Concluida la semana pasada con la incorporación de la prueba testimonial y documental del caso, se concretó en horas de la mañana de este lunes la jornada de alegatos en el juicio oral y público por el homicidio de Diego Epulef.
El fiscal solicitó se declare penalmente responsable a Rodrigo Soto como autor del hecho en base al delito de “homicidio simple, agravado por el uso de arma de fuego”. En tanto que la defensora requirió su absolución por el beneficio de la duda.
Finalmente, el tribunal integrado por los jueces Raquel Tassello, Alejandro Soñis y Martín Cosmaro pasó a deliberar hasta el próximo jueves 9, a las 13 horas, cuando dará a conocer su veredicto.
En su alegato, el fiscal Adrián Cabral consideró que a lo largo del debate había quedado acreditada tanto la materialidad como la autoría del hecho en cabeza del acusado Rodrigo Soto por la muerte violenta de Diego Epulef.
Según la conclusión de Fiscalía, el día del hecho, estacionó un Gol color rojo frente a la casa de la familia Epulef, se bajó una persona del lado del acompañante y efectuó siete disparos, impactando uno de ellos en la humanidad de la víctima ubicada en la puerta de dicho domicilio. La causa de muerte establecida en la autopsia fue por una lesión en el cráneo causada por herida de arma de fuego.
También, aseguró que se acreditó la participación de Rodrigo Soto en el homicidio por la evidencia secuestrada en el lugar, siete vainas servidas calibre 9 mm. Explicando que la hermana de la víctima escuchó comentarios en el barrio que una persona de apellido Soto era el que había matado a Diego. Al tiempo que recordaron que la familia Epulef sufrió la pérdida de tres hijos, todo empezó con el homicidio de Eliana Epulef, que tiene como responsable a Celestino Vera; luego el homicidio de Franco Epulef por el cual se condenó a Enzo Levián que era amigo de la familia Vera. Posteriormente, al hacerse una comparación de evidencia balística de la causa del homicidio de Anahí Copa, en la cual Rodrigo Soto fue declarado el autor y Serrano su cómplice necesario, arrojó que el arma utilizada en ambos homicidios, el de Copa y el de Diego Epulef, fue la misma.