Personal de la Policía Federal Argentina (PFA) allanó este jueves la sede central del Sindicato de Camioneros, en el barrio porteño de Constitución, en el marco de una causa en la que se investigan maniobras extorsivas contra empresarios del transporte.
La fiscalía investiga denuncias presentadas contra representantes del sindicato respecto de presuntas maniobras extorsivas sufridas por empresarios del transporte, vinculadas al otorgamiento de habilitaciones para sus choferes, según se informó.
La medida se dispuso días después que los Moyano solicitaron formalmente al Ministerio de Trabajo la apertura de las paritarias con Fadeeac y horas más tarde del acto que compartió el cacique cegetista con el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, una de las espadas políticas de Cristina de Kirchner en el sur del conurbano bonaerense. “Con Ferraresi asumimos nuestro compromiso de seguir luchando por la unidad contra este Gobierno que pacta con el Fondo Monetario Internacional”, manifestó Hugo Moyano en el encuentro en sede de Sichoca de esa localidad.
Ante los micrófonos, el jefe sindical justificó el pedido de aumento salarial de 27%, volvió criticar al Gobierno y reiteró que no teme ir preso. “Creo que el Gobierno debería modificar muchas cosas, pero no lo veo con la capacidad para hacerlo. Esta nueva actitud de arrastrarse al FMI muestra la incapacidad para gobernar un país”, sostuvo.
Asimismo, rechazó los tres proyectos de ley de reforma laboral que envió Cambiemos al Senado. “Quieren, pretenden y van a intentar quitarle derechos a los que trabajan. La riqueza de la tierra la generan los trabajadores y no pueden privarles que vivan dignamente”, indicó, y afirmó: “Tiene como prioridad quitarle los derechos a los trabajadores. Nosotros vamos a resistir. No lo vamos a permitir”.
En la antesala a otro paro general previsto para la primera quincena de junio y a días de encabezar otro multitudinario acto junto a sus aliados de la Multisectorial 21F, Moyano desafió a la Justicia y al oficialismo: “Vamos a seguir peleando, aunque nos amenacen con meternos en cana. Lo que no van a lograr es que yo firme algo en contra de los trabajadores”.