Una familia de Sierra Grande que tiene un gimnasio en el barrio la Loma sufrió un robo en el local. Todo ocurrió el martes por la tarde, cuando una instructora que estaba disponible para dar una clase fue al local y se encontró con que le habían robado un parlante potenciado, guantes de boxeo y vendas. “Son instrumentos indispensables para dar algunas clases”, contó Gabriela Villanueva, la docente.
La bronca de la mujer se vio reflejada con una foto del artefacto robado en Facebook, y alertó a los vecinos que no compren si se lo ofrecen. A las pocas horas un vecino de la zona les dio a conocer la captura de un video donde se ve a dos jóvenes que se llevan rápidamente un artefacto entre sus manos.
Inmediatamente esa imagen con la silueta de dos jóvenes se viralizó y muchos lograron identificarlos por la vestimentas. “Quisimos ponerla en Facebook para apelar a la vergüenza social, al escrache y tuvo su resultado”, narró la mujer.
A través de varias personas la foto llegó al padre de uno de los ladrones y le pidieron que entregue las cosas. Grande fue la sorpresa de Gabriela y su esposo José Luis Zambrano cuando golpearon la puerta y estaban los padres de uno de los ladrones, “lo trajeron a devolver las cosas y a pedir disculpas”, contó la instructora.