La situación económica a nivel nacional continúa impactando de manera directa en la ciudad del Golfo, donde la merma en el nivel de ventas continúa haciendo mella en estructura financiera de los pequeños y medianos comerciantes.
Tal es así que, desde la Cámara de Industria, Comercio y Producción de Puerto Madryn (Camad) aseguraron que la caída de la actividad comercial se ubicó en un 14 por ciento para lo que va del año, cifra que se ha visto reflejada en la importante cantidad de comercios que, casi a diario, cierran sus puertas o “bajan la persiana”, producto de la falta de medios económicos para afrontar costos como alquiler, empleados a cargo, cargas sociales y presión impositiva.
Como si ello fuera poco, según datos recopilados por la entidad, al día de hoy la ciudad no ha logrado recuperarse del pronunciado cierre de comercios ocurrido en 2016, cuando comenzaron a implementarse los primeros aumentos de tarifas, que impactaron de lleno en la economía de los pequeños y medianos locales, muchos de los cuales debieron mudarse a sectores más alejados de la zona céntrica o, en el peor de los casos, cerrar sus puertas, atentos a las altas sumas reflejadas en las facturas de servicios.
Aquél año, la cifra de comercios que cerró en Madryn osciló en los 200; para el año siguiente, abrieron sus puertas unos cien, pero no se logró “tapar el hueco” de aquél centenar de locales que bajaron la persiana, escenario que se viene repitiendo hasta la actualidad.

Cierre de comercios

En diálogo con medios radiales, el titular de la Camad, Pablo Tedesco, refirió que “la situación de Madryn es preocupante; tal vez la de Trelew, según lo hablado con las cámaras, es más preocupante que la nuestra” y reconoció que “lo que tiene Madryn es que, las distintas actividades por ahí ayudan a que la caída no sea tan abrupta”.
Sin embargo, advirtió que esta última, “para el primer semestre, fue del 14 por ciento en las ventas, y eso no significa que fue una cifra pareja para todos; hubo algunos rubros que anduvieron bien y que la pueden seguir llevando adelante, mientras que otros han tenido una situación mucho más preocupante, e incluso han cerrado”.

No se logró recuperar la caída de 2016

Además, precisó que “otro de los datos que tenemos es el nivel de apertura y cierre de habilitaciones comerciales; en el 2016 había caído abruptamente, unos 200 abajo; en el 2017 fueron unos 100 por encima, pero no se llegó a recuperar la primera caída”.
Para el año en curso, “no tenemos la cifra exacta, pero los datos indican que, con ese nivel de caída en la actividad, entendemos que a algunos les ha ido mucho mejor, y a otros mucho peor; esto implica que muchos comercios están muy complicados”.

Tasas “usureras” para pymes

Tedesco fue contundente en cuanto a las variables de fondo que dificultan el desarrollo de la actividad comercial en la ciudad de Puerto Madryn: “Volvemos a lo mismo de siempre, que es lo que se viene discutiendo y hablando. Cualquier pyme tiene dos fuentes de financiamiento importantes; una es el banco, en cuanto a valores y demás, pero las tasas actuales son usureras e imposibles; y la otra es la Afip, cuyas tasas son usureras hace años”, expresó.
A ello, sumó que “lo único que quedaba era acceder a alguna tasa subsidiada o demás, o bien que sea menor” y planteó que, actualmente, los intereses oscilan “entre el 30 y el 60 por ciento; imposible de sostener” y agregó que “esto viene sucediendo hace rato y, como ya lo hablamos varias veces, no vemos políticas que puedan ir paliando esta situación”.

Municipalidad de Puerto Madryn