Para el nuevo gobierno de Colombia, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) es una “caja de resonancia de Venezuela. Por ello, el pasado viernes el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo indicó que su país se retirará de la plataforma multilateral.
“Vamos a retirarnos de Unasur. Colombia dejará de ser miembro de Unasur”, indicó.
El canciller explicó que la decisión fue tomada para cumplir “sin vacilaciones con las obligaciones del país con la Carta Democrática Interamericana”.
“Vamos a continuar buscando fortalecer una gran coalición democrática internacional con el fin de que el hermano pueblo de Venezuela pueda escoger en procesos libres, transparentes y con plenas garantías”, añadió el jefe de la diplomacia colombiana.
Holmes Trujillo también anunció que el gobierno de Iván Duque seguirá siendo parte del Grupo de Lima, una plataforma de países críticos al gobierno de Nicolás Maduro.
Días antes de asumir la presidencia, el flamante mandatario colombiano había anticipado que se tomaría esta decisión dado que considera a Unasur como una “caja de resonancia de Venezuela”.
Colombia se había retirado temporalmente del organismo multilateral en abril de este año junto a Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Perú, poco después de que Bolivia asumiera la presidencia pro témpore de la Unión.
El gobierno boliviano es uno de los últimos aliados que le quedan a Maduro, junto a Nicaragua y Cuba, entre otros.