El Presidente reunió al cierre de la semana a sus principales funcionarios en Chapadmalal para dirimir diferencias internas; busca revertir la caída de la imagen y lograr más eficacia en la gestión
Buscando proyectar la gestión del año, retomar la agenda política, y recomponer el equipo de trabajo, la administración de Mauricio Macri preparó el llamado “retiro espiritual” del Presidente y sus que entre jueves y viernes se reunieron en la residencia oficial de Chapadmalal, con el objetivo central de relanzar el Gobierno con miras a la pelea por la reelección en 2019, tras un comienzo de año accidentado y el recorte de casi mil funcionarios.
Uno de los capítulos será dirimir las fuertes peleas internas que dejaron la eliminación de 994 cargos jerárquicos y la purga de 12 familiares de ministros. Otras rispideces se generaron por errores no forzados que tuvieron impacto negativo en la popularidad en las encuestas.
“Ciertos errores políticos debilitaron al Gobierno y la pelea con Hugo Moyano no será fácil. Los aumentos de precios estos primeros meses endurecerán el panorama, pero luego de julio salimos bien. Después de fortalecernos puede haber más anuncios”, dicen en Balcarce 50.

Preocupaciones lógicas

Es que el presidente Mauricio Macri no logra revertir la caída de la imagen que comenzó a mediados de diciembre, con el violento debate por la reforma previsional y que se acentuó en todo enero, básicamente por los aumentos de tarifas y el affaire del ministro de Trabajo, Jorge Triaca. Según la medición que semanalmente hace la consultora Management & Fit (M&F) la mirada sobre la gestión política del líder de Cambiemos se mantuvo y cayó la ponderación sobre el gobierno de la alianza gobernante.
No sólo M&F testeó estos datos. “La mayoría de los argentinos no aprueba el rumbo económico del país y pide que el Gobierno haga un mayor ajuste de gastos del Estado”, afirma en coincidencia una encuesta de la consultora “Query”. De acuerdo al sondeo, en la evaluación de la economía argentina para el próximo año, un 46% piensa que estará peor, un 24% mejor y un 17% cree que estará igual.
La mayoría cree que el Gobierno tiene que bajar el gasto del Estado para que la economía mejore. En ese apartado predominan las opiniones favorables (45,1%), mientras que 33,8% se opuso, y 21,1% respondió que no sabe.
En tanto que una leve mayoría está de acuerdo en que para estar mejor en el futuro hay que “sacrificarse ahora y ceder algo”. En ese punto las opiniones están muy divididas: 45,2% está a favor y 43,9% está en contra.
La encuesta, que fue realizada entre el 2 y 5 de febrero a 992 casos a través del sistema IVR, también midió la imagen de Mauricio Macri.
La imagen negativa del presidente es del 51 por ciento, contra un 39 por ciento de imagen positiva. Esto arroja un diferencial negativo de 12 puntos, un número diametralmente opuesto al que tenía Macri al iniciar su gestión.
Sólo un 33% aprueba la gestión, contra un 56% que está en contra del rumbo que lleva el gobierno.

Caída de las expectativas

A su vez, Management & Fit que sondea semanalmente para Clarín adelantó que las principales cifras y tendencias de estos días invierte la hipótesis inicial sobre presuntos repuntes: hay caídas como para que se preocupe el Presidente.
El trabajo de M&F, nacional, de 2.000 casos relevados entre el 25 y el 30 de enero, confirma que la tendencia se mantiene y en algunos ítems, profundiza la caída detectada a principio de año.

El llamado “Monitoreo de la opinión pública” arranca con un análisis de “situación y expectativas”.¿Cómo considera que la situación económica del país estará en los próximos meses?, preguntan a la gente. Ganan los pesimistas (44,7% entre “peor” y “mucho peor” vs. 30,3% de “mejor” y “mucho mejor”), que en octubre, el pico máximo de ponderación de Cambiemos, luego del triunfo electoral, sumaban 10 puntos menos que ahora.
Luego, el sondeo indaga sobre las expectativas personales: ¿cómo considera usted que estará su situación económica en los próximos meses? Aunque más repartido (un 34,3% cree que seguirá “igual”), en las puntas priman los que consideran que les irá “peor” o “mucho peor” 38,1%). Ahí también se nota un cambio brusco desde octubre, cuando punteaban los optimistas.
La caída de las expectativas económicas se refleja también en un cambio marcado en el ranking del “principal problema del país”. Otra vez la “inflación” vuelve a puntear, por encima de la “inseguridad”. Sobre todo empujada por los que votaron a Daniel Scioli para presidente en 2015.

Caída en la imagen del Presidente

Es otro de los tópicos que analiza mensualmente M&F y en el que las variables negativas le vuelven a ganar a las positivas.
Optimistas y pesimistas, la grieta que asoma dentro del macrismo es mayor. ¿Usted aprueba o desaprueba la forma en que Mauricio Macri está conduciendo el Gobierno nacional?, consultan. Desaprueba el 45,3% y aprueba el 40,6%. En octubre aprobaba casi un 50%.

Caída frente a Vidal

Si bien casi desde que asumieron sus respectivas gestiones, María Eugenia Vidal tuvo mejor ponderación que Macri, la espuma de las últimas elecciones los había acercado. La abrupta caída del Presidente a partir de mediados de diciembre volvió a separarlos.
Vidal mantiene todavía un diferencial positivo en la mirada de su gestión como gobernadora. La aprueba un 50,3% y la desaprueba un 40,9%.
Una conclusión interesante de M&F cuando cruza los datos de ambos es que “un 29,3% de los que desaprueban la gestión nacional, aprueban la bonaerense”.
Cuando se pregunta por la imagen de los dirigentes (no de su gestión), Vidal también puntea, con un diferencial positivo de casi 30 puntos (mejor que cualquier otro), pero Macri tiene consuelo: también son más los que lo ven con imagen “buena” o “muy buena” (42,5%) respecto a los que la consideran “mala” (34,3%).

Poco apoyo a la reforma laboral

Es uno de los proyectos de cabecera del “reformismo permanente” que pregonó Macri apenas pasada la elección. Pero aunque tuvo un ok inicial de la CGT, la resistencia del moyanismo tiró para atrás los cambios laborales que impulsa el Gobierno.
Según la encuesta, el rechazo no es sólo del sindicalismo opositor. De los 2.000 consultados por M&F, un 40,2% dijo que estar en “desacuerdo” con la reforma laboral, contra sólo un 18,7% que se mostró “de acuerdo”.
Con un dato adicional, quizá más incómodo aún: el 53,4% opinó que esta iniciativa “favorece en mayor medida a las grandes empresas”.
Apenas un 6,1% cree que los grandes beneficiados será “los trabajadores”.
En cuanto al campo laboral, y aunque se reparte casi en tercios, también hay más rechazo que aprobación al tope del 15% que les quiere poner el Gobierno a las paritarias.

Duras críticas por el caso Triaca

Es uno de los temas que rompe la grieta. Aquí, los cuestionamientos que recoge la consultora incluyen también a los que simpatizan con el oficialismo.
Las ponderaciones son duras para el ministro de Trabajo, luego de que trascendiera que había nombrado a una empleada doméstica de la familia en un sindicato intervenido por su cartera y que ésta denunciara también que le pagaban en negro.
Para el 42,5% se trató de un caso de “corrupción” y un 42,8% opinó que el tema afecta “mucho” la imagen de transparencia del Gobierno nacional.

Desacuerdo con el tarifazo

Previsible, también la mayoría de los encuestados desaprobó el fuerte aumento en los servicios públicos. Con 40,1%, ganaron los que lo consideraron “una suba innecesaria”. Sólo un 16,3% opinó lo contrario. En el medio, con el 38,1%, se pararon los que lo ven como “necesaria” pero “excesiva”. Todos estos datos estaban en la agenda del fin de semana, como tips a revertir por parte de la administración central tras el prolongado receso de Carnavales. Habrá que ver…

Fuentes: LN, M&F, Query, LPO, propias