El ex juez federal Norberto Oyarbide aportó declaraciones a la prensa antes de brindar su exposición ante la Justicia. Esto corresponde a que el ex magistrado figura en los cuadernos del ex chofer de Roberto Baratta, Oscar Centeno, donde registraba presuntos pagos de coimas a ex funcionarios kirchneristas.

Previo a hablar con el juez Claudio Bonadio, quien es el responsable de esta causa, Oyarbide dijo: “La causa está en secreto de sumario. No se puede hablar, pero las expectativas son las que tiene cualquier persona que viene a prestar una declaración indagatoria, que no es para nada feliz. Pero acá vengo a ponerle el pecho a las balas”.

Si bien afirmó en reiteradas oportunidades que su declaración iba a ser ante el juez, el ex magistrado federal afirmó que “jamás recibí nada”. “Al que se porte mal, este garrotazo en la cabeza”, sentenció Oyarbide en tono jocoso mostrando un bastón que tenía una calavera en uno de sus extremos.

En las últimas horas se conoció que en su declaración, el ex juez federal reconoció presiones de la familia Kirchner. De hecho, el ex magistrado dijo que Jaime Stiusso, ex agente de la Inteligencia argentina, y el auditor Javier Fernández le reclamaron “rápida resolución” en una causa polémica que investigaba a Néstor Kirchner y Cristina Fernández por presunto enriquecimiento ilícito.

El ex juez federal también anunció que contó ante la Justicia cuántas fueron las veces que tuvo contacto personal con Baratta, una de las figuras más importantes de la causa que comenzó con el “Escándalo de los cuadernos”. Esta persona es tan importante ya que es la mano derecha de Julio De Vido, ex ministro de Planificación de la Nación, cartera que, según afirmó Centeno, fue quien prestó los autos oficiales para el traslado de bolsos con dinero en efectivo.