En nuestro país, más de ocho millones de personas se encuentran actualmente en una situación de vulnerabilidad laboral, ya sea por estar desocupados o por tener trabajos informales. De este total, sólo el 16,7 por ciento recurre a los planes de empleo que ofrece el estado para poder insertarse en el mercado laboral. En Chubut, las herramientas se llevan a cabo en una relación conjunta con el Ministerio de Trabajo de la Nación; mientras que en Puerto Madryn hacen hincapié en capacitaciones para personas con dificultades para acceder a un trabajo formal.
En tanto, un informe elaborado por la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES) afirma que el 57% de las personas que están capacitadas para insertarse en el mundo laboral tiene un empleo en blanco, lo que representa un 10% menos que el promedio a nivel mundial.

Herramientas gubernamentales

Además, el texto detalla que en Argentina hay más de ocho millones de personas fuera del mercado formal de trabajo. Puntualmente, la UCES estima que hay 1,2 millones de desocupados; 3,5 millones de trabajadores en negro; y 3,5 millones de autoexcluidos por decisión propia, quienes se niegan a la búsqueda por experiencias adversas.
Igualmente, de todas estas personas, sólo el 16,7%, que representaría a 1,5 millones de habitantes, buscan alternativas en alguna de las 14 herramientas de inserción laboral que ofrece el gobierno nacional a través de los Ministerios de Trabajo y de Desarrollo Social. Específicamente, el plan que llega a más personas es el programa Progresar, que alcanza a 900.000 habitantes, seguido por Argentina Trabaja, con 119.000; Ellas Hacen, con 80.000; mientras que otros 400.000 individuos son beneficiarios de otros programas.
Cabe aclarar que la mayoría de las personas que se encuentra en situación de vulnerabilidad laboral no acude a estas herramientas gubernamentales por falta de conocimiento. Esto significa que los planes impulsados por la Nación carecen de la difusión necesaria.
Asimismo, a principios de mayo, la Nación lanzó el Plan Empalme, el cual consiste en brindar una ayuda económica de 4.000 pesos por mes durante dos años para quienes se incorporen a la vida del trabajo activo. Según afirman desde la Casa Rosada, esta iniciativa tiene como objetivo central “alentar a las empresas a su contratación y al beneficiario a perder el miedo a quedarse sin el subsidio antes de consolidarse en un puesto en relación de dependencia”. Cabe aclarar que esta asistencia está destinada a aquellos jefes de hogar con ingresos inferiores al salario mínimo, vital y móvil, que actualmente es de 9.500 pesos.

Ayudas en Chubut

Al respecto, Juan Carlos Arzán, subsecretario de Empleo y Capacitación de la Provincia, detalló en diálogo con este diario que desde 2015 Chubut empezó a aplicar la herramienta denominada “Mi primer empleo”, que se trabajará de manera conjunta con el Plan Empalme. Esta iniciativa consiste, según el funcionario, en “capacitar a los jóvenes en su lugar de trabajo para que en dos años puedan tener la posibilidad de tener un trabajo genuino”. Al referirse puntualmente al trabajo que está impulsando el gobierno provincial, Arzán remarcó que hacen hincapié en “las capacitaciones que nos piden los municipios, cooperativas o comunas rurales de la provincia. Con esto ayudamos a mucha gente del interior para que se capacite y tenga una mejor salida laboral”.

Reducción de planes

En tanto, el subsecretario de Empleo y Capacitación del Chubut detalló que en 2015 había más de 6.000 personas que acudían a los distintos planes que se ofrecen en todo el territorio provincial. Debido a esto, se hicieron “cruces de datos con ANSES y organismos nacionales, donde descubrimos que había muchas personas que ya estaban trabajando formalmente”. Posteriormente, “se hizo una reducción de aproximadamente de 2.000 individuos”, por lo que “ahora hay 4.000 habitantes chubutenses que son asistidos por estas herramientas”. “En algunos casos estos planes son de 350 pesos, que a esta altura de la vida no alcanzan para absolutamente nada, pero la gente los sigue percibiendo”, sentenció Arzán.

Hincapié en la inclusión

Por su parte, Gastón Medina, subsecretario de Recuperación y Promoción del Empleo de la Municipalidad de Puerto Madryn, en una entrevista con este diario, explicó que las tareas que impulsan desde el Municipio hacen hincapié en las capacitaciones para la inclusión de las personas que se encuentran en “grupos” a los que les cuesta más que a otros conseguir un empleo formal. “Nosotros intentamos equiparar y romper con las desigualdades que existen para determinadas poblaciones. Dentro de todo lo que es el esquema del mercado laboral, hay personas a las que les cuesta más conseguir trabajo por situaciones particulares: jóvenes que no tienen experiencia laboral, personas con discapacidad, que están en recuperación de adicciones, con antecedentes penales, entre otros”, destacó Medina. Además, se refirió al contexto actual que se vive en Chubut y en el país: “En una situación de crisis como la que estamos viviendo ahora, estos sectores son los más perjudicados”.

Aumento de formaciones

A su vez, el funcionario municipal remarcó que en los últimos años se registró un crecimiento de las personas que se suman a estos programas, incluso “las empresas también han comenzado a hacerse eco de estos temas”. Además, coincidió con las declaraciones de Arzán y aseguró que en Puerto Madryn se “ha reducido la entrega de planes”. “Particularmente porque ha habido personas que estaban en esos programas que han conseguido trabajo. Los que no lo han logrado se intenta vincularlos a otros programas que son mucho más amplios y los integran un poco más”, especificó.
“Antes se mantenía una lógica de ayuda inmediata: a aquellas personas que estaban en una situación de pobreza extrema se les daba un plan para que zafen. Esa lógica se ha intentado romper porque no construye algo integrador como puede ser atender una situación específica”, manifestó Medina, al mismo tiempo que precisó que actualmente en Puerto Madryn “200 personas están cobrando un plan social”, mientras que “hace un par de años teníamos alrededor de 400”.

Capacitación con ingresos

El subsecretario de Recuperación y Promoción del Empleo de la Municipalidad de la ciudad portuaria explicó que se abren entre dos o tres capacitaciones por mes para 30 beneficiarios cada una. En tanto, una de las formaciones más grandes es el “Programa de introducción al trabajo”, destinado principalmente a la población joven. “Esta capacitación busca apuntar a cuestiones muy básicas que para muchos es una cuestión nueva: cómo abordar una entrevista de trabajo, se plantean cuestiones comunicacionales, se hace una introducción a la informática básica para poder defenderse con la computadora, se dan algunos lineamientos del derecho laboral para que conozcan sus obligaciones”, sostuvo.
Por último, Medina dijo que “esta capacitación dura cerca de tres meses y los beneficiarios cobran 1.050 pesos para hacerla”. “Es muy importante la formación con ingresos, ya que muchas veces las personas que están en una situación económica complicada tienen que elegir entre capacitarse o trabajar. El tema es que como no se capacitan no consiguen trabajo y si no consiguen trabajo no tienen como subsistir. Nosotros intentamos achicar esa brecha con una capacitación con un ingreso que les permita sostenerse durante el tiempo de la formación para poder salir con otras herramientas a buscar trabajo”, concluyó.

Gobierno de Chubut