En un duro comunicado difundido este lunes, el Foro de Convergencia Empresarial (FCE) alertó por la “imprescindible necesidad” de alcanzar un equilibrio fiscal al tiempo que reclamó “acordar políticas destinadas reducir el gasto público combatiendo la economía informal”.
Para más de 50 entidades empresarias, las altas tasas de inflación, la falta de inversión privada y el estancamiento de la economía se debe a la ausencia de un acuerdo político para reducir el déficit. “A pesar de un aumento récord de la presión tributaria, los gastos superan largamente los ingresos genuinos provenientes de la recaudación de impuestos”, lanzaron en un documento en conjunto presentado en una ronda de prensa.
En ese contexto, las cámaras empresariales sostuvieron que “la necesidad de reducir el déficit fiscal no puede producirse mediante el mantenimiento de impuestos distorsivos”. En ese punto, los empresarios apuntaron contra los Ingresos Brutos, un impuesto al que consideran “asfixiante” por lo que exigieron “alivianar” la carga tributaria de los contribuyentes.
Por otro lado, los propios empresarios aseguraron que los coletazos de la crisis cambiaria aún se perciben en la actividad económica al señalar que “la tormenta”, tal como la definió el Gobierno, se desató por el déficit público.
Al ser consultado por el sitio especializado Ámbito.com por las expectativas de cara al futuro inmediato, Miguel Blanco, coordinador del FCE, afirmó que “la tormenta todavía no se superó” y sostuvo que para poder superar las dificultades económicas es necesario “reducir el gasto público”. “En la medida en que se racionalice la cosa y podamos discutir en serio y no con fines electorales, las expectativas pueden mejor”, reflexionó el ejecutivo.
Por su parte, Gabriel Martino, integrante de ABA (Asociación de Bancos de la Argentina), consideró que la Argentina “se mueve por expectativas” y que en ese contexto, la meta del déficit del 1,3% del PBI que plantea el Gobierno “es cumplible”. Sin embargo, el presidente del HSBC sostuvo que en la reducción del déficit “se está viendo qué tipo de país queremos”.

Por otra parte, las cámaras que conforman el Foro de Convergencia Empresarial (FCE) salieron a desmarcarse de la causa de los cuadernos al tiempo que pidieron “no meter a todos en la misma bolsa”.
En una ronda de prensa llevada a cabo en la sede porteña de CREA, entidad que agrupa a productores agropecuarios, los ejecutivos dejaron en claro que no perciben que el caso haya salpicado a todo el empresariado argentino por lo que exigieron que la Justicia “actué con toda la celeridad necesaria”.
“Queremos que la Justicia opere, pero que no lo haga en los tiempos en los que lo venía haciendo”, lanzó el coordinador del FCE, Miguel Blanco. En la misma línea, Guillermo Lipera, en representación del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, sostuvo que “en materia de corrupción la Justicia estaba muy poco activa”.
En ese sentido, el letrado recordó que “aún hay unos 40 expedientes en instrucción con más de 20 años” y sostuvo que la Justicia “estuvo durmiendo una siesta larga”. Asimismo, recordó que “de algunos de los casos que se mencionan en estos cuadernos ya hubo denuncias y nunca se terminaron”.
“Necesitamos distinguir que hay consecuencias entre hacer las cosas bien y no hacer las cosas bien”, resumió Juan Manuel Vaquer, titular de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE).

“Generalizar es malo. El que se porta mal tenga la sanción que le corresponde y el que no, esté tranquilo. Meternos a todos en la misma bolsa, no. Muchos lo dijimos desde hace mucho antes”, finalizó Lipera.