TRELEW – En un control, los guardias de la Alcaidía evitaron que cuchillos, un teléfono celular y drogas llegaran a manos de un preso y, en represalia, entre varios reclusos incendiaron frazadas en un pabellón en donde, tras evacuarlo, las autoridades encontraron una “faca” dentro de un pan y algunas puntas. Presumen que querían armarse para un motín. El hecho ocurrió el martes por la tarde y el jefe de la dependencia, el comisario Gabriel Araujo, relató que “al momento en que se realizaba el control de los alimentos a una persona que venía a visitar a uno de los internos, se detectó en un tupper con una ensalada primavera, una navaja retráctil, hojas de cuchillos Tramontina, un teléfono celular, pastillas con psicofármacos e inclusive varias bolsitas con una sustancia que presumíamos que era cannabis sativa (marihuana)”. Producto de ello, “algunos de los internos que estarían esperando ese alimento prendieron fuego unas mantas que tenían en el pabellón y a partir de ahí se solicitó colaboración a la gente de las Comisarías y al equipo de requisas de la Alcaidía, hicimos una requisa en el pabellón, tuvimos que desalojarlo previamente producto del fuego que se desarrollaba en una de las puertas trampa, así que, se logró disipar el incendio”, señaló. Sin embargo, la persona que intentó ingresar las armas blancas y la droga no quedó detenida, sino que, desde la Justicia Federal de Rawson, increíblemente, no ordenaron ninguna medida hacia ella. La revuelta y quema de cobijas se produjo en el Pabellón 3, en donde hay al menos 15 reclusos condenados por diferentes delitos.

Municipalidad de Trelew