Luego de terminar la primera ronda de reuniones, el gobierno de Mauricio Macri garantizó a las provincias que el ajuste para lograr un déficit fiscal del 1,3% del PBI en 2019 no impedirá que el año próximo todas reciban más fondos que en 2018. Además, anticipó que el recorte de $100.000 millones se repartirá, entre ellas, en un esfuerzo similar al índice de la coparticipación federal.
Según confiaron altas fuentes de la Casa Rosada, la distribución de recursos a las provincias podría crecer en términos reales (por encima de la inflación) entre un 6% y un 9%. Ello surgirá del aumento del 3% de la coparticipación que antes retenía la Anses, el aumento de la coparticipación del 6% y el préstamo del Fondo Sojero del 3 por ciento.

El reparto

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, señaló que “pese al esfuerzo que les pedimos, en 2019 las provincias tendrán más recursos que este año”. Agregó que “ninguna provincia, independientemente del esfuerzo que les estamos pidiendo, va a recibir menos recursos en términos reales que en 2018” y subrayó que “tendrán más fondos que este año”.
El Gobierno recibió a cuatro distritos. Los secretarios de Provincias, Alejandro Caldarelli, y de Hacienda, Rodrigo Pena, y el subsecretario de Relación con las Provincias, Paulino Caballero, se reunieron por separado con los ministros de Hacienda de Catamarca, La Rioja, San Luis y Río Negro. De ese modo, la semana próxima comenzará la segunda ronda de encuentros con ministros provinciales, que harán sus propuestas de recortes fiscales para alcanzar la meta del déficit de 1,3% del PBI, según lo acordado con el Fondo Monetario Internacional hace un mes.

Traspaso de empresas

En el Gobierno confirmaron que ya está acordado con las provincias de Buenos Aires y con la Ciudad de Buenos Aires el traspaso de las empresas de distribución eléctrica Edenor y Edesur al área metropolitana. Si bien estos dos distritos no tendrán más gastos en subsidios, porque ambas ya no reciben esa ayuda, sí tendrán la responsabilidad de aumentar las tarifas de luz.
También se les traspasará el gasto de la tarifa social de agua que está en manos de Aysa, aunque no se transferirá por ahora la empresa. Además, el gobierno nacional retendrá el manejo del presupuesto para las obras de cloacas y agua potable. Tal como se acordó hace dos semanas, la Nación tendrá que recortar $200.000 millones de pesos para llegar a la meta, en tanto que las provincias deberán ajustar $100.000 millones. El esfuerzo de las provincias se dividirá por un índice similar al de coparticipación federal.
También se supo que la Nación le transferirá a las provincias, según acuerdos individuales y más de 30 puntos, otros gastos del presupuesto nacional.

“Tendrán más fondos”

El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, aseguró que “ninguna provincia, independientemente del esfuerzo que les estamos pidiendo, va a recibir menos recursos en términos reales que en 2018” y recalcó que, por el contrario, las provincias “tendrán más fondos que este año”.
En relación a los encuentros entre el Gobierno nacional y los ministros de economía provinciales en el marco de la discusión por el Presupuesto 2019, el titular de la cartera de Interior, Obras Públicas y Vivienda recalcó que “nadie pone en duda las metas del 1,3% de déficit en términos del producto para el año que viene y de equilibrio fiscal para el 2020” sino que el foco de la discusión gira en torno a “cómo se llegan a esas metas”.

Obras de infraestructura

A su vez, el funcionario nacional subrayó que “la indicación del Presidente es priorizar las obras de infraestructura por encima de otros gastos porque esas son las cosas que realmente mejoran la calidad de vida de la población”.
En este sentido, señaló que “los gobiernos anteriores entendían que la forma de hacer política era precisamente condicionar el envío de esos recursos a la actitud política que tomara el gobernador o el intendente”. Y concluyó: “Eso se terminó. Con el gobierno de Macri hoy las provincias reciben más recursos automáticos que nunca antes y eso es lo que tiene que ocurrir”.

El Gobierno quiere que las provincias financien las viviendas sociales

El Presupuesto 2019 tendrá un fuerte ajuste en los gastos de capital para cumplir con la meta de déficit de 1,3 por ciento acordada con el FMI. Y los recortes afectarán a todos. Por eso, el Gobierno busca que las provincias se hagan cargo de los programas de viviendas sociales, que en la actualidad se financian con fondos de la Nación.
Así quedó claro en una reunión que encabezó el martes el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, con representantes de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco).
Gustavo Weiss, presidente de Camarco, lo dijo sin rodeos: “El Gobierno nacional termina de girar los últimos fondos del Plan Federal de Vivienda, que viene del gobierno anterior, y dijo que lo quiere discontinuar”.
La intención del Ejecutivo es que esas partidas presupuestarias sean reemplazadas con recursos que la Nación gira a las provincias de manera automática a través del Fondo Nacional de Vivienda (Fonavi). “La filosofía es que las provincias sean las que construyan las viviendas y ahí entra el Fonavi”, dijo una fuente al tanto de las gestiones.
“Estamos trabajando junto con la Secretaría de Vivienda y el Banco Nación para encontrar caminos para el financiamiento. Además, avanzamos en cuestiones que tienen que ver con el uso de los recursos del Fonavi que están o deberían estar destinados a la construcción de viviendas y que en muchas provincias se utilizan para atender otros tipos de gastos”, sostuvo el subsecretario de Coordinación de Obra Pública Federal, Ricardo Delgado.

Gobierno de Chubut