Luego de la sesión histórica que se desarrolló ayer en el Senado, en la que se rechazó la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, el gobierno nacional optará por incorporar la despenalización del aborto en la reforma del Código Penal.

El próximo 21 de agosto ingresará a la Cámara Alta del Congreso de la Nación el proyecto para impulsar la reforma del Código Penal, y allí la Casa Rosada intentará que se incluya este ítem. De esta manera, las mujeres que deseen realizarse un aborto no tendrán que sufrir penas por hacerlo.

Igualmente, esto no prevé asistencias médicas para las personas que busquen interrumpir su embarazo, ya que el Estado sólo prestará sus servicios en caso de violación o en caso de que esté en riesgo la vida de la persona gestante o del embrión.

Tras una reunión con distintos funcionarios en Casa Rosada, el presidente Mauricio Macri manifestó que “más allá de mi opinión personal, yo no vine a ser presidente para imponer lo que pienso; vine a tratar de generar un ámbito para entender qué es lo que los argentinos quieren y encontrar un lugar para que lo puedan expresar. Ese es el cambio que estamos liderando. Estoy muy contento (con el debate); hemos avanzado en construir diálogo y tolerancia”.

“Queremos que esas chicas tengan la posibilidad de elegir, de planificar sus vidas, porque hasta creen que su vía de desarrollo es tener un chico cuando no saben lo que significa eso”, afirmó el mandatario, al mismo tiempo que pidió “empoderar a las jóvenes enseñándoles las consecuencias de las decisiones que tomen”.