El Sindicato de Camioneros de Hugo y Pablo Moyano concretará hoy un paro nacional a raíz del conflicto salarial, mientras gremios de las dos CTA también realizarán una huelga y sumarán una movilización de Plaza de Mayo, incluyendo a docentes y estatales, por paritarias mayores al 15% y en rechazo al acuerdo con el FMI.
En el marco del paro, la CTA de los Trabajadores de Hugo Yasky y la CTA Autónoma de Pablo Micheli realizarán una marcha desde las 15 a Plaza de Mayo, con la presencia también de afiliados de Camioneros e integrantes de las organizaciones sociales Barrios de Pie, CTEP y la CCC, donde se hará un acto en el que pronunciarán duras críticas contra el Gobierno.
En el caso de Camioneros, la medida de fuerza se da tras fracasar audiencias con las cámaras empresariales en las que el sindicato se mantuvo en su pedido de aumento del 27%, en medio del enfrentamiento entre los Moyano y el Gobierno que promueve una pauta salarial inferior.
La huelga afectará a ramas de la actividad de los camioneros, por lo cual no habrá transporte de mercaderías, de caudales, ni recolección de residuos.
El gremio de los Moyano aclaró que el paro será solo una retención de tareas y no incluirá cortes de ruta por parte de los trabajadores camioneros, mientras que movilizarán afiliados a la marcha en Plaza de Mayo.
En el caso de las CTA, la medida de fuerza se verá reflejada especialmente en las escuelas, ya que pararán los sindicatos docentes que integran CTERA, como Suteba en la provincia de Buenos Aires y UTE en la Capital Federal.
También se verá afectada la atención en dependencias públicas de la ciudad de Buenos Aires por la adhesión de ATE-Capital y el transporte de pasajeros en subtes, que será paralizado entre las 20 y las 23 por los metrodelegados de la AGTSyP, dos sindicatos que integran la CTA de los Trabajadores.
En tanto, la movilización por la tarde frente a la Casa Rosada se verá reforzada por la presencia de integrantes de los movimientos sociales que comparten el plan de lucha de estos sectores sindicales opositores al macrismo, el cual se puso en marcha el 21 de febrero último y luego tuvo continuidad en otras manifestaciones.

Marcha a Plaza de Mayo

La actividad de la CTEP, Barrios de Pie y la CCC en el paro comenzará horas antes de la marcha a Plaza de Mayo, ya que desde las 11 estarán instalando “ollas populares” frente al Ministerio de Desarrollo Social, lo cual complicará el tránsito sobre la avenida 9 de Julio.
“La medida se inscribe en rechazo al ajuste, a los tarifazos y a los despidos, contra la entrega de la soberanía nacional al FMI, contra la reforma laboral, por paritarias libres para todos los sindicatos, por la reincorporación de los despedidos y por un bono de emergencia de acuerdo a la inflación para todos los jubilados”, sostuvo Micheli el martes último, al encabezar con Pablo Moyano y Yasky una conferencia de prensa.
Por su parte, la regional de Luz y Fuerza-Zárate anunció que también adherirá al paro de este jueves “en repudio a las medidas regresivas aplicadas por el Gobierno nacional”, según indicó en un comunicado.
La medida de fuerza de Camioneros y las dos CTA se lanzó días atrás para presionar a la CGT a fin de que también convocara a una huelga, que finalmente será el lunes 25 de este mes, fecha en la que todas las organizaciones que pararán este jueves también volverán a hacerlo, sumándose así a la convocatoria de la entidad de la calle Azopardo.

Amenaza de multa

El Gobierno advirtió que multará al sindicato de Camioneros por el paro nacional de actividades que convocó para este jueves por la falta de acuerdo en la negociación salarial con las cámaras empresarias del rubro. La amenaza elevó un peldaño la tensión con el sindicalista que un día antes de lo previsto confirmó la huelga por toda la jornada que coincidirá con una medida de esa índole dispuesta por las dos versiones de la CTA, con marcha a la Plaza de Mayo. La última vez que el gremio de choferes fue sancionado económicamente fue en 2012, recién iniciada la confrontación que llegó hasta el final del mandato de Cristina de Kirchner.
Según avisó el Ministerio de Trabajo, la pena económica tiene que ver con la vigencia de la conciliación obligatoria que esa cartera dictó la semana pasada cuando el sindicato amagó con realizar asambleas con paralización de actividades. “Nosotros impugnamos esa conciliación porque no hubo tal conflicto la semana pasada así que podemos perfectamente hacer paro el jueves”, le dijo a este diario el abogado Hugo Antonio Moyano, hijo del líder sindical.
De acuerdo a esa premisa, y sobre la base de unos 200 mil afiliados del gremio, la penalidad puede tener un mínimo de 450 millones de pesos. Aunque existe un antecedente en 2012, derivado de un paro en la rama de combustibles, la sanción nunca llegó a pagarse y terminó por ser anulada por un fallo judicial.

Escala el enfrentamiento de Moyano con la Rosada

La disputa está centrada entre Moyano y el Gobierno. La cámara empresaria, con altibajos, funcionó en los últimos años más como apéndice del gremio y creció a la par en asociados y poderío económico. De hecho el camionero se ocupó desde los años del kirchnerismo por blindar financieramente el sector para asegurarse la contratación en blanco de afiliados para su gremio y beneficiarse de acuerdos mutuos de capacitación y licencias. Las mayores disputas del sindicalista, entonces y ahora, fueron siempre con los funcionarios.
Más allá de confirmar la medida de fuerza de hoy, Moyano aclaró que no habrá cortes de ruta ni obstaculización del tránsito. “Los camiones se quedarán al costado de la ruta o en estaciones de servicio. No vamos a hacer nada que no corresponda”, aclaró en respuesta a las advertencias de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, de apelar a la “fuerza pública” en caso de cortes.