Trabajadores de la construcción reclaman por la paralización de la obra de ampliación del Centro de Aplicaciones Bionucleares (CABIN). Este viernes, el presidente de la Comisión Nacional de Energía Nuclear (CONEA), Osvaldo Calzetta confirmó que en los próximos días una nueva empresa se hará cargo de la obra. Desde la institución de salud cuestionan la modalidad de reclamo de los trabajadores de la UOCRA, porque queman neumáticos a las puertas del lugar donde se atienden pacientes bajo tratamiento oncológico.
Respecto del reinicio de las obras, Calzetta sostuvo que “nos pusimos a negociar con otras empresas, y esas negociaciones están muy avanzadas y esperamos que en los próximos días se resuelva y pueda empezar la obra de nuevo”.
“El año pasado se realizó una licitación entre varias empresas para otorgar la empresa a través de INVAP, y esa fue después de esta licitación, la empresa ganadora fue SOFRA que empezó a hacer los trabajos y en el medio, la empresa tuvo problemas que hacen que no pueda seguir el trabajo y cuando nos anoticiamos de esto, nos pusimos a ver cómo podíamos solucionar el tema porque es importante que las obras tengan continuidad”, dijo el funcionario.
En ese marco, Calzetta indicó que el reinicio de las obras “será en corto plazo y una vez que firmemos con la empresa, tardará en movilizarse pero esto va a tener una solución feliz y en corto tiempo”.

Cuestionan quema de neumáticos

El director administrativo de CABIN, Juan José Nieto, remarcó que la situación respecto de la suspensión de la obra, no depende de ellos y pidió solidaridad con los pacientes oncológicos porque “hay un tema más importante que la obra y es la arbitrariedad de la UOCRA quemando cubiertas, sabiendo que eso es un acelerador oncológico”, dijo.
“Tuvimos que aumentar la dotación de personal de limpieza porque el hollín empezó a invadir la parte de aparatos de tratamiento para la gente”, remarcó Nieto al señalar que “el tema del retiro de trabajadores de la empresa no es un tema que me incumba a mí porque el Centro no tiene nada que ver. Fue incluido en un programa de medicina nuclear donde lo incluyen con el mejoramiento de todo el equipamiento e incluía la obra de ampliación de 1300 mts2. El proceso se continúa; el INVAP hizo un llamado a licitación que ganó Sofra, empezó la obra el 1 de noviembre; la empresa abandonó la obra y la gente quedó despedida”.
Nieto reconoció que “el reclamo es justo”, pero se preguntó “¿qué tiene que ver el CABIN o el Hospital que la empresa los haya abandonado, por qué no van a reclamar al municipio, empresa o Secretaría de Trabajo?”, exclamó el responsable de la institución sanitaria al remarcar que “encima le ponen dos inspectores para que en determinado momento les corten la ruta y no es justo porque tenemos pacientes oncológicos y es un acto criminal. Algunos por omisión y otros por acción”.