La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner adelantó el domingo que va a presentarse hoy a declarar por la causa de los cuadernos sobre las supuestas coimas en la obra pública y pidió que no haya movilizaciones en su apoyo ese día.
La ex mandataria nacional fue citada a los tribunales de Comodoro Py por el juez federal Claudio Bonadio por su posible vínculo en la presunta trama de corrupción que se investiga. Es en el marco del caso que se inició a partir de los escritos de Oscar Centeno, ex chofer de Roberto Baratta, número dos del Ministerio de Planificación durante la gestión kirchnerista.
“Mañana lunes voy a presentarme en Comodoro Py, como lo hice ante cada requerimiento judicial. A lxs comparxs que querían movilizarse para acompañarme, les pido por favor que no lo hagan”, expresó la ex Presidenta a través de su cuenta oficial de Twitter.
De acuerdo con los cuadernos de Centeno, Baratta recogía las coimas de diferentes empresarios para luego entregar el dinero en el departamento que compartían Néstor y Cristina Kirchner en el barrio porteño de Recoleta, en la Quinta de Olivos o en Jefatura de Gabinete.
Por otra parte, la ex jefa de Estado cuestionó la “verdadera catástrofe económica y social” que asegura que está llevando adelante “el gobierno de Mauricio Macri”.
“Pongamos todos nuestro esfuerzo y energía en acompañar y ayudar a aquellxs que la están pasando muy, pero muy mal”, agregó en otro mensaje de Twitter.
Paralelamente, el juez Bonadio envió un pedido al Congreso para que habiliten allanamientos en los domicilios de Cristina Fernández de Kirchner, actual Senadora nacional, por esta misma causa.
La Cámara alta sesionará el próximo miércoles para tratar esta solicitud del magistrado, aunque en el Bloque Justicialista, de cuyo voto depende la aprobación para que la Justicia avance con los allanamientos, no hay consenso sobre el tema.

Fin de semana activo

Además del mensaje de Cristina en redes sociales, el kirchnerismo dejó otras novedades durante el fin de semana. Los distintos sectores que integran Unidad Ciudadana se congregaron el sábado por la tarde en el partido bonaerense de Ensenada para celebrar un plenario de la militancia bajo la consigna “Reconstruir el futuro y organizar la esperanza”. Las revelaciones de los cuadernos de las coimas, arrestos y confesiones de la última semana no hicieron mella en la convocatoria. Todo lo contrario, parecieron consolidarla.
Sin la ex presidenta, el cierre del encuentro estuvo a cargo de su hijo, el diputado Máximo Kirchner, quien apuntó su discurso sobre la gestión de Cambiemos, el impacto del parate económico en los sectores bajos y las “mentiras” de Mauricio Macri. Deslizó, cada tanto, pastillas que aludían a las investigaciones sobre corrupción.
“Este modelo económico está agotado y solo va a cerrar con represión”, proclamó, y asoció esa situación con el reciente decreto de Mauricio Macri de “reorganización” de las Fuerzas Armandas. “Por eso el señor Presidente tiene la brillante idea de disponer que las Fuerzas Armadas actúen en seguridad interior. Desde acá hay que pedirles a los hermanos y hermanas que trabajan en las fuerzas de seguridad que no vayan contra su propio pueblo”, cerró.
Las alusiones a los cuadernos de las coimas no tardaron en llegar, aunque solapadas. “Para aquellos que están buscando los curros: el viernes en la Argentina se perdieron reservas por 18.000 millones de pesos. Son dos presupuestos y medio de La Matanza en un día. Y nadie dice nada”, señaló.
Afirmó luego que los medios de comunicación en la Argentina “negocian la sangre de los argentinos”, para volver a enfatizar: “Esto es la realidad, que no la tapen más: hay millones de argentinos que la están pasando mal”, dijo. Y retornó sobre Cambiemos: “Se han ido en promesas y mentiras custodiados por los medios de comunicación. Han trabajado sobre las expectativas de la gente. ¡Los han engañado y estafado!”.
Una de las presencias más significativas fue la de los intendentes del PJ bonaerense, que desde meses intentan fortalecer un armado propio que no responda absolutamente al liderazgo de Cristina Kirchner, pero no dudaron en sumarse al plenario: nadie mide tanto en sus distritos como la expresidenta, a la que la mayoría quiere ver en 2019 como candidata a la Presidencia.
El grupo, que ayer juntó a 21 intendentes, tiene como líderes institucionales al presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez (Merlo), y su vice, Fernando Gray (Esteban Echeverría). Pero Menéndez no fue a Ensenada, lo que disparó todo tipo de lecturas, además de la institucional: que como líder del PJ no podía asistir a un encuentro de otro partido.

Alfonsín, amigable con el peronismo

El dirigente radical Ricardo Alfonsín destacó al diputado nacional Felipe Solá, quien ya se anotó en la carrera para la presidencia en 2019, como “uno de los dirigentes más lúcidos de la política”, y sostuvo que tiene “muchas coincidencias” con él.
“Felipe Solá es uno de los dirigentes más lúcidos de la política, de los que mejor comprende lo que pasa en la Argentina. Es uno de los hombres más serios de la política argentina. No me estoy metiendo en la vida interna del justicialismo. Las candidaturas las tendrán que resolver ellos, pero con él tengo muchas coincidencias”, definió en declaraciones a radio Futurock.
Los elogios a Solá ocurren luego de que ambos dirigentes compartieran el sábado un encuentro organizado por el Presidente de la Pastoral Social Porteña, Carlos Accaputo, que el radical se encargó de publicar a través de Twitter.
“Tuve una conversación muy interesante que se centró en trabajar para terminar con la grieta en el país. Creemos que es necesario que se creen acuerdos fundamentales para cerrar esta coyuntura y para salir del atraso y del subdesarrollo”, sostuvo.
El acercamiento entre los dos referentes generó especulaciones sobre la posibilidad de una confluencia electoral en 2019, especialmente porque Alfonsín representa un ala crítica al interior de la UCR, y viene bregando para que el radicalismo abandone la coalición gobernante.
“Voy a trabajar para que el radicalismo vuelva a ser lo que debe ser y tome la decisión de crear en la Argentina un frente socialdemócrata, progresista, de centroizquierda, republicano y democrático. Ese espacio está vacante”, señaló.