El presidente Mauricio Macri estuvo hoy en Córdoba para presenciar un acto en una automotriz que lanzó un nuevo modelo de camioneta. En la oportunidad, el titular de la Casa Rosada estuvo acompañado por el gobernador local, Juan Schiaretti.

El encuentro se da en pleno debate entre el Ejecutivo nacional y los mandatarios provinciales, en el que están negociando por los recortes anunciados por la Nación, que repercutiría directamente en las recaudaciones regionales.

Por su parte, Macri volvió a referirse a la situación económica del país utilizando la metáfora de la “tormenta”, aunque afirmó que esta vez “no es igual a las del pasado”. “También nos topamos con la crisis energética y la sequía.  No dudamos del rumbo. Más allá del miedo por este mal momento, esta tormenta no nos va a detener porque sabemos a dónde vamos”, destacó el mandatario.

Al referirse a las expectativas que existen de cara al futuro inmediato, el Presidente remarcó que “toda la industria automotriz invertirá más de 5.000 millones de dólares. A pesar de esta tormenta, hay muchas cosas buenas y Vaca Muerta es una de ellas. Vamos a exportar petróleo”.

Ante la mirada atenta de Schiaretti, el titular del Ejecutivo nacional habló sobre la relación entre la provincia mediterránea y la Casa Rosada. “Luego de muchos años de no recibir ayuda de la Nación, Córdoba tiene muchas obras en marcha. Esto no significa negar la realidad, pero también hay que decir las cosas que están bien”, concluyó.