Por Juana de Arco*

Y el tercer día reapareció el gobernador y les tiró por la cabeza a todos los funcionarios un desafío a modo de toma de posición. Mariano Arcioni, exigirá les guste o no, las declaraciones juradas a toda la plana política de Chubut. Fue al asegurar ayer que su gobierno “estará siempre del lado de la Justicia y la gente” y que de ninguna manera “permitirá la permanencia en el gobierno de funcionarios que hayan defraudado la confianza que el gobierno y la gente depositó en ellos para que lleven adelante políticas de Estado”.
La medida puede ser muy buena o aportar un poco más al descreimiento, si no va acompañada de otros gestos de transparencia inmediatos. Esto lo dicta el manual básico de medidas resonantes, y donde la historia da ejemplos claros de lo que no se debe hacer por el efecto contrario provocado, tal como sucedió con anuncios de esa envergadura por ejemplo cuando el gobierno de Martín Buzzi para parar la ola de rumores sobre consumo de drogas en las altas esferas, el exgobernador lanzó una cruzada de rinoscopias a la que él mismo se sometió en primera instancia, pero de las cuáles nunca se conocieron públicamente los resultados. O cuando Das Neves dispuso que ningún funcionario podía usar auto oficial, y debían quedar guardados en un corralón vehicular de Rawson, pero al poco tiempo no solo los usaban, sino que los volcaban y hasta los vendían. Pasó el tiempo y el mismo pueblo chubutense comprobó que ni muchos de los hombres que llegan al poder abandonaban la `cocucha´, ni dejaban de usar y hasta apropiarse de los autos oficiales, tal el caso de la esposa de un encumbrado ministro recién asumido, que se habría enamorado de la marca hace unos años y jamás devolvió el vehículo.
Además, las declaraciones juradas a dos años de gobierno, pueden resultar un poco tardías si se interpreta el arcionismo como continuidad del dasnevismo y a dos años de haber asumido el trigobierno.
Pero más allá de cómo lo implemente, la iniciativa de Arcioni por lo menos fue el puntapié para que rompiera el silencio después de una ausencia casi eterna, en el marco de las ruidosas detenciones que se dieron la semana pasada.
“Ni está embrujado ni está afectado de salud”, negó una calificada fuente vinculada al poder, explicando que su toma de distancia se habría tratado, que de ningún modo el primer mandatario pretendería sacar de estos conmocionantes hechos, un rédito político. Por el contrario, su `dejar hacer´ habría tenido que ver justamente con evitar la extrema politización del caso.

¿Sacar el cuadro, darlo vuelta o cambiarlo?

Más allá de la voluntad, sin embargo, las cartas están echadas y los medios nacionales rozaron peligrosamente al gobernador. Nunca se sabrá del todo si por desconocimiento u operaciones cruzadas, pero no faltaron interpretaciones extremadamente lineales que razonaron “Detienen a dos secretarios privados de Arcioni (sic) por asociación ilícita. La provincia que viene penando y estuvo a punto de entrar en default y logró aprobar el pacto fiscal que le da un poco de aire económico, ahora enfrenta una crisis política por una causa por defraudación al Estado”. (https://www.cronista.com/economiapolitica/Detienen-a-dos-secretarios-privados-de-Arcioni-por-asociacion-ilicita-20180307-0086.html )
Para este medio, como incluso para el propio Gobierno Nacional, el razonamiento es “si no te sacás de encima lo que deplorás, sos más de lo mismo”. De hecho, a uno de los detenidos lo sacaron de la privada de Arcioni.
No faltan cuchicheos en Balcarce 50 sobre la peligrosa postal que muestra al presidente Mauricio Macri con el ex secretario privado de Das Neves y otros ahora detenidos. Si bien se trató de una instantánea de hace meses atrás, fue en oportunidad de la visita presidencial a Chubut al ser recibido por el gobierno de Chubut Somos Todos, que durante casi cuatro meses Arcioni se encargó de recitar que era “su continuidad”.
La diferenciación política entre el arcionismo y el dasnevismo es por estas horas inminentemente necesaria para la salud y continuidad de la institucionalidad provincial. Nada que dicho sea de paso no esté sucediendo en los hechos. De eso dependerá probablemente el respaldo que consiga de parte del poder central, afirman los entendidos.

Enfocáme que me gusta

Así las cosas, todo indica que la explosión con el núcleo duro, duro, del dasnevismo no tardará en darse. Y esto podría suceder por acotar el poder real familiar en el poder acotando también la participación en futuras transacciones inmediata, o dejando correr a la justicia sobre expedientes que rocen peligrosamente a alguno de los hijos del exgobernador.
Todo indica que la compra presuntamente irregular de cámaras de seguridad que denunció el nuevo secretario de seguridad del Chubut, Federico Massoni, radicada ante el Ministerio Público Fiscal sería el próximo gran escándalo que tendría derivaciones inmedibles. La denuncia fue confirmada por el procurador general de la provincia, Jorge Miquelarena, y podría explotar sobre mediados de este mes. Se trata de la adquisición de equipos obsoletos por cifras que no se condicen con la calidad de la infraestructura “que está más cerca del anticuario que de la instalación (sic)”.
La denuncia presentada por el secretario de Seguridad Federico Massoni apunta a funcionarios de la actual gestión de gobierno que vienen del período de Das Neves, “aunque el procurador Miquelarena evitó más datos argumentando que el expediente recién llegó a sus manos y lo está repasando”.
Entre las políticas de seguridad planificadas, el Gobierno provincial ahora busca agilizar las tareas en los Centros de Monitoreo. Es por eso que Massoni, sostuvo ni bien asumió que contratarán a suboficiales retirados de la Policía para monitorear las cámaras. “En general no estoy conforme con ninguno de los centros de monitoreo. Si bien el de Puerto Madryn ha dado buenos resultados, el de Trelew no ha dado resultados; el de Comodoro Rivadavia prácticamente no existe y el de Esquel ‘ni fu ni fa”’”, detalló el funcionario.
Por otra parte, Massoni indicó que quienes operaban las cámaras “se reubicarán y comenzarán a hacer trabajo administrativo que en muchos casos hoy los está haciendo un policía que debería estar en la calle trabajando en la prevención del delito”. Detrás de estas compras está la figura de la hija del exgobernador, según el medio digital opositor “CholilaonLine”. (http://www.cholilaonline.com/2016/11/las-camaras-de-la-inseguridad-de-la.html ) “La gestión Das Neves se gastó $ 35.500.000 millones de pesos en 530 cámaras en el servicio de provisión del sistema de monitoreo urbano mediante adquisición y distribución de cámaras de seguridad, lo curioso es que la empresa `Global View´ que contrató Ministerio de Gobierno directamente sin que haya licitación pública no dejo en funcionamiento el centro de monitoreo de Trelew, según fuentes Esquelenses esta contratación se realizó por expresas órdenes de Marivi Das Neves, Subsecretaria de Gestión Pública y Modernización del Estado”, afirma el medio remitiéndose al Decreto 832 del 7 de junio de 2016. Más allá de las expectativas, hay quienes afirman que en los hechos, no habría nada en los expedientes que pueda comprometer a Mariví Das Neves, pero el caso se ventilará en un momento de altísima sensibilidad y minuciosidad de la justicia, abonado por el tsunami de la desconfianza que es imparable.

*Soy Juana de Arco,…y ceniza de tantos.