El presidente Mauricio Macri reconoció por primera vez que el 2018 cerrará con una inflación cercana al 30%, casi el doble de lo que había calculado su gestión a fines del año pasado tras la readecuación de metas.
Explicó que es consecuencia del “tormentón” que generó la devaluación del peso y la suba del precio internacional del petróleo.
Además, le recomendó a la ciudadanía que busque y compare precios. Casi imitando a la histórica titular de la Liga de Amas de Casa, Lita de Lázzari, que acosejaba “camine señora, camine” para cuidar el bolsillo, dijo: “La gente tiene que caminar, mirar, porque en este momento de devaluación hay más menos 30% en los precios. Va a un lugar… Yo le pido a los cordobeses que se cuiden, que miren, que comparen precios hasta que esto se equilibre. Y que estén atentos a los vivos”.
En declaraciones a la radio Cadena 3, el jefe de Estado explicó que en el inicio de su mandato intentaron controlar los precios apostando a una reducción de gasto público “en forma lenta”, pero luego entendieron que “eso no anda”.
“Tenemos que bajar más rápido el déficit fiscal para que podamos ganarle a la inflación”, explicó. Y valoró que el país se “salvó” de ingresar en una espiral alcista de un millón por ciento, como sucede en la Venezuela de Nicolás Maduro.
Macri dijo además que no pudieron cumplir con las metas que se habían fijado porque tuvieron que aumentar las tarifas “un 1.000%” tras varios años de atraso. “Ahora estamos mucho más cerca y tenemos mucho más claro cuáles son los problemas con el gasto público”, precisó.
Y volvió a mostrarse optimista. “Este mes la inflación baja y seguirá a la baja y en dos o tres año tendremos un dígito”, vaticinó.

“El mercado cambiario está tranquilo”

“El Banco Central ha tranquilizado el mercado cambiario y sabe que tenemos que ir bajando la tasa de interés porque afecta al consumo”, señaló Macri sobre la gran preocupación de los argentinos desde fines de abril: el valor del dólar.
Sobre la volatilidad, reiteró lo mismo que dijo este lunes en Córdoba: “Esta tormenta no es igual que las anteriores porque sabemos dónde vamos, reaccionamos rápido, tenemos el apoyo del mundo y tenemos cuestiones que nos permiten pensar en crecer: record de turismo, record de siembra de trigo, las inversiones en Vaca Muerta o en el litio”, enumeró.
Recalcó la dualidad por la que está pasando el país, que en su visión evidencian ,por una parte, “varias cuestiones que no están funcionando, temas de fondo sin resolver” pero, por otra, muchas posibilidades.
El jefe de Estado señaló que la autoridad monetaria “tiene que ir logrando la baja de la tasa de interés porque (esta) afecta al nivel de actividad, impactando en el financiamiento del consumo y las pymes”.
El Presidente elogió la forma en la que la gestión de Luis Caputo, quien asumió al frente del Central el 14 de junio, fue sobrellevando la turbulencia financiera y logró “tranquilizar al mercado cambiario”.
Macri señaló también que la Argentina tiene un “problema bimonetario” dado que si bien su moneda propia es el peso, gran parte de la actividad económica opera bajo una fuerte influencia del dólar estadounidense.

Sica se muestra optimista

El ministro de Producción, Dante Sica, destacó este martes que “estamos recorriendo los últimos metros de esta crisis” y que el mercado cambiario “se encuentra cada vez más cerca de una estabilización, lo que permitirá una baja de las tasas de interés para empezar a tener una economía que le dé respiro a la cadena de pagos” de las empresas pymes.
“La política monetaria expansiva te convalidaba cualquier aumento irresponsable de precios. Por eso, tenemos una política muy estricta en términos macroeconómicos relacionada con la baja del déficit fiscal y del recorte del financiamiento espurio para el sector público”, detalló.
El funcionario dijo que el Gobierno transita por dos andariveles en materia económica: por un lado, está la agenda de acción inmediata, que tiene en cuenta los efectos de la sequía y de precios relativos, que afecta el nivel de actividad, mientras que ensimultáneo se está trabajando con cuestiones vinculadas a la cadena de pago para atender los reclamos de sectores más volcados al consumo interno como el de electrónicos, textiles y calzados”.
“Por el otro, se está trabajando con una una agenda de mediano plazo con las mesas sectoriales con el objetivo de potenciar el proceso de exportación de las empresas”, agregó y enfatizó “tratamos de promover las reformas estructurales que son necesarias para exportar más y también para fortalecer el mercado interno”.
Consultado sobre el rol de la AFIP, Sica destacó que “somos concientes que muchos empresarios, que han venido cumpliendo con los impuestos o que tienen una actitud foraml desde el punto de vista económico, se les ha hecho cuesta arriba en estos últimos meses, por lo que se está estudiando planes de pagos más ágiles que se anunciariarán en estos días”.

El dólar minorista finalizó julio con una baja de 5%

El dólar finalizó la última jornada del mes al alza, por mayor demanda por coberturas lógicas del cierre del período, aunque en el acumulado de todo julio su precio retrocedió 54 centavos, indicando que en las últimas semanas el mercado cambiario operó equilibrado y con una menor demanda.
La ecuación de la actual “paz cambiaria” pasa por una mera lógica inversora: mientras en todo julio el precio del billete estadounidense descendió 5% respecto al máximo histórico tocado a fines de junio de $28,85, las tasas de interés rinden de forma mensual alrededor del 3,8% (45% anual en el caso de las Lebac).
Leáse, las rentas en pesos fueron positivas y ofrecieron una mejor alternativa para los ahorristas, que prefirieron esta alternativa en vez de estar colocados en dólares. De hecho, en las últimas semanas la demanda de divisas fue menor, y aparecieron más ofertas provenientes del sector financiero.
De hecho, pese a que el volumen total operado avanzó 49% este martes, al negociarse u$s606 millones, este registro quedó muy lejos del récord de u$s1.017 millones del último día hábil de junio.
Cabe recordar que la moneda norteamericana llegó a escalar en el primer semestre 56%, pero con la baja de julio el ascenso acumulado en todo el 2018 llega a 47 por ciento.
Por cierto, por primera vez en todo el año terminó un mes en negativo el recorrido del valor del dólar.
En el rubro mayorista, el billete operó con una suba de 13,5 centavos con respecto al cierre anterior, ya se negoció a $27,39.