El Ministerio de Agroindustria despidió a 548 empleados de distintas áreas y eso ocasionó incidentes en las puertas del organismo, en Paseo Colón al 900 de esta Capital.
Por segundo día consecutivo se hicieron presentes efectivos de la Policía Federal para contener la protesta que comenzó el jueves cuando ya corría la versión que despedirían hasta 700 empleados.
La medida tomada este viernes por el Ministerio que dirige Luis Etchevehere incluye la desvinculación de 548 personas, de las cuales 34 corresponden a la Subsecretaria de Coordinación Administrativa, 67 de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca y 447 de la Secretaría de Agricultura Familiar.
Del total, 457 son Ley Marco y 91 tienen contratos ArgenInta que vencen el 30 de septiembre y no serán renovados. En el caso de Agricultura Familiar, casi en su totalidad corresponde a gente que se encuentra en las provincias.
“La decisión busca lograr una mayor eficiencia de los recursos del estado, y en el caso particular de Agricultura Familiar, asegurar una mejor asistencia al pequeño productor”, indicó la oficina de prensa de Agroindustria.

Mediodía triste

La reacción de los trabajadores que mantienen una toma pacífica de la sede de esa cartera, ubicada en Paseo Colón al 900, fue cortar esa avenida a pesar del fuerte operativo de la Infantería de la Policía Federal dispuesto allí por el Ministerio de Seguridad, que comanda Patricia Bullrich.
En momentos en que las dos manos de esa arteria comenzaron a ser ocupadas, las fuerzas de seguridad rodearon un sector de la calzada y las plazoletas, hasta que luego avanzó contra los manifestantes. Algunos fueron rociados con gas pimienta y apaleados con bastones.
“Cuando preguntamos cuál era el sentido de los despidos en este contexto de crisis, la respuesta fue ‘queremos gobernar’”, relató al diario Página 12 Sebastián Rivera, uno de los delegados de ATE que encabezó el encuentro. “Este es el proyecto histórico Etchevehere tenía antes de asumir: gobernar sin trabajadores. Quiere esclavos, no trabajadores”, criticó.

Toma pacífica

Quien también estuvo durante ese encuentro fue Daniel Catalano, titular de ATE-Capital, quien aseguró que la permanencia pacífica del edificio “continuará hasta tanto se recuperen la totalidad de los puestos de trabajos”.
“No hay diálogo. Lo que vamos a hacer es forzar a que haya soluciones. Como no puede conducir los destinos del país, este gobierno lo único que sabe este gobierno es echar trabajadores, pero nosotros sabemos defendernos”, puntualizó.