Un grupo de trabajadoras denunciaron al delegado del IPV en Comodoro, Daniel Carrizo, acusándolo de hostigamiento y maltrato. “Vamos a hacer una denuncia por todo el maltrato que hemos tenido, el maltrato psicológico hacia nuestra persona. Yo me tuve que retirar por ese motivo y amenazas en cuanto a si no se cumple lo que él hace te despide del IPV, porque él se maneja como quiere”, aseguró Verónica Blackwood, una trabajadora del organismo provincial.
Blackwood denunció que Carrizo “me llegó a revisar el celular. El tenía problemas con una compañera y él decía que yo le escribía a ella enviándole información sobre él. Él se siente perseguido; no sé cuál era su causa. Yo me retiré por mis propios medios cuando ya no aguanté más el hostigamiento”, dijo la trabajadora en diálogo con la emisora, La Cien Punto Uno, y aclaró que “él nos hizo firmar renuncias en blanco y nos hacía quedarnos hasta después del horario de trabajo. Nos obligaba a quedarnos cuando él quería. Nos tenía como prisioneros. Somos varios los que estamos en la misma situación”.
En tanto que Mariela Uribe, otra trabajadora, afirma que fue agredida por Carrizo, “tengo el brazo con moretones”, dijo y aseguró que “nunca me tomaron la denuncia en la policía, me sacaron todas las pertenencias, a mí, a mi esposo y a mi hija y nos dejaron en calidad de detenidos”.
“Recién el sábado a las 14 horas, que nos llevaron a la audiencia de control de detención, pude comunicarme con mi familia. No entiendo la impunidad que tiene Carrizo. Él es quien agrede y hostiga”, manifestó la mujer. (Fuente: ADNSur)