La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, defendió los cambios en el rol de las Fuerzas Armadas y rechazó las críticas de la oposición y organismos de derechos humanos, al afirmar que “es un invento que va a haber militares en las calles”.
“El objetivo del decreto es lograr que las Fuerzas Armadas sean una institución que tengan un lugar en la democracia y un quehacer”, sostuvo la funcionaria nacional respecto del decreto firmado días atrás por el presidente Mauricio Macri.
En diálogo con Radio Nacional, la integrante del Gabinete consideró que el kirchnerismo logró “pauperizar, desarmar y llevar a una indefensión” a las instituciones castrenses.
Asimismo, se refirió a la movilización que realizaron organismos de derechos humanos y fuerzas de la oposición: “Esto que dicen que va a haber militares en las calles es todo un invento, una mentira”.
Bullrich indicó que “el objetivo en la frontera norte es que haya un apoyo logístico sustantivo e importante de las Fuerzas Armadas a las de seguridad: esto significa helicópteros, drones y una cantidad de elementos que hoy en día no se utilizan lo suficiente, o nada, porque no tienen ninguna participación en las fronteras”.
“La frontera norte es una hipótesis más ligada a un problema de crimen trasnacional y la sur tiene más que ver con la hipótesis de conflicto del Atlántico Sur, que es una hipótesis que la Argentina sostiene o tiene”, añadió.
En ese sentido, la ministra de Seguridad advirtió que “en la frontera hay una cantidad de delitos importantes y uno de ellos es la trata de personas”.
“Si las Fuerza Armadas tienen una presencia importante en zonas de cruces donde pueda haber ciudadanos de otros países traídos por redes internacionales, tendrían una acción disuasiva. La intención es que hagan una tarea de escudo”, manifestó.
Por otra parte, la funcionaria nacional subrayó que “de ninguna manera” va a haber intervención militar en el conflicto mapuche.
“Aunque la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) fuera un grupo terrorista tampoco podrían actuar, porque no es un ataque externo”, aclaró.

Diciembre

En tanto, en diálogo con radio Mitre, remarcó que “no hay ninguna posibilidad de que haya un problema social en diciembre” vinculado a intentos de saqueos o de agitación social.
La funcionaria nacional descartó así que puedan generarse conflictos a fin de año y resaltó que “este tipo de cosas son agitadas desde minorías políticas pero no desde la gente”.
Bullrich se refirió puntualmente a Luis D Elia y calificó de “temerarias” las declaraciones del dirigente piquetero, que días atrás dijo que al presidente Mauricio Macri “habría que fusilarlo en la Plaza de Mayo”.
“No nos preocupa vivir un diciembre complejo. Lo que sí estamos viendo es que los que están en la calle son siempre las mismas organizaciones políticas que tienen un interés político”, sostuvo la ministra.

Doctrina estadounidense

Por su parte, la exministra de Defensa y Seguridad Nilda Garré cuestionó el nuevo accionar de las FFAA y consideró que la medida “obedece al pedido de EE.UU. de que el país se enrole en la doctrina de las Nuevas Amenazas”.
Para la actual diputada nacional del Frente para la Victoria, esta iniciativa del Gobierno “es muy peligrosa” ya que se puede considerar como “el enemigo interno” al que “ejerza oposición o moviliza contra determinadas políticas”.
“El policía actúa previniendo el delito, tratando de regular el delito y va aplicando la fuerza en forma gradual y proporcional, la fuerza letal la aplica en todo caso en una situación extrema, si peligra su propia vida o de otra persona, sino no se aplica. El militar, al revés, tiene como lógica de funcionamiento la aplicación más intensa posible de la fuerza para aniquilar al enemigo”, señaló.
En diálogo con Radio Estación Sur 91.7, la dirigente adelantó que “la semana que viene” su bloque buscará “convocar a una reunión de la Comisión de Defensa” en el Congreso para intentar derogar el decreto presidencial que autorizó los cambios.
“Hay que preservar la capacitación, el adiestramiento de las Fuerzas Armadas y no ponerlas a hacer de policías, que tienen otra formación, otro armamento, otra capacitación, y por consiguiente tienen que desarrollar otras tareas”, opinó.
Garré señaló que las modificaciones en el rol de las FF. AA. es algo que el oficialismo venía “manejando desde enero de 2016” con la idea de “priorizar mucho la lucha contra el narcotráfico”.
“No se explica por qué han hecho esto desde el punto de vista de la funcionalidad y de la eficiencia. Esto era algo por lo que Estados Unidos presionaba: para que todas las Fuerzas del continente estuvieran plegadas a las directivas de la lucha contra las Nuevas Amenazas que elabora e imparte el Comando Sur”, consideró.
Para la ex ministra, esta es una nueva forma “de Seguridad Nacional, al estilo de la que rigió en los años 60 y 70”, en aquel momento por los conflictos de la región “con el comunismo y sus aliados”.

“Moyano es un intento de traba y paro permanente”

Patricia Bullrich aseguró que en el Gobierno había al comienzo de la gestión “alguna idea o pensamiento” de que el líder camionero, Hugo Moyano, “podía entender y hacer cambios culturales en su conducta y la de su sindicato”, pero resaltó que “bastante rápido se levantó el telón de lo que iba a suceder” con la férrea oposición del gremialista.
“Siento que quizás podía haber alguna idea o pensamiento de que Moyano era una persona más flexible, que podía cambiar, llegar a entender, hacer cambios culturales en su conducta y la de su sindicato”, sostuvo la funcionaria nacional.
En diálogo con Radio Nacional, la integrante del Gabinete, que mantiene un duro enfrentamiento con el camionero desde su paso por el Ministerio de Trabajo en la gestión de Fernando De La Rúa al frente de la Casa Rosada, aclaró que nunca pensó en esa posibilidad.
“Siempre fui más escéptica, pensando que Moyano iba a ser lo que es, un intento de traba y paro permanente. Me gustaría que la gente pueda cambiar”, subrayó la exdiputada nacional.