicaneó por twitter al “contralor médico” plantando una foto de su tratamiento odontológico. El mensaje fue directo al corazón del asesor radical de Arcioni, que el jueves, ante la ausencia del diputado Alejandro Albaini por sentirse descompuesto, quien estaba listo para dirigirse a la sesión si el FPV trataba el proyecto, según aseveró, lo habría llamado por teléfono para constatar la gravedad de la patología. Estas maniobras fueron lamentadas como prácticas de `recontra espionaje´ a la que se habrían sumado otras muy cercanas al ejecutivo que nada bien le hacen a las relaciones internas del ChuSoTo.

Resisten al “último Samurai”

“¿Quién es Cambareri para venir a poner a los dasnevistas `puros´ en dudas?”, bramó ayer un encumbrado dirigente del riñón del extinto Mario Das Neves. Y con ese interrogante quedó claro que lo que irrumpió en la Casa de las Leyes fue bastante más que una desinteligencia pasajera.
Cambareri no sólo es el cofundador junto a Das Neves y el también desaparecido Gustavo Di Benedetto, de Chubut Somos Todos, sino que desde hace años ha sido uno de los bastiones legislativos y operadores comodorense del poder político y económico que construyó Mario.
“El Rafa”, como se lo conoce en el ámbito político, fue uno de los grandes diputados nacionales por doce años de la Unión Cívica Radical, y se unió al dasnevismo en junio del año 2014, lo que le significó no pocas críticas de sus correligionarios. Como parte de su alianza, Cambareri fue junto a Di Benedetto, uno de los operadores claves en el cierre de acuerdos de renegociación de contratos petroleros, de los cuáles en algunos casos, se lo considera como “el último Samurai” por haber supervivido a todos los actores de aquellos prósperos tiempos. Y merced a su exitoso desempeño en los acuerdos, se mantuvo luego en el directorio de Petrominera desde 2009 a esta parte como reaseguro e historia viva de lo convenido por la Provincia del Chubut en términos de políticas estratégicas en relación a sus recursos naturales y concretamente de explotaciones hidrocarburíferas, hoy por hoy, base de nuestra matríz productiva casi excluyente.
No es extraño entonces que tras el fallecimiento de Das Neves, el abogado apareciera inmediatamente respaldando la figura del nuevo gobernador, Mariano Arcioni, como un hombre de consulta y asesor activo, más allá de compartir amistad y que desde hace medio año afirman desde el establishment, viene propiciando encuentros sociales y quinchos políticos en Comodoro Rivadavia, ampliando y fortaleciendo el círculo verde de Mariano.

En el fondo, la minería

Aunque parezca de ciencia ficción que detrás del incumplimiento de pago de haberes en tiempo y forma de la administración pública exista una puja por la paternidad política de la futura minería, los sospechados de siempre dicen que algo de eso habría. Aunque se habría tratado de un lamentable `efecto colateral´ de estos que ocasiona la política dura.
Si una cosa sucedió en los veintidós meses del tercer mandato que cumplió Das Neves, fue la coexistencia de discursos totalmente confusos respecto a la posibilidad de ampliar la matriz productiva pensada por zonas, otra genialidad de Cambareri. Hasta la conducción política del exministro Coordinador, Víctor Cisterna, las conversaciones para pensar en un desarrollo extractivo además del petróleo de Comodoro, con la minería en la Meseta Central, estaban muy avanzadas con los privados interesados y el gobierno nacional. Pero luego se empantanó, aunque más allá de las declamaciones para la tribuna que debía hacer el Ejecutivo, nunca se suspendieron las charlas. Y dos cosas hizo expresamente Das Neves, una fue encapsular la negociación en la Legislatura delegando el poder de destrabar o no la Ley 5001 a los diputados, donde el rol de Jerónimo García era y es, clave. Y otra, atando la probabilidad de cualquier negociación a que Petrominera S.E. sea socia de los emprendimientos y activa negociadora en “por lo menos un 16% de regalías” para compensar lo que se fue perdiendo con el petróleo. Un ámbito donde Rafael Cambareri pisa fuerte dentro de la empresa del estado. Y para el que tenga dudas, basta recorrer el archivo, porque así quedó plasmado claramente en un reportaje donde hablan los dos: Das Neves y Cambareri, precisamente la segunda quincena de septiembre de 2016. (Ver http://www.kalewchefm.org/columnistas/cynthia-francisco/3176-el-confuso-discurso-minero-del-oficialismo )

Una pulseada de pesos pesados

Jerónimo García por su parte, fue quien en su breve rol como ministro Coordinador, y con la venia del propio Mario, fue quien habría llevado adelante conversaciones de estos temas subterráneos en Buenos Aires, para la misma fecha de septiembre, pero de 2017, tal como trascendió desde la cartera que funciona en la calle Alem. Además, el Jefe de bloque y primer soldado de Das Neves entendió perfectamente el mandato de defender el bastión desde la Ley, de una minería con “consenso social y derrame económico” que definió el mandatario antes de su partida terrena, y para “cuando sea posible” y “estén dadas todas las condiciones”.
La máxima posibilidad pasaría porque la empresa interesada presente un proyecto para modificar la 5001 o proponer flexibilizarla en zonas, y sea la Legislatura la que analice el tipo de consulta o tratamiento que se le de a ese pedido. En ese marco, el rol negociador del diputado sería clave. Y con esto se acotaría de plano el manejo que se pretendería hacer desde Nación.
No es extraño entonces que el operador por excelencia e integrante de Petro-minera, “Rafa” Cambareri haya comenzado con inquietantes intromisiones en el Legislativo, negociando en nombre del Ejecutivo que necesita dar señales en Buenos Aires, aceitando los mecanismos de consenso con los bloques, en una avanzada donde en el fondo, comenzaría a disputar el poder de facilitar la explotación de lo que se considera la próxima era extractiva provincial, y el sustento de los gastos públicos de 2019 en adelante.
Más allá de todo, esta primera interna importante disimulada por los propios protagonistas, negada por el silencio oficial, aunque aggiornada por todo tipo de versiones mediáticas, promete varios capítulos políticos. Y de esos que invitan a alquilar balcones.

*Soy Juana de Arco, amiga de Juan de la Sota, fiel del Furia, seguidora de la Sombraonline, y ceniza de tantos…