El intendente Carlos Linares encabezó una nueva entrega de aportes económicos pertenecientes al Fondo de Asistencia Educativa Municipal (FAEM) para cooperadoras y bibliotecas públicas de la ciudad.
El acto se realizó en el Centro de Información Pública, y contó con la presencia de autoridades municipales y representantes de las distintas instituciones educativas beneficiarias.
En la oportunidad, Linares puso en valor la iniciativa al sostener que “somos el único Municipio del país que hace aportes del FAEM a las cooperadoras y bibliotecas públicas; sin dudas, es un dinero importante que llega a la gente y al sector que realmente vive la realidad de las escuelas” y aseguró que “se destinan más de 35 millones de pesos por año a través de este fondo”.
“El FAEM es uno de los aportes más lógico y genuino que recibe nuestra educación libre y gratuita, para la que debemos ser partícipes como sociedad; ser parte de la vida de los colegios y no dejarlos en soledad”, enfatizó.
El Intendente reafirmó el compromiso del Ejecutivo local al aseverar que “vamos a seguir haciendo el mayor esfuerzo, llegando a la gente que más lo necesita y sin hacer ningún recorte de asistencia. Queremos modificar la Ordenanza del FAEM para que los directivos de los establecimientos también formen parte y nos ayuden al control y seguimiento del dinero que llega a los colegios”, culminó.

Beneficiarios

Varios de los beneficiarios de los aportes económicos que otorgó el Ejecutivo municipal, correspondiente a los meses de marzo, abril y mayo de 2018, manifestaron su agradecimiento, subrayando que “son fondos que se invierten exclusivamente para los alumnos”.
En ese marco, desde la Cooperadora de la Escuela N°302 “Hospitalaria y Domiciliaria”, su responsable, Pedro Cafaro indicó que “en nuestro caso los fondos recibidos son muy esperados porque son destinados a los chicos para que puedan estudiar desde la casa; hay que buscar recursos de todos lados y el Municipio con esto nos da una gran ayuda”.
Asimismo, Francisco Giménez de la Escuela Provincial N° 2, dijo que “nuestra institución tiene un comedor y este aporte económico nos permitirá comprar elementos necesarios para la cocina, ya hemos mejorado con lo que recibimos anteriormente el aula de música. Es un recurso realmente bueno para la escuela, hay muchas necesidades y siempre hay que reponer algo”.
Por otra parte, María Teresa Quinteros de la cooperadora de la Escuela N° 723, remarcó que “desde 2016 que contamos con este beneficio municipal, hemos logrado comprar libros nuevos, conseguir cosas para el laboratorio, invertimos en heladera, en elementos que son muy importantes para los alumnos y para el desarrollo de sus actividades escolares”. En tanto, Verónica Uribe de la Escuela N° 146, dijo que “cada vez es más importante porque los aportes son mínimos y con esta ayuda extra podemos solventar las necesidades”.