Por Juana de Arco*

Dicen en la jerga que cada vez que la justicia de Chubut tiene una nueva ´revelación´, como en la Biblia, algún empresario termina ´embarazado´ o en situación embarazosa, por lo menos. Y ya está en marcha el amague por una nueva avanzada que se denominaría “Revelación 2”, donde “Los fiscales que actúan en la causa, Héctor Iturrioz y Marcos Nápoli, estarían ultimando los detalles para intentar ´una imputación general´ a responsables de otras 30 constructoras, cuya presentación se haría dentro de dos semanas”. (Ver https://goo.gl/GGBtEm)
Sin embargo, la cosa no parece ni tan simple ni tan transparente, y hay jugadores que no pararían de operar para sacar ventaja con sus “gestiones” VIP.

Clic para Ampliar

De la cama al living, y al laburo

Lo último que pasó en la causa fue que el juez de Garantías, Sergio Piñeda, resolvió hacer lugar al pedido del empresario Patricio Musante para realizar salidas laborales y concurrir a su empresa. El empresario de la construcción, ex presidente de la Cámara de la Construcción, cayó entre rejas, luego logró la domiciliaria, y ahora se le permitió ir a trabajar a la empresa que gerencia, “Sudelco”, y que ya atraviesa una convocatoria de acreedores. Esta firma fue la ´estrella´ de las licitaciones en épocas de ´vacas gordas´, tiene más de 200 empleados en ascuas y para colmo, tiene a su cargo la construcción del nuevo hospital de Trelew, que si sigue así estará terminado lo que se conoce como el Día del Arquero.

´Me parece haber visto un lindo gatito´

Los abogadores defensores, que resisten el pedido de prisión para empresarios que literalmente se consideran primero extorsionados y luego cómplices por aceptar el “mecanismo”, son Guillermo Iglesias para Andrés Ninin y Esteban Torraca; Mariano Cúneo Libarona y Javier Kadomoto para Oscar Peña; Emilio Galende para Cisterna, Salaberry y Russo; Carlos del Mármol para Gonzalo Carpintero; Federico Ruffa para Piccione y Musante; y Fabián Gabalachis para Oca y Correa. Mientras que Diego Luthers es representado por la Defensa Pública.
Sin embargo, entre los nombres de los que pasan sus días a la sombra o están en ascuas por el tremendo desenlace que arrastraron los negocios ligados a la política en Chubut, llamativamente faltaría el de un personaje muy “pesado” del sector de la construcción. A fines de abril, en pleno furor de allanamientos y detenciones, la Justicia golpeó a las puertas de Estivariz al 900, Puerto Madryn, sede de la empresa INGAR. De allí se llevó documentación relativa a las operaciones de la constructora sospechada de vínculos con Alejandro Pagani.
Poco después citó al titular de la firma, Javier Ban, para que diera explicaciones. Y luego de eso el nombre de Ban nunca más apareció vinculado a la causa, ni en carácter de imputado ni de testigo. Lo más extraño del caso es que Ban fue presidente de la Cámara de la Construcción del Chubut durante buena parte del período en el cual se pagaron los supuestos retornos. Difícil que alguien en su lugar no haya participado o ni siquiera haya escuchado algo de lo que estaba pasando. v en esa lógica Vale la pena destacar que tampoco está legalmente ni siquiera ´rozado´ -por ahora- el ex ministro de Infraestructura de varios períodos, Alejandro Pagani.

¿Buchones por encargo?

Dicen que nombres, fechas y cifras, todo lo que la Justicia necesita estaría en manos de Ban. Y sin embargo la Justicia prescinde de un testimonio clave. La pregunta es ¿por qué? Es uno de los muchos misterios que envuelven las actuaciones, aunque algunos afirman con absoluta seguridad que en realidad se trata de una maniobra de distracción. Ante la perspectiva de pasar unos cuantos años preso, Ban habría decidido ´cambiar de bando´ y negociar rápidamente con los fiscales brindar testimonio en carácter de “testigo protegido”. (Ver https://goo.gl/38aZTq)
Otro que se cree accederá a hacer lo mismo para zafar sería Pablo Bastida, que está imputado de ser el “recaudador” del dinero que empresarios de la construcción presuntamente pagaban a un pequeño grupo de exfuncionarios provinciales para así acceder antes a los cobros de obras públicas que ejecutaban. Desde el 6 de junio Bastida estuvo alojado en la Comisaría 3ª de Trelew, pero también ya logró la domiciliaria, pese a que en los últimos años al igual que Diego Correa, el otro “recaudador”, había salido del país unas 20 veces. Un beneficio que está segmentando y ´partiendo´ al entramado de imputados, extorsionador y extorsionados.
Cualquiera podría pensar que se trataría de una estrategia judicial en principio, quebrar el “pacto de silencio” que labró sigilosamente con marcial arte uno de los nexos público-privados por excelencia. Si en principio muchos de los enredados en “el mecanismo” creían que este “pacto de silencio” eran una salvación, eso es porque nunca llegaron a conocer definitivamente al “señor oscuro”. Quienes alguna vez han percibido el rictus y sus ojos torvos saben que para él, todo es negociable. Incluso la culpa ajena, la complicidad por acción u omisión, y hasta la desesperación de privados que no saben cómo continuarán sus vidas después de este “abrazo de oso” de la política no sólo corrupta, sino inescrupulosa.
Es así que esta semana trascendió una “estrategia” brillante por la cuál se les trataría de “negociar” a los empresarios un perdón rápido y eficaz a cambio de que no se escarbe mucho más para atrás, por lo cual se pretende acotar y hacer coincidir los discursos. Además, conseguirles una Probation cuyo aporte social tenga que ver con alguna obrita que rondo del medio millón a $1,5 millones de pesos, y finalmente que para el “gestor” se aseguren unos U$S 20 mil por cabeza, por las casi 50 empresas implicadas. O sea, un palito verde por un trámite express “bueno, bonito y barato”.

¿Otra extorsión a los extorsionados?

Afirman que cuando alguien golpeó la puerta de una importante oficina constructora y entregó el ´inducido´ cuestionario y por supuesto, las ´convenientes´ condiciones para alcanzar la ´inocencia´ otra vez con precio de anticipo, casi sufre un infarto. El papel que trascendió entre varios “contactados” y que cayó en manos de esta servidora, sería absolutamente coincidente y propone textualmente:
1- Describir el procedimiento desde la emisión de su certificado de obra pública, hasta el efectivo cobro del mismo
2- Describir la situación económico financiera de la empresa desde el año 2014 hasta la fecha, con énfasis en el período: enero del 2016 a octubre del 2017
3- Precisar si existía atraso en los pagos de certificados, en ese período y en que consistía la mecánica de descuento de certificados en el Banco del Chubut
4- Explique el mecanismo para lograr que se efectivicen los pagos de los certificados en el período enero del 2016 a octubre de 2017
5- Cómo tomó conocimiento de la existencia del “mecanismo” (sic)?
6- A quién o a través de quién realizó pagos y dónde se realizaba la transacción?
7- Cómo efectivizaba los pagos? En efectivo o en cheques? Cuáles eran las consecuencias de no pagar?
8- Existían pagos anticipados al efectivo cobro del certificado? ¿Cuánto tiempo mediaba entre el pago anticipado y la cancelación del certificado de obra?”

¿Cocina chica?

Con esto está claro que ´alguien´ busca encapsular “el mecanismo”, definiendo tiempo-período, formas y nombres. ¿Desde dónde se atreve alguien a proponer otra coima a los coimeados, a cambio de reducir sus aflicciones a un trabajo social?, y sólo se podría pensar que o es parte de la Justicia o muy allegado o está en tandem con algún/os de los probos y dedicados investigadores de esta causa, no?
No faltó quién recordara que el propio Procurador denunció que “alguien” anticipó la jugada y la avanzada que haría al comenzar la causa, aunque la achacó a un sector. Tampoco faltó el memorioso que recordó que cuando se allanó la casa del fiscal Williams había trascendidos que “alguien” traficaba datos y que en definitiva se podrían haber equivocado de protagonista. La verdad de la milanesa a la provenzal o a la napolitana, es que en esta cocina investigativa este nuevo protagonista “gestor” le agrega un nuevo condimento a la trama, tanto como pánico escénico a los empresarios del ladrillo que ante el primer amague, ya responden como el descreído gallego del cuento:

-Toc-toc!!
G: ¿Quién es?
-Soy yo, Jesús.
G: ¿Cuál Jesús?
-El de la Cruz…
G: Bueno dejame tres cajones y (el cuestionario…)

*Soy Juana de Arco, …y ceniza de tantos