Por Trivia Demir

Poquito a poco se van definiendo las estructuras políticas en Chubut y con ello se irá armando el tablero y los jugadores que saldrán al ruedo en 2019. Por ahora salta casi a la vista que Comodoro Rivadavia mantendrá una fuerte pulseada con la región que sea necesaria para mantener el poder político, y todo indicaría que la puja mano a mano será con Puerto Madryn. En ese marco, la urbe petrolera y el poderoso establismenth dedicado al `oro negro´ fundamentalmente tiene fortalezas pero también debilidades. Por ejemplo la alternativa de que puedan surgir por lo menos tres jugadores desde la Capital del Petróleo como Gustavo Menna, Carlos Linares y Mariano Arcioni, le da la opción de contar con tres alternativas para las simpatías políticas que sean las que prioricen los vecinos del sur ya que cuentan con un UCR-Cambiemos, con un PJ puro y con un exdasnevista peronista renovador de centro. Estas tres opciones también terminan siendo sin embargo una clara compartimentación que si no logran pegatina, podría jugar a favor de una argamasa más compacta intentada desde el Norte por el madrynense Ricardo Sastre. Desde el Valle, Adrián Maderna y Gustavo Mac Karthy sumarán a la estructura que más les prometa seguramente. Una rareza trascendida pero nunca confirmada sería que ambos tendrían como condición ubicar a sus esposas como primeras damas. Con lo que podría suceder que tanto la Cordillera defina al último momento, como que el Valle entre a la historia esta vez por sumar la primer mujer que llegaría a alcanzar el lugar de vice en la cúpula del Ejecutivo. Y si esa hipótesis persiste, hasta la propia Raquel Di Perna, podría intentar pervivir y activar alianza en igual sentido. La trayectoria y lo que queda de estructura de Chubut Somos Todos, tal vez lo avale.

Máximo y un nuevo `principado´

Y esto no terminaría siendo tan descabellado después de la definición de ayer en la elección de nuevas autoridades del sello que pergeñó Das Neves, Chubut Somos Todos (ChuSoto), para salvaguardar la construcción de poder provinciana. Es que luego de dos sintomáticos empates entre Máximo Pérez Catán y Marcelo Limarieri, y tras un `operadísimo´ cuarto intermedio, el intendente de Gualjaina decidió bajar su candidatura y la conducción quedó en manos del valletano.
Máximo Pérez Catán, exintendente de Trelew y actual titular del IAC, se convirtió en el nuevo presidente del partido según resultó de la Junta Central de Gobierno. La ausencia de Carlos Relly produjo que hubiera sólo 24 de los 25 habilitados para votar, se produjo dos veces un empate raro, y Máximo se alzó con la estructura en una jugada presuntamente muy labrada. Qué lectura sacaron de esto inmediatamente desde otras latitudes? Qué Mariano Arcioni con todo el aparato, y jugando fuerte, según dicen, no pudo retener el sello. De hecho, ya había anticipado que si Pérez Catán presidía, él abandonaba el partido.
Otros opinan por el contrario que fue una `pérdida´ premeditada, porque ahora deberá definir bajo qué partido se presentaría en busca de `su´ gestión en 2019.

¿Plan B?

Según dicen, los operadores comodorenses del gobernador ya habrían sugerido que el escribano abandone la estructura partidaria de Chubut Somos Todos y se deje llevar por los “aires renovadores” de Sergio Massa, para terminar convirtiéndose en una nueva pieza clave del Frente Renovador en Chubut.
Según trascendieron por NOVA, para el núcleo de confianza de Arcioni sería “un paso correcto, ya intentamos mantener una unión con Cambiemos pero los celos internos y el palo en la rueda de algunos radicales nos desgastaron”, indicaron.
Pero, además, en los últimos días ya comentan lo que es “un secreto a voces” sobre el desembarco de Alberto Vargas en el Gobierno de Arcioni para “reflotar el armado” de la militancia en el Valle y parte de Comodoro. El hombre mantendría enconos con el dasnevismo por una parte, ya que el extinto Gobernador no dudo en `entregarlo´ cuando era su secretario privado, y de denunciarlo crudamente los últimos años por su paso por Lotería durante el gobierno buzzista; pero también mantiene dolores irresolubles por la crueldad que le achacan sus ex soldados al ex gobernador Martín Buzzi cuando está en el llano.
Muchos memoriosos recuerdan que “Buzzi le dio para manejar la campaña en las PASO en Trelew y terminó perdiendo contra Das Neves por más de siete mil votos, un resultado terrible y por eso después lo mandó a manejar Esquel”, comentaron dos históricos referentes justicialistas.
Seguramente esa decisión traerá polémicas dentro de la estructura del arcionismo en formación donde pesa la palabra del propio gobernador y esperan que no sea una equivocación más.
La incógnita es con que estructura va a jugar Mariano Arcioni ahora sin ChuSoTo. ¿Tendrá un as en la manga?

Menna confirmado

Por otra parte, y siguiendo con el tándem comodorense, el presidente de la Unión Cívica Radical en Chubut, César Herrera, ya confirmó que el candidato para la Gobernación en el 2019 es el actual diputado nacional, Gustavo Menna, y reconoció que “es lo único que está definido y cerrado. No hay oposición en su figura”, agregando que para elegir el resto de los candidatos “habrá tiempo”. Sin embargo se sabe que el PRO no está tan entregado y buscará poner lo más cerca posible alguna de sus figuras mas sólidas.

El PJ, una caja de Pandora

Aunque muchos insisten en que Carlos Linares no tiene aspiraciones provinciales, hay quienes afirman que en su íntimo estremecimiento del `yo´ le tiemblan las ganas de seguir midiendo sus perspectivas políticas. Tropa tiene y manejo de estructura también, el gran dilema es con quien forjar alianzas en un escenario tan vapuleado y con un peronismo tan variopinto como poco confiable como el chubutense. Enfilando para la demostración de fuerzas que además da Comodoro, apareció el dirigente gremial petrolero Jorge “Loma” Ávila que amagó con el lanzamiento de la candidatura a gobernador del actual senador del Frente para la Victoria, Juan Mario Pais, hombre referenciado con el fallecido Marcelo Guinle, tal como lo adelantó hace unas semanas.

Trelew, juega a sumar

Por ahora el protagonismo del Valle es tenue, y está dicho que quien más está moviendo a las bases es el intendente de Trelew, Adrián Maderna. Sin embargo hay un flirteo raro entre apoyar al Norte o al Sur. “Maderna es el único que tiene los votos de Trelew, los demás no existen”, dijeron desde el entorno arcionista con aires grandilocuentes. Sin embargo, hay quienes recuerdan que Maderna le ganó a la estructura de Mac Karthy con la oportuna alianza con el dasnevismo, el yauharismo y otros sectores de izquierda que no se sabe donde abrevarán esta vez.

El Norte también existe

Finalmente y con las ganas de llegar por primera vez a la conducción provincial, Puerto Madryn, tal vez la ciudad con mejores guarismos en casi todos los aspectos gubernamentales, espera su lugar en la historia. El Intendente Ricardo Sastre largó hace rato su arenga reconociendo hace casi un año su aspiración y vocación para enfilar para Fontana 50. Para ello viene labrando una construcción `pacífica´ y plural, en contraposición a la confrontativa que acusó el exgobierno con Das Neves, pero también diferenciándose del arcionismo por la decisión y pronunciamiento en temas de coyuntura que le va poniendo a su intentona. El dilema serán también las alianzas, que resultarán claves para zafar del trabajo de pinzas que UYO y Cambiemos le podrían impartir. Ni hablar de la rapidez del rayo que deberá lucir para esquivar el aguijonazo final del ex intendente Carlos Eliceche, reconocido políticamente como una verdadera `experiencia religiosa´ porque cuando está en el llano `llora sangre´, pero al momento de probar la fe en el cuarto oscuro, se convierte en efigie de piedra.
Así las cosas, el escenario político comienza a moverse y con el las múltiples lecturas y prospecciones posibles. Habrá que ver…