Por Diego Laje

Siempre alguien se queda afuera, generalmente quien no anticipa cuándo sentarse. El gobernador Mariano Arcioni actuó sorpresa cuando la Casa Rosada quitó beneficios y dejó a muchos sin asiento en su provincia.

¿De qué habla cuando conversa con Frigerio? No queda claro que hablen de los recursos del terruño.

“Necesitamos mantener los beneficios históricos”, estuvo entre las palabras de Arcioni en el Nuevo Palacio Aurinegro este sábado. Luego, anunció dos recursos judiciales para frenar las quitas (ver esta edición).

¿No hubiera sido mejor mantener los beneficios históricos sentado frente al Ministro del Interior en lugar de esperar a que se quiten? ¿No hubiera ahorrado tiempo, recursos y capital político formar el bloque patagónico antes de todas estas idas y venidas? Anticipar los cambios en la música es la mejor forma de mantenerse bien ubicado en el baile de las sillas.

Estar cerca es muy bueno, pero juntos es mejor

El Gobernador volvió a invitar a la unión, igual que el dueño de casa, el intendente Ricardo Sastre. Sin embargo, los llamados fueron muy distintos. Arcioni quiere juntarse para pelear, Sastre se junta para hacer amigos. Uno busca no caer, el otro quiere ascender. Mas adelante se volverá sobre esto.

El discurso de Sastre fue una diferenciación extrema del gobernador. No dejó de repetir una significativa diferencia con la administración provincial, “nuestro equipo es de gente integra, dedicada y transparente”, se autodescribió. Estos términos sonarían irónicos en boca de muchos con despacho en Fontana 50.

Sastre se subió al escenario con su antecesor, Carlos Eliceche, con la excusa de otorgar tierras al Club Guillermo Brown -repasemos: en una sede del Club Madryn. El intérprete brasileño Roberto Carlos tendría una canción justo para ese momento.

Entre tanto, el exintendente Carlos Eliceche estaba sentado solo, quizás también pedía por un millón de amigos. La soledad de Carlos, Eliceche, mostraba los espacios que quedaron sin ocupar entre las sillas plásticas blancas que esperaban desplazadas a invitados ausentes.

Atrapados sin salidas

Cabe destacar que muchos de quienes hubieran tomado asientos este sábado no pudieron venir, por no poder abandonar sus respectivos alojamientos. Las autoridades intervinientes no dieron salidas transitorias para festejar el cumpleaños 153 de #LaMasLinda -la etiqueta de Twitter impulsada por los organizadores.

Una lástima que no haya más magistrados como la Dra. Patricia Asaro en la provincia (ver: https://goo.gl/6Aq8GQ).

Si bien Arcioni puso a todos en vilo ¿viene o no viene? fue la pregunta que originó rumores toda la semana, hubo alguien que sumó más suspenso todavía. Luego de iniciado el acto, después de que el conjunto El Camaruco hiciera música con distintas partes de una bicicleta, llegó Adrián Maderna, ejecutivo de Trelew. Claudia Loyola, líder de Camarones, también “no-faltó”.

Cuando se apaga la luz

El ingreso de Maderna en la oscuridad dejó a varios pensando cuánta de su vida política pasa fuera del ojo público ¿Estará armando algo en las sombras? Haberse movido tan bien en la penumbra abona lo que algunos dicen: buscaría reliquias del ChuSoTo en excavaciones arqueológicas de distinta profundidad peronista. Quizás, recuperaría alguna vieja silla, o jugador, para agregar al baile.

Dos estridentes ausencias las dieron Dante Bowen, jefe de Dolavon, y Javier Roldán, faraón de Pirámides. Tras acercarse el año pasado, este faltazo dejó comentario; especialmente cuando el dueño de casa, Ricardo Sastre, hizo un discurso de campaña para toda la provincia y luego que Carlos Linares, intendente de Comodoro Rivadavia ausente este sábado, lo “ubicó en la carrera electoral” para 2019 (ver: http://www.eldiariodemadryn.com/2018/07/linares-ubico-a-sastre-en-la-carrera-electoral-a-la-gobernacion/). Dos que prefirieron no arrimarse a ver de qué se trata.

Entre tanto, Sastre parece que habló para estos dos últimos, y también para Arcioni -entre muchos otros, “creo que nosotros debemos apoyar la provincia por encima de cualquier diferencia ideológica”, fue un pasaje de un discurso sin contraposiciones.

Quizás la crítica más dura que se reservaron el ejecutivo provincial y el madrynense fue la pronunciación de sendos bostezos durante la intervención pública del otro. Pronunciamiento diplomático, quizás haciendo honor a la conocida cordialidad galesa -sólo representada por su bandera, sin guiños en la avasallante presentación de los siete bailarines de Camaruco.

No estuvo ninguna de las figuras reconocidas del Pro a nivel provincial y nacional. Si Sastre está armando algo, hay que ver hasta qué punto eso es un Pro-blema. Esas sillas también quedaron vacantes, aunque sobre ninguna pesaba orden de captura.

Y siguiendo con la cordialidad galesa, Sastre pareció apuntarle al gobernador con una frase atractiva, “ante la falta de recursos, recurrimos a la imaginación”. No era apropiado sugerir que devolver lo robado sería algo que está entrando en la cabeza de muchos y cada vez está más presente en el imaginario colectivo. A pesar de que algunos debates sobre la extinción de dominio parecen haberse quedado sin sillas públicas que los apoyen, estas líneas siguen en las letras de la música de fondo.

Para el cierre, el dueño de casa se reservó la frase más fuerte. Una para dejar en claro que hay una construcción anticipándose al final de la música con intenciones de ocupar una silla. Un asiento que Arcioni no querría dejar, según Linares (ver https://goo.gl/FGPq5v). “Todos juntos por Madryn y todos juntos por Chubut”, lanzó el intendente local, quizás la banda sonora para los bailes de este verano.