El Gobierno espera la respuesta de las provincias a la propuesta de ajuste fiscal para definir el proyecto de ley de Presupuesto que presentará al Congreso en septiembre próximo, con un recorte del gasto que rondará los $200.000 millones solo a nivel Nación.
La Casa Rosada espera que las provincias contribuyan con otros $100.000 millones de recortes, para cumplir la meta de recorte fiscal prometido al FMI.
Se espera que el borrador del proyecto incluya la suspensión de obras públicas, el freno a la construcción de viviendas y reducciones en la ayuda salarial para fondos docentes.
En el Ministerio de Hacienda y Finanzas preparan una reunión para los próximos días con el fin de definir el recorte que las provincias deben reducir de sus gastos, para poder cumplir el recorte prometido al FMI.
En el tramo final de las negociaciones, el gobierno de Mauricio Macri le propuso transferir a la provincia de Buenos Aires y al Gobierno de la Ciudad el costo de los subsidios al transporte por 250 millones, el de la tarifa social del agua, de 800 millones, y el control de los aumentos de las tarifas de Edenor y Edesur.
En cambio, les endosará a las otras 22 provincias, el costo del Fondo de Incentivo Docente, de 20.000 millones; les quitará 25.000 millones de la recaudación de la soja; rebajará parte de los 40.000 millones de obras públicas, y no se permitirá postergar la rebaja del impuesto de Ingresos Brutos de la última reforma tributaria.
El gobierno tomó medidas que repercuten en los presupuestos provinciales como el recorte de las asignaciones familiares, que castigó a la Patagonia y al norte del país, que afectara el consumo.
Hay otras discusiones pendientes, por ejemplo, cómo se realizará el recorte de obras públicas, y como serán afectada cada una de las provincias. Ya se sabe que el gobierno suspendería por ejemplo las obras de dos centrales nucleares, la represa de Chihuidos en San Juan y se ralentizarán las obras de las represas sobre el río Santa Cruz, todas decisiones que golpean fuerte contra el nivel de actividad de las provincias.
Esto implica unos $50.000 millones, pero los gobernadores quieren que se discuta todo, incluso los $20.000 millones que estiman de la tarjeta SUBA y los $40.000 millones del sistema ferroviario.El número del recorte en las provinciasSegún los números que presentó Hacienda a los ministros de Economía de las provincias Buenos Aires, deberá alcanzar un ajuste de $22.852 millones, y la Ciudad de Buenos Aires, alrededor de $5.147 millones.
Entre las provincias, el ajuste en Corrientes alcanzará a $3.420 millones; Mendoza, $3.747 millones; y Jujuy, $2.559 millones, según los porcentajes de coparticipación.
En Córdoba, el ajuste deberá llegar a $8.134 millones, y en Santa Fe a $8.364 millones, Chaco $4.500 millones, Entre Ríos $4.400 millones y Tucumán $4.200 millones.
En el resto de las provincias el ajuste pretendido en millones es el siguiente: Catamarca: $2.400; Chubut, $1.500; Formosa, $3.200; La Pampa, $1.600; La Rioja, $1.800; Misiones, $3.000; Neuquén, $1.600; Río Negro, $2.200; Salta, $3.500; San Juan, $3.000; San Luis, $2.000; Santa Cruz, $1.400; Santiago del Estero, $3.700; y Tierra del Fuego, $1.100 millones.

Gobierno de Chubut