En el debate desarrollado ayer en la Cámara de Senadores sobre la despenalización del aborto, el reconocido médico Abel Albino brindó un discurso polémico, donde aseguró, entre otras cosas, que el preservativo no servía para prevenir el Sida. Además de cometer el error de decir “el virus del Sida”, Albino afirmó que éste puede “atravesar la porcelana”.

Los cuestionamientos no tardaron en llegar, y hoy el ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, salió a cruzarlo fuertemente. Puntualmente, el titular de la cartera sanitaria consideró que Albino “dijo disparates y barbaridades temerarias”.

Refiriéndose específicamente a las declaraciones del reconocido médico, Rubinstein sostuvo que “son algo muy peligroso porque pueden hacer creer a la gente que el preservativo no es un método eficaz”.