La visita de funcionarios técnicos del Ministerio de Modernización de la Nación trajo consigo un “sabor amargo” para los trabajadores del Centro Nacional Patagónico, organismo dependiente del Conicet y que posee, actualmente, una planta de casi 400 investigadores y administrativos.
En este contexto, el mismo día que la misión de la cartera nacional arribó a Puerto Madryn, se realizó el “cierre simbólico” de las instalaciones, en rechazo a la posibilidad de que se pudiera desvincular a empleados del Centro, habida cuenta de un ajuste de personal que parecería estar regido por un objetivo numérico, a diferencia de las metas en materia científica y de investigación, según plantearon desde el propio organismo.
Una de las novedades que trajo consigo la visita fue la instalación de sistemas biométricos para controlar el ingreso y egreso de trabajadores al edificio, algo que ya había sido objetado por una de las autoridades a nivel local, debido a la dinámica de trabajo tanto del personal técnico como así también, del administrativo, la cual no se ajustaría a un ingreso y una permanencia estrictamente lineales en las instalaciones, como un “trabajo de oficina”.

Rechazo a la misión

A su vez, los investigadores Rolando González José y Julio Vezub, director y vicedirector del Instituto Patagónico para las Ciencias Sociales y Humanidades (IPCSH) enviaron una nota al Ministerio de Modernización, anticipando que, desde el área se “quitará colaboración” a los objetivos de dicha misión, teniendo en cuenta la serie de inconvenientes que actualmente presenta el Conicet, con su correlato directo en el Cenpat de Puerto Madryn.
Entre ellos, la suspensión del ingreso de investigadores, la mora y falta de pago de subsidios para las distintas líneas de investigación y la no designación del científico Roberto Salvarezza en el Directorio a nivel nacional, tras haber sido elegido hace casi dos años y, hasta el momento, no haber sido oficializado como integrante de dicho cuerpo directivo.

Polémica por la “no designación” de Salvarezza

En el comunicado, Vezub, junto a González José, expresaron que “ante la visita realizada al Centro Nacional Patagónico, con miras a trabajar en la estimación de la ‘Planta Óptima’ y la instalación de sistemas biométricos de control de acceso, el Consejo Directivo del IPCSH manifiesta que no cooperará con la implementación de dichas medidas hasta tanto se dé respuesta fehaciente, por parte del Poder Ejecutivo Nacional” a una serie de reclamos de los trabajadores del instituto.
En esta línea, los investigadores precisaron como primer pedido que “se restituya la ‘Planta Óptima’ del Directorio del Conicet, y con ella la institucionalidad de nuestro organismo”, al tiempo que planteó que “la misma se ha erosionado por la negativa, por parte del Ejecutivo Nacional, a designar al doctor Roberto Salvarezza como miembro de su Directorio, tras más de 20 meses de haber sido elegido como representante de los investigadores del Área de Ciencias Exactas y Naturales”.

“Pone en riesgo la credibilidad”

Dicha omisión, según calificó Vezub, “justificada como una decisión política por el Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación durante su reciente informe al Congreso, genera preocupación e incertidumbre, y deja entrever que la voluntad democrática de los investigadores no es un valor a destacar por las autoridades”.
A su vez, planteó que ello “pone en riesgo, además, la credibilidad de futuros procesos electorales para designar miembros del Directorio en representación de otras áreas del conocimiento, y deslegitima cualquier decisión emanada del Directorio del Conicet, como por ejemplo el acompañamiento a la visita que motiva la presente”.

Más del 20% del presupuesto recortado

En otro orden, el documento dirigido al área de Modernización nacional pidió “que se resuelva la pasmosa disminución del presupuesto destinado a Ciencia y Tecnología, originada en la disminución del poder de compra de los subsidios de investigación, cuyos montos se han desactualizado por la inflación y la devaluación de nuestra moneda”, agregando que “la crisis presupuestaria ha puesto al Conicet al borde de la parálisis; baste como ejemplo nuestro propio presupuesto anual, que en 2018 ha visto reducido su monto nominal, sin ajustar por inflación, en un 20 por ciento respecto de 2017”.

Subsidios atrasados y mora

También, “el Conicet ha resuelto no pagar los equipamientos de los Proyectos de Unidades Ejecutoras, que, paradójicamente, fueron creados después de diciembre de 2015; se ha cancelado el pago de la contraparte del Conicet para las compras de equipos con fondos de los Sistemas Nacionales dependientes del Ministerio de Ciencia y Tecnología; se han impuesto normas restrictivas para la presentación a nuevos proyectos PIP; se han suspendido aportes a organismos internacionales y se continúa en mora con el pago de los instrumentos de promoción que maneja el organismo; en este sentido, reclamamos los pagos atrasados y en mora de todos los subsidios otorgados al IPCSH”.

Dos investigadores quedaron afuera

El tercer requerimiento que los integrantes de dicha área realizaron a la cartera de Modernización fue “que se resuelva el caso de nuestros dos investigadores doblemente recomendados, que forman parte de la enorme masa de científicos en los cuales ha impactado la fuerte disminución en el número de ingresos a la Carrera del Investigador Científico del Conicet, poniendo en riesgo la continuidad del trabajo de muchos jóvenes” y, en ese contexto, Vezub añadió que “los cambios abruptos en las bases del concurso de ingreso al Conicet, fomentando el falso debate entre ciencia útil e inútil y debilitando la base del sistema científico, han afectado particularmente a nuestro instituto, que pierde así no sólo la capacidad de investigación, sino también de intervención y vinculación social en materia de problemáticas de alto interés local, como el Desarrollo Urbano y el Planeamiento Territorial; específicamente, solicitamos el ingreso a la carrera de nuestros dos afectados por la crisis de Recursos Humanos que está atravesando el organismo”.

El caso de la doctora Vessuri

Por otra parte, desde el IPCSH del Cenpat solicitaron una “respuesta a las numerosas notas no respondidas, en donde se solicita la recontratación de la doctora Hebe Vessuri, quien en el cénit de su carrera, recibiendo premios y reconocimientos nacionales e internacionales, siendo invitada a homenajes y actos encabezados por el ministro Barañao, y en un momento de gran actividad como científica y formadora de recursos humanos en toda Latinoamérica, recibe el destrato del Ministerio de Modernización que, sin notificarla, no renueva su contrato, en una falta de humanismo y estrategia científica que asombra a propios y ajenos”.
Vessuri, investigadora principal a la que el Conicet le rescindió recientemente el contrato, es según el propio organismo “la primera investigadora de América Latina en recibir el premio John D. Bernal”, de la Society for Social Studies of Science, un reconocimiento que se otorga cada año a un académico que haya realizado una contribución fundamental en el campo de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad. La antropóloga es también autora de 31 libros, cientos de artículos e informes gubernamentales en inglés, español, francés y portugués y fue la primera científica latinoamericana en llegar al Instituto de Antropología de Oxford, en Inglaterra.
En este contexto, científicos de todo el país iniciaron una campaña de recolección de firmas para solicitar a las autoridades del Ministerio de Ciencia y Tecnología que reincorpore de manera inmediata a la doctorada en la Universidad de Oxford.

Plan de Crecimiento

También, Vezub y González José solicitaron que “se dé tratamiento favorable a los numerosos pedidos que nuestro CCT ha elevado a la Sede Central en relación al achique de su planta de Recursos Humanos, ya sea por la no renovación de personal jubilado o que ha renunciado, o por la no incorporación de personal administrativo, contemplada en la creación del CCT en el marco del Plan de Mejoramiento Institucional”.
En este sentido, los investigadores y autoridades del Centro recordaron que “este PMI es el punto central del convenio firmado entre la Secretaría de Articulación Científica y Tecnológica a cargo del actual presidente del Conicet, otrora a cargo de dicha Secretaría, y el presidente de nuestro organismo; desconocer este plan de crecimiento, acordado ampliamente con sectores del Cenpat, la comunidad local y el Directorio del Conicet, es borrar con el codo lo escrito con la mano, aún con la tinta fresca”.

Crecimiento sostenido

Finalmente, a través de la nota, plantearon desde el IPCSH que “la estimación de la Planta Óptima e implementación de sistemas de acceso no ha sido debidamente explicada en sus fundamentos y objetivos, lo cual es grave no sólo en el sistema científico sino en cualquier ámbito laboral serio”, agregando que “no obstante, el aumento de planta del Conicet experimentado entre 2003 y 2015 ha sido concomitante con un incremento sostenido de la eficacia del organismo, medida por entidades internacionales como SCIMAGO; eficacia que ha aumentado en todos los indicadores que pueden aplicársele a un organismo de promoción de la ciencia y la tecnología como el Conicet”.

Sin colaboración local

Consecuentemente, “de no existir mayores argumentaciones, el IPCSH entiende que primero deben resolverse las falencias arriba mencionadas, y sólo después procederse a estimaciones de planta óptima, sea lo que esto fuere; por todo lo anterior, hasta tanto no se atiendan los reclamos planteados, las autoridades del IPCSH firmantes, en pleno uso de sus facultades, quitarán colaboración a cualquier proceso administrativo llevado adelante por el Ministerio de Modernización en nuestra institución”, concluyeron.

Municipalidad de Puerto Madryn