En Comodoro Rivadavia, con la incorporación de la prueba documental concluyó ayer la novena jornada de debate oral y público por el homicidio del empresario de la carne Orlando Jurado, acontecido el pasado 10 de febrero de 2017, que tiene como imputados a Mauricio Fleitas y Diego Aguirre. Asimismo, se escucharon los últimos testimonios y hoy se esperan los alegatos finales de las partes.
Presidió el acto Gladys Olavarría, junto a las juezas Mariel Suárez y Mónica García; por el Ministerio Público Fiscal asistió Camila Banfi, fiscal general. Por la querella Karina Jurado; la defensa de Fleitas fue ejercida por Cristina Sadino y Viviana Barillari, defensoras públicas; en tanto que la de Aguirre fue llevada por Alicia Dramesino, abogada particular del mismo.

La audiencia

La primer testigo fue una auxiliar de la justicia, por videoconferencia desde la ciudad de Rawson, quién realizó la carga de rastros papilares a una base de datos, denominada Afis. Luego declaró un mecánico que realizó una revisión del automóvil secuestrado y mencionó que cuando se lo llevan el vehículo no funcionaba, no tenía carga de batería y tenía desconfigurada la llave de arranque. Seguidamente se escuchó a José Daniel Díaz, Licenciado en Criminalística, perteneciente a los Equipos Técnicos Multidisciplinarios del Ministerio Público Fiscal. El cuarto testimonio fue el del Comisario Miguel González, que al momento del hecho se desempeñaba como Jefe de la Seccional Tercera. Por último, prestó testimonio un vecino gomero de Aguirre.

El hecho

El asesinato aconteció el pasado 10 de febrero de 2017, cuando siendo las 23:15 aproximadamente, según el discurso fiscal, Mauricio Fleitas, Diego Aguirre junto a dos personas más, aun no identificadas, se hicieron presentes en el domicilio de la víctima. Fleitas y uno de sus acompañantes, aún no identificado, habrían ingresado a la propiedad por los techos, forcejeado con Jurado en la puerta de su domicilio, donde la víctima recibió un golpe con un hierro y Fleitas habría efectuado dos disparos, uno de ellos sobre el cuerpo de la víctima quitándole la vida. Inmediatamente huyen a bordo del automóvil Bora, donde los esperaba Aguirre y otra persona que oficiaba de campana. Calificando legalmente el hecho como “homicidio en ocasión de robo”, en calidad de autor para Fleitas, y de partícipe necesario para Aguirre.